Alta definición

Hace unas semanas me sugirieron que hablase sobre esto:

«¿Por qué nos quieren vender el tema de la Alta Definición y su guerra de formatos cuando es imposible que un tío de la calle se pueda comprar una Tele de HD full?»

Desde hace ya un buen tiempo estamos asistiendo a la mejora de definición de los productos audiovisuales. No es nuevo, en todo lo que tiene que ver con la tecnología, sacan cada 10 minutos algún nuevo trasto que dobla al anterior, es un poco mas barato que lo último que compraste, y encima te dicen que si no lo compras, serás infeliz. La era tecnológica es así.

Ahora nos quieren hacer creer que con la Alta Definición en imagen vamos a ser mas felices. Seguramente los que serán felices son las tiendas que logren encasquetar equipos así. Pero la Alta Definición no es sólo para venderte productos. Vamos encaminados al control de lo que visualizas y cuantas veces lo visualizas.

Casi todos los sistemas actuales y mas vanguardistas van a eso. Sí, te hacen creer que tienes unas prestaciones superiores:

  • Que si imagen super nítida con 1920×1080 puntos.
  • Que si millones de colores.
  • Que si imágenes cada vez mas rápidas en cada mili-segundo.
  • Con conexiones digitales para todo ello.
  • Necesidad de varios altavoces.

Incluso a veces en vez de un televisor, si quieres «cine en casa» pásate a un equipo semi-profesional de cine con proyector incluido de imágenes. Todo ello por supuesto con unos requisitos bien grandes, entre ellos tener una habitación especialmente diseñada para aprovechar correctamente dicho equipo.

Si a esto le sumamos que los modernos equipos tienen un control para que «lo que visualizas sea original» (escrito con siglas para que no te enteres: HDCP por ejemplo, que es un nuevo DRM de los nuevos sistemas de alta definición). Estos nuevos sistemas lo que hacen es que comprueban si el reproductor de vídeo (el que sea) se comunica correctamente con el visualizador de vídeo (la pantalla) y si tienes licencia para ello (has pagado por el equipo y por la película) te dejan verlo, tan magnánimos ellos.

Es decir, que si por ejemplo tienes un equipo un poco mas patatero, pero te has encaprichado de un super reproductor de alta definición, a lo mejor, da la casualidad de que como no puede comprobar la veracidad de tus componentes, pues a lo mejor no te deja verlo, o peor aun, lo veras con menor definición de la que te anuncian en un principio.

De esta forma se aseguran por varios flancos que el usuario, tonto y borrego por lo general, compre el reproductor, el visualizador y la película. Y si las variables de «protección cambian» como casi todo el mundo esta conectado a Internet con alguna conexión ininterrumpida… y engatusándoles con «servicios multimedia interactivos» poder comprobar que las licencias de reproducción siguen vigentes, de tal modo que controlen también tus hábitos de visualización. Lo que te gusta ver, cuando lo ves, cuantas veces, que otras cosas similares buscas. Todo esto con el fin, lógicamente, de «venderte mas cosas a la carta». Al mismo tiempo que tendrían otra excusa para poner otro «super canon», al haber podido vulnerar sus derechos, por ejemplo cuando «algún familiar te ha pasado aquella película que programó en su equipo DVD grabador de la tele y que no pudiste ver porque estabas de vacaciones o durmiendo».

Todo esto parece muy catastrofista (como tiendo a escribir últimamente muchos documentos míos), pero viéndolo todo en conjunto uno siempre piensa lo peor en esta sociedad tan «moderna» que nos hacen creer que tenemos.

Lo peor de todo es que entre unas luchas estúpidas y otras, para agravar mas las tonterías, suelen sacar varios estándares (¿qué es un estándar? ¿para qué sirve en realidad? a mi me parece que para nada, porque cada cual hace lo que le da la gana con el estándar, y sino le sirve se inventa otro para su uso).

Por ejemplo, no hace mucho tiempo la gente cuando iba a escuchar música sabía a ciencia cierta que calidad podía elegir:

  • Si disponía de «bastante dinero», podía comprar vinilos para escuchar una y otra vez con una calidad medianamente buena, aunque frágil.
  • Después para los menos potentados sacaron las cintas de cassete, que era el sistema mas barato y reducido. Lógicamente con un nivel de ruido de fondo sonoro mas grande. Y al poco tiempo… al menos uno sabía lo que quería y como lo quería.

Hoy en día, en la era digital esto desaparece. La calidad del original y de la copia son en la mayoría de los casos la misma. Un disco compacto de música seguirá teniendo la misma calidad si haces una copia a un disco grabable cualquiera. Y lo mismo ocurre con los DVD de vídeo, aunque esto depende de algunos factores: la calidad si copias de DVD a DVD de misma capacidad es la misma.

¿Qué ganamos ahora con los nuevos sistemas de Alta Definición?

Según dicen:

  • Calidad.
  • Mayor definición.
  • Mas nitidez.
  • Y por supuesto mayores requisitos para poder disfrutarlos. Eso siempre va a ser así.

Cuando uno grababa de la televisión a vídeo VHS ya sabía que perdía bastante calidad. Pero al menos podía verlo en diferido cuando pudiese hacerlo.

Ahora con las tarjetas de televisión que capturan la Televisión Digital Terrestre, la calidad es la misma que cuando se emite, por lo tanto no hay perdida alguna.

Sin embargo siguen haciéndonos creer que necesitamos mucha mas calidad para disfrutar de todo esto. Es fácil comparar las calidades si lo vemos en números en vez de con palabras:

La televisión digital terrestre actual tiene esta calidad: 720×576
(es la calidad de los DVD actuales)
normalmente suele ser estéreo, aunque esto depende del sonido emitido, algunos canales a veces dicen que emiten en un sistema parecido al Surround, y otros tienen posibilidad para ello, o incluso emitir en Dual (audio original de la película y doblado), incluso con subtítulos.

Todas estas características son similares a los DVD actuales.

La Alta Definición empieza en los 720p (la P es de progresivo) que viene a ser 1280×720puntos.

La Alta Definición completa es 1080p, en puntos es 1920 x 1080
Aquí tenemos un esquema de las resoluciones y formatos bastante visual.

Por supuesto el sonido debería ser Dolby Digital o AC3, o para entendernos mejor, con calidad 5.1 como poco (2 altavoces delanteros, uno central, 2 traseros, y uno para graves).

Existen ademas unas resoluciones que son entrelazadas (intermedias podríamos decir)
el 720i y el 1080i, que en lugar de tener esa resolución vertical de pantalla, sería la mitad enviadas una vez y la mitad otra vez. Aunque con la velocidad de transferencia de imágenes casi sería imperceptible de cara al usuario. Pero no aprovecharías la «famosa Alta Definición completa».

De que sirve la Alta Definición, en los siguientes casos:

  • Tiene un televisor HDReady de 26 pulgadas (720p y 1080i), tienes un DVD normal, esta conectado por Euroconector (lo mas normal) o componentes (3 clavijas RCA de vídeo, y 2 de audio). Tu DVD es patatero y solo soporta 576p (720×576 puntos), utilizas los altavoces del televisor. (este sería mi caso por ejemplo).

Bueno esta claro que no es un mal equipo, pero la televisión «semi-Alta Definición» no podrás aprovecharla al máximo. La señal de origen es la máxima que puedes conseguir, y tu señal final puede tener mayor calidad pero está mermada por la de origen.

Precio orientativo del equipo: entre 800 y 1200 €

  • Tienes un televisor FullHD (1080p), tienes una consola de última generación o un reproductor de HD-DVD/Blu-ray, y tienes un sistema 7.1 decentillo.

Aquí tienes una base mas o menos decentilla, el origen y la señal final tienen la misma definición. Si la película tiene una banda sonora que aproveche tu equipo de música disfrutarás como un enano. Eso sí, tendrás un gran agujero monetario.

Precio orientativo del equipo:

  • Entre 1200 y 3000 € (solo el televisor), normalmente suelen ser pantallas a partir de 32 pulgadas.
  • Entre 600 y 1200 € (el reproductor de HD-DVD o Blu-Ray), hay pocos equipos donde elegir por ahora. Para consolas de última generación, vendría a ser una Xbox360 con ampliación a HD-DVD, o una PlayStation 3, precios orientativos: 300-400 € (pack con solo la consola xbox360) añadir unos 200 € mas para el lector HD-DVD externo. Para la Playstation3 serán entre 500-600 € según el pack y versión.
  • Un sistema sonido para cine en casa mediano: entre 200 y 600 €

El total seria desde 2000 a 4200 €. Vamos, baratito el equipo.

Tendrás un equipo «acojonante». Te divertirás mucho. Eso si lo puedes disfrutar. Por lo general, no todo el mundo puede gastarse tanta pasta para estas prestaciones. Y estos precios solo son para televisor, reproductor/consola Alta Definición y altavoces. Que los sistemas de cine en casa semi-profesionales, se disparan los precios mucho mas.

Pero… ¿de qué sirve un equipo tan grande en prestaciones para ver la TDT con la calidad actual que tiene? De nada.

¿De qué sirve tener un sonido Dolby Digital, con tantos altavoces, si la película que te gusta la han sacado en mono o en un estéreo patatero? De nada.

¿De qué sirve un equipo con tan altas prestaciones? Muchas veces los que sacan «series en DVD» o similares, en vez de sacarlas con la imagen original, recortan los bordes a tamaños diferentes. O incluso a menudo sacan el disco maestro de una copia de VHS a DVD con mayor resolución (pasa mas veces de las que uno desearía. Sobre todo en los coleccionables baratos).

Así que la Alta Definición sirve para dos cosas:

  • Sablear al usuario.
  • Y controlar lo que ve.

Por cierto… ¿os habéis enterado del nuevo sistema de monitores que quieren sacar? Monitores USB, digitales, de tal forma que no puedas «capturar» de ninguna forma la imagen. Mas protecciones absurdas nos acechan. De aquí a poco tiempo tendremos tarjetas de vídeo externas por USB o similares (que no es coña, que ya se lo están planteando Nvidia y Ati), y monitores iguales. Y de aquí a menos tiempo aún sacaran la forma de saltarse otra vez la protección. Sino tiempo al tiempo.

¿Y tu qué opinas al respecto? (Si escribes un comentario largo, hazlo en un bloc de notas antes, guárdalo a menudo y cuando lo tengas hecho nos los envías 😉 ).

1 comentario

  1. Me gustaría hacer una reflexión. No hace mucho tiempo en los años 80 la Televisión analógica en emisión no llegaba al limite de las famosas 625 lineas, ya en los años 90 la tecnología mejoro y notábamos que con la misma TV lo veíamos todo bastante mejor (La calidad analogica llego al máximo en emisión, eso se notaba mucho en las series de TV de la época).
    Ahora llega la TDT nos la venden como la panacea. Reconozco que se ve bastante mejor (es mas apreciable en TV analogicos de mayores pulgadas o en TFT o TV de plasma), pero con una calidad en el resto de canales tradicionales que deja de desear.
    Como ya no se puede mejorar porque hemos llegado al limite de la TV analógica ahora sacan la HD o alta definición y forzamos a los usuarios tontos dan el salto. Pero para eso hay que sacar contenidos en HD como películas en formatos nuevos HD-DVD y BlueRay (Todavía mas negocio).
    De verdad …. ¿algún día parará esto?

    En cuestión de Sonido, el 5.1 fue un avance importante para el salón de nuestras casas, ahora esta el 7.1 o el 9.1 o yo que se, calidad pcm, DTS. Creo que hemos llegado casi al limite perceptible por nuestros oídos, ¿hasta donde quieren llegar? Creo que con tanta calidad sonora quieren justifica una inversión en nuestros equipos absurda.
    estáis avisados, yo de vosotros me compraría unos oídos nuevos que no os extrañe dentro de poco intentaran vendernos.

    Saludos

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.