Analogías

0 votos

Hoy ha sido un día terrible. Todo el mundo me requería para algo. Y todo el mundo se quejaba de que no estaba atento a lo que me decía. Y que le hiciera caso que era lo mas importante para ellos.

Hace un momento, mientras me relajaba escuchando música y al mismo tiempo haciendo la tarea de Encanta que no he podido hacer por la mañana/tarde, (estaba transcribiendo un listado de Ensamblador, vamos lo mas relajante del mundo…). Me ha venido a la cabeza, aquel sueño que tuve hace unos días sobre el punto de inflexión y al mismo tiempo su significado. Son esas cosas curiosas que a veces vuelan por el aire y uno mientras relaja la mente con algún trabajo repetitivo y un tanto monótono coge mágicamente.

Mi mente ha hecho una analogía rápida sobre el sueño y mientras pasaba línea a linea he ido comprendiendo algunas cosas del mismo. Aunque no puedo asegurar que esa sea su interpretación real.

La famosa “epidemia malvada” supongo que serían todos los problemas de los demás que tenía que solucionar.

Los “bebes” y “el medico jefe” que me piden consejo sobre “los virus muy malos” debía ser las personas desamparadas con algunos problemas. Y “los experimentos para encontrar la cura” debía ser los consejos que daba.

Los médicos -entre los que me encontraba- que estaban ayudando y que podían haber cogido el virus, deben ser todo ese ir y venir de problemas ajenos que hay que solucionar.

Y “el no ser muy bien que hacía allí, porque yo no soy médico”, debe ser lo que a veces últimamente siento, que no se muy bien si ayudo o no les sirve para nada lo que digo.

El “momento de paz” en el sueño debe ser la reflexión de ahora.

Y “la salida al vacío por el balcón” debe ser que harto de no poder ayudar a nadie o de que todo se me venga encima de vez en cuando, necesite escapar de alguna forma, aunque sea a lo desconocido.

A fin de cuentas supongo que los sueños de “volver a casa” es volver a algo que ya conoces, a esa necesidad de silencio que a veces mi cuerpo y mi mente necesita.

Últimamente me estoy planteando seriamente que necesito un cambio, no puedo seguir con este ritmo de ayudar a todos sin saber muy bien el por qué. ¿Será porque necesito sentirme útil? No necesito laureles, ni sentir que sé mas que nadie. Simplemente creo que necesito que alguien a veces me conteste al otro lado cuando yo pregunto algo. Y supongo que el que ayude a todo el mundo significa para mi que, igual que yo no encuentro nadie que me ayude cuando necesito responder alguna cuestión, que otros si encuentren ese alguien que a mi me falta.

Ahora estoy escuchando la banda sonora de “Una mente maravillosa“, y me recuerda un poco a esa escena que el protagonista que ve escenas y personas que hablan con él, que no existen en la realidad, como entiende que alimentando esa sensación, esa fantasía, puede tener una mente privilegiada y sacar partido de ella, pero al mismo tiempo se da cuenta que tiene que reeducar su mente para no alimentar ciertas pautas repetitivas.

Se que tengo que hacer un cambio en mi modo de alimentar ciertas pautas. Pero a veces es difícil hacer esos cambios cuando aun te importan las cosas en las que estás.

1 comentario

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA *