¿Cultura o Producto?

Este texto, como se puede apreciar por las fechas de las versiones mas abajo, ya tiene más de 5 años. La verdad es que mi opinión no ha variado mucho desde entonces, y sigo viendo muchos intereses estúpido creados y que no mejoramos en los sistemas. De hecho, creo que cada vez vamos a peor en lo que se refiere a esto y en comprar productos, cultura y demás monsergas. Hoy en día tenemos que comprarlos en otros países porque no te los venden en el tuyo. O te los venden mas caros en el tuyo que en otro país, incluso si incluimos los gastos de envío, cosa que veo totalmente ilógica.

Aquí os dejo el artículo:

v1.0, 2005/03/29, puesto en mi antiguo blog experimental tapiasbravo.com
v1.1, 2010/04/29, correcciones y pequeños añadidos. Puesto en Vagoblog.
v1.2, 2014/10/28, correcciones de faltas y enlaces a reportajes.

La verdad es que últimamente uno está viendo más reportajes de estos sobre la piratería, y los últimos que me ha tocado ver son los de «Enfoque» en La2 de TVE, y el último el de «Mejor lo hablamos» de Canal Sur, ambos capturados y que se pueden descargar de Emule.

Algunos archivos están en YouTube, Google Vídeo, eMule y Megaupload:

RTVE La2: Enfoque, Debate piratería (27/2/2005), Youtube:

Canal Sur: Mejor lo hablamos (16/5/2005)

RTVE La2: Enfoque, (3/5/2007): ¿Deben compensarse las pérdidas de la piratería con un canon?

Podéis ver alguno mas para descargar en esta dirección:

  • http://www.vagos.es/showthread.php?t=281243 (enlace muerto)

Si alguien no los vio y quiere entender mejor esta «disertación» debería visualizarlos.

¿Qué es la cultura?

¿Debería tener acceso todo el mundo a la cultura?

¿Incluso los que no tienen suficiente dinero, casi ni para vivir?

¿La cultura actual son productos?

¿O por el contrario sólo la cultura mas «antigua» es la que se denomina cultura de verdad?
(«de esa que se estudia en el colegio *obligatoriamente*», aunque creo que no tiene mucho que ver…).

¿Qué soluciones dar frente a la piratería actual?

¿Qué soluciones dar frente al «intercambio no autorizado» de la música/vídeo/libros?

Ante todo aclarar que en ambos programas de televisión se separó el problema de la piratería en dos frentes: El top-manta, que en ese estamos todos de acuerdo que hay grandes mafias que controlan el mercado, y que tanto los vendedores (la gente que gana poquísimo pagada por estas grandes mafias) como los compradores (El usuario final que quiere acceder a esta «cultura»), y los autores (que se quedan «sin el pan de cada día» y mucha gente de la distribución y publicidad se va al paro) son los menos «beneficiados».

Todos estamos de acuerdo que el top-manta debería perseguirse para desarticular dichas «mafias» que además se están lucrando con otros mercados que nada tienen que ver con la cultura.

¿Y los intercambios por Internet?

Este es un problema mucho más grande, quizás, para los autores y productores. La verdad es que tanto el usuario actual, como el autor, como el productor, como el vendedor, no tiene muy claro que es esto de la música, los discos y las películas. Si es cultura, debería poder acceder todo el mundo a ella, a estas ideas plasmadas para que todo el mundo pudiese evolucionar e interaccionar por el bien común. Este argumento me suena mucho al software libre, del que ya hice hace tiempo un artículo opinando.

Pero si es un producto, entonces es tratado como otra cosa. Los productos aportan mucho, pero la cultura parece que está mejor vista en el mundo, frente a algunos círculos que compran un producto «al kilo» que pronto se extingue y es renovado por otra cosa rápidamente.

Quizás este sea el problema mas claro. ¿Cómo lo separamos?, ¿cómo discernir de una cosa a otra?, ¿o como «organizarlos»? ¿se puede hacer esto?.

A lo mejor una música que no gusta tanto al público pensará que es un «prodcutos», mientras que una música que es aceptada por el gran público, a mejor agraciada, o que hace pensar es como «una lección», algo que enseña, y por lo tanto admitida como «cultura».

Está claro que hoy en día, en esta sociedad que lo que mas se mueve es por el dinero. Aquellos compradores que no tengan muchos bienes, seleccionaran mejor la cultura que quieren «consumir» (palabra poco agraciada también hoy en día para realizar esta tarea).

Pensemos un poco en las palabras….

Los Autores hacen/crean «obras culturales».

Los compradores o usuarios finales: las escuchan, visualizan, interaccionan con ellas, evolucionan, les hacen sentir ciertas emociones…

Si un autor hace bien su creación puede llegar a lo mas hondo del comprador, y por lo tanto esa «cultura» es mas valorada.

¿Y quién es el intermediario que pone a conocer al autor y al comprador? El productor.

La misma palabra lo dice «productor», que hace productos. Sino sería «culturol» 🙂

Pero claro, el productor como hace productos, tiene que ganar dinero. Invierte ese dinero y quiere *como poco* recuperarlo. Pero es que hay más, algunos no sólo quieren recuperarlo, sino que quieren mucho más. ¿Por qué? Porque ese es su trabajo, ganar pelas, cuantas más mejor. Sí, también tiene sentimientos, también es una persona, pero aún así el quiere ganar más dinero con el que arriesgarse a apostar mas y seguir ganando.

En todos los medios de comunicación que hablan de dicho problema, tanto de televisión, como en radio, como en prensa que he ido accediendo, siempre hay un pequeño matiz a cerca de «los pobrecitos que están detrás de todo esto», y es que son personas que tienen que comer, que trabajan para subsistir, que venden su arte para comer, y que si no lo pueden hacer dejarán de hacerlo y se dedicaran a otra cosa, y todos perderemos con ello «la cultura».

Pero volvemos otra vez al pez que se muerde la cola, al círculo vicioso. Y es saber ¿qué es cultura y qué es un producto? ¿Cómo se debe cobrar una u otra?

En la constitución, que todo el mundo tiene que aceptar al nacer, al menos desde 1978 🙂 se dice claramente:

Artículo 27-3: «Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.» (lease la constitución española desde aquí):

  • Red Iris: «Constitución Española 1978, artículo 27.» (enlace muerto)

Nota 28/10/2014: Enlaces en página actual congreso.es, extracto:

  • artículo 27
    • 27-1 «Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.»
  • artículo 44
    • 44-1 «Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.»

Nota: seguramente habrá que mirar las modificaciones introducidas en 1992 también, y las posteriores que pudieran haber salido concernientes a esto.

La palabra «todos» significa toda persona que vive en el territorio español. Si por lo tanto, todos tienen derecho a la cultura, y la música, el cine y los libros son cultura. Entonces ¿cómo presuponen que pueden poner precio a algo a lo que no todo el mundo tiene derecho a acceder incluso si no tiene dinero para pagarlo?

Volvemos otra vez a uno de los párrafos anteriores. Si tienen pocos recursos, pocos bienes, seleccionará lo que necesita. Y lo primero que necesita para vivir en esta sociedad, no es generalmente la cultura, sino pagar su casa, pagar su comida, pagar sus facturas, pagar su transporte al trabajo, y trabajar para gastarlo en sus principales necesidades y algunas aficiones. Y en el tiempo libre de que dispone, acceder a la cultura si tiene suficiente «dinero» para ello.

¿Qué pasa ahora con Internet?, que da acceso a esa cultura a un precio inferior o a menudo «gratuito.»

INCISO V1.1: Tómese «gratuito» entrecomillado, porque uno ya está pagando la electricidad que gasta, la conexión a Internet, el equipo informático que utiliza, y las horas de tiempo invertidas en todo el proceso.

Precisamente ese es el problema para los intermediarios (productores, distribuidores, publicistas, etc) y muchos autores (que no todos). Que como es gratis, ya no están ganando dinero ellos para comer y por tanto unos como otros (tanto compradores como vendedores) quieren algo de ese dinero para administrarlo en su vida.

Los que venden, querrán sacar algo de lo que ponen en venta (algo mas de lo que les cuesta a ellos crearlo/producirlo). Mientras que los que compran, querrán poder disponer de cultura y al mismo tiempo dinero para poder vivir. Todo no podemos tenerlo, (por desgracia).

¿Cómo conseguir un término medio?

¿Cómo conseguir que la balanza esté en equilibrio para todos?

Y aquí es donde intentamos poner soluciones:

Los consumidores de cultura lo tienen claro: «Se deben bajar los precios».

Los autores también suelen decir en su mayoría esto mismo. Aunque muchos están coaccionados, porque sino no son «distribuidos». Sin ir mas lejos, ponemos el ejemplo de Alaska y su opinión de que los discos eran caros. Al día siguiente se le retiró su último trabajo en las tiendas hasta que se retracto de sus opiniones.

Los productores en cambio, nos dicen que lo que cobran es poquísimo, que invierten mucho y que no pueden hacer mas, que la publicidad y distribución se lleva toda la pasta.

Bien, pero Internet ahora es otro medio por el que conseguir ese «productos». Uno mismo puede hacerse un producto similar al que comprar ya hecho. Esto vale para toda la cultura: tanto música, como libros, como películas, que parece ser lo mas importante de la cultura, aunque hay muchos mas formatos y formas de expresiones culturales.

Si se diera a conocer como conseguir contenidos por la red a un precio mas bajo que comprarlos ya hechos, puesto que la mayoría ya tenemos nuestros sistemas para hacérnoslos en casa. Entonces… ¿qué problema habría con la duplicación industrial? Este sería un sistema intermedio menos que utilizar.

Incluso no sólo de Internet estamos hablando. Algunos, no podrán pagarse, o no querrán tener que hacerse ellos mismos el producto (la gran mayoría sí, ya tenemos los medios y ya sabemos como hacérnoslos), pero los que no quieren, deberían tener una posibilidad de comprarlo hecho. Con esto no quiero decir que el «productor» tenga que invertir en ambos «campos». Estoy seguro que el inversor me replicaría ahora con un: –pero chiquillo, que eso es muy caro.–

¡Quieto parau! si hemos dicho que la duplicación –tal como la conocemos– la hemos eliminado de la cadena, ¿entonces quién es el que duplica? Aquí interviene otro intermediario que no hemos borrado, que sería «las tiendas» (los vendedores). Si ya hay sistemas de creación personalizada de contenidos, que son los que muchos ya tenemos y utilizamos. ¿Por qué no utilizarlos para estos señores?

Qué vemos de todo este sistema:

  1. Solo disponemos de un «maestro» que es el que se distribuye, tanto por Internet como en las tiendas.

De ese «maestro» se hacen copias constantemente –autorizadas–, por supuesto, que se venden o bien en formato digital, para hacérselo uno mismo, o bien en formato –de toda la vida–, sólo que el duplicador anterior, que lo hacía industrialmente, ya no está presente. Ese duplicador es sustituido sistemáticamente por un dependiente que dice: «Vendo cultura. Yo mismo se la grabo, con las autorizaciones del titular original. Usted se ahorra este paso si no sabe, no puede, o si no quiere hacérselo usted mismo»:

  1. Al no haber duplicación industrial, es un paso que se quita automáticamente, un gasto adicional menos. Ahora el trabajo pasa a otro eslabón. Indudablemente esto parecería que se está sobrecargando a otro sector de trabajo, pero es que no todos comprarían en ese servicio de «post-grabación». De todas formas, grabar un disco con datos lo hace hasta mi padre en 5 minutos con el «Nero para torpes». 🙂

Este sistema obligaría a una serie de cambios y además adaptaciones de ciertos sectores. Obligaría a evolucionar entre todos. Algo que nos conviene a todos hacer para no quedarnos estancados en la comodidad.

Pero además tendría que haber mas cambios, que sería forma de publicitar. En este sector es lo que dicen que es lo que mas se come el precio de la «cultura». Hacer conocido una determinada obra.

Desde aquí yo puedo discernir otra vez en la dualidad de: «¿qué es cultura y qué es un producto comercial?». Para mi cultura es aquello que permite comprender ciertas ideas, poder evolucionar con ellas, aprender sobre ellas, y quizás poder utilizarlas para uno mismo como «enseñanzas», pero… hay muchos productos audiovisuales y similares que no enseñan nada, que no hacen sentir, que son repetitivos. Hoy en día lo llaman como «es que eso es muy comercial». Si es comercial no puede ser cultura. Si no enseña nada al que lo asimila, tampoco. Pero tampoco toda la gente es igual, unos sentirán mas hondo unos temas que les interesen que otros, unos serán mas elevados en sus conocimientos que otros.

Aquí es donde se debería tener conciencia de una cosa, que es muy simple, es un concepto que ya hemos visto:

«Si se baja el precio de algo, será más comprado que si se eleva mucho.»

(es lo que hemos dicho antes que sabemos los consumidores). Este mismo concepto se puede aplicar a muchos sectores, no solo el de la cultura audio-visual-escrita. Por ejemplo:

Si bajamos el precio de las campañas publicitarias, conseguiremos que un producto que ya hemos bajado de precio precisamente por cortar menos en publicidad y por costar menos en duplicación, sea comprado por mas gente, porque será conocido por mas personas.

Al mismo tiempo ¿qué conseguimos con esto? que haya mas gente que se anuncie, las compañas publicitarias costaran menos, por lo tanto se venderán mas compañas publicitarias. Esta rebaja incentivaran mas al sector publicitario. En vez de vender una campaña publicitaria muy cara ganando mucho, se venderán mas por ser mas bajas de precio, ganando mucho mas aun.

Al ser las campañas mas baratas los productores podrán arriesgarse a publicitar a mas autores poco conocidos en el futuro. Y habrá una variedad mayor en el mercado. Haciendo que los compradores puedan elegir.

Si bajamos el precio tanto de duplicación como de publicidad en el producto final, todo constara menos, así que también el precio final de la cultura audio-visual-impresa bajará en pos de una mayor variedad de productos incluso poco conocidos por el público.

¿Y qué conseguimos con esto?

Que lo compre mas gente.

Que no solo los autores conocidos vendan, sino que los nuevos también logren empezar.

¿Alguien se acuerda de lo que pasó con la promoción de juegos de ordenadores en España?

¿Aquella cuando los juegos de Spectrum y otros sistemas de 8 bits valían de 2100 a 2500 ptas o mas y los bajaron a 875 ptas?

¿Qué pasó?

¿Aumentaron las ventas, verdad?

Salía más barato comprar un juego original, con su caratula en color, instrucciones de uso, calidad de la cinta. Que comprarlo en el rastro «a kilo», sin saber lo que uno compraba, con una fotocopia de la caratula en mala calidad, sin instrucciones, y sin saber si iba a funcionar.

Si compra mas gente, se venderá mas el producto, y volveremos a comenzar con todo el proceso.

¿Alguien se ha dado cuenta de que este sistema de mas continuidad que si subimos los precios hasta la saciedad, imposibilitando que nadie o solo los mas ricos puedan acceder a ellos? 🙂

Aparte algunos autores se preocupan por los que vienen detrás de ellos. Dicen que muchos tienen mucho «arte», que son muy buenos, pero que aún no son conocidos. Pongamos las cartas sobre la mesa de una vez.

Muchos productores nos dicen, que con los índices de piratería actuales, no pueden arriesgarse a producir mas obras de autores que no conocen los consumidores de cultura. En este paso tendrían que colaborar hasta los propios autores que son los beneficiados en este asunto, pues también les concierne a ellos. Después de todo, hasta los autores son personas normales que compran cosas ¿verdad?

Habrá mucho autor que dice: «yo soy el mejor, nadie mas que yo debe disfrutar de esto y no voy a compartir mis ingresos con nadie.»

Los productores en cambio dirán: «Pues oye, si con ello me permite ganar mas dinero… ¿por qué no…?»

¿Cuál es la idea que pretendo dar a conocer?

¿Y si damos una oportunidad a estas personas nuevas?

¿Cómo?

Hay muchos autores actuales que son muy conocidos. Muchos que no necesitan mucha presentación ya. Muchos que con que digas que ha hecho un nuevo trabajo, sus seguidores dirán «lo quiero», y ahí se acabó «toda la publicidad».

Empleemos ese ahorro para publicitar a otros, conseguiremos mas cultura de diferentes autores. Conseguiremos mas mercado y mas variedad y también mas calidad.

Los compradores sabemos muy bien  lo que nos gusta, solo hay que darnos una oportunidad para poder probarlo. Si no nos complace al poco tiempo sabrán que no venden tanto. Y o bien tendrán que evolucionar ellos mismos para ser de otra forma o bien se tendrán que dedicar a otra cosa. No todo el mundo está tocado por las musas de las artes.

Además, la publicidad hoy en día por Internet hace milagros, y me estoy refiriendo a la publicidad de verdad. No esa machacona que nos intentan «endilgar» en el correo electrónico no autorizado (conocida comúnmente como SPAM), o la que nos obligan a ver con vistosos banner mareantes, de colores chillones, que ocupan grandes zonas de visibilidad de una página web, a veces incluso con sonidos horrorosos y grotescos, que nos imposibilitan poder leer una noticia, por ejemplo del último trabajo de un autor. Sean conscientes de esto, señores publicistas, más vale maña que fuerza. No hagan anuncios de este tipo, hagan las cosas bien hechas. Traten a su público como personas y no como un rebaño de becerros locos, lo que parecen algunos creativos al intentar «insultarnos» para que compremos compulsivamente sin mirar en que gastamos nuestros ahorros.

Es curioso como con un poco de cabeza podemos solucionar muchos problemas si colaboramos entre todos. El problema es que hay que moverse un poco, a veces demasiada comodidad es muy mala para el ser humano.

Aquí les dejo los comentarios que hicieron en su día a este artículo. O sea… «La crítica de varios internautas fue la siguiente»:

Invitado dijo el 2005-04-27, a las 23:26:32
Vaya toston
dios, te lo has kurrao tio!
juas, vayaa vademejum!
mis muelas. Podrías escribir una tesis socio. Mi opinión es ke la mayoría de los produktores han aspirao tantisima koka, y tan tan akostumbraos a la buena vidorra, ke no van a aflojar.
Y gracias a iternet, deberían (estan kondenados yo pienso) desaparecer. Los mismos autores deberian ponerse de akuerdo, y promover espacios web de donde deskargar su musica/video, au n precio RAZONABLE. sin intermediarios, y kargarse de una vez a esos parasitos ke son los «produktores», ke solo van a chuparle la sangre a los pobrecitos kreadores.
punto
el p2p? es la forma en ke los kompradores protestamos.
Si una peli ke deskargo me gusta, la voy a ver al cine.
Si un album de mi grupo favorito es genial, me hago kon la original.
abajo la mediokridad, arriba la demokracia.
pero… es ke no se dan kuen?

Y otro mas añadió:

pepi dijo el 2005-05-02 17:51:20
Oye, vaya rollo…

3 comentarios

  1. Tienes una hija? 😉

    En fin, que desde el 05 hasta el 10 ha llovido pero la base sigue siendo la misma.

    En fin, si tuviera dinero comparia todo lo que quiero original pero como no lo tengo pues muchas cosas las adquiero de gente que me la presta.
    compartir no es delito.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.