Aprender a jugar con el ordenador

Este pequeño texto está dedicado a todas esas persona que se dan por vencidas con esta afición cada vez que van a empezar algo. :mrgreen:

Cuando empezamos a usar el ordenador, a menudo tenemos la pequeña base de quien nos inicia a hacer algo con el nuevo juguete que viene a nosotros. A menudo también usamos ordenadores por una necesidad concreta:

  • Necesitar usar Internet para conseguir información.
  • Utilizar programas para escribir textos.
  • Necesitar utilizar un programa en concreto para una tarea determinada.
  • O bien por el simple hecho de que nos hemos enganchado a un juego determinado que vimos en casa de un amigo.

Todas estas tareas son muy válidas para utilizar un ordenador.

Pero una vez que nos han iniciado mínimamente, nosotros mismos deberíamos continuar el camino, aprender nuevas cosas con las que mejorar en nuestro empeño, ya sea por necesidad, por afición o por ansias de mas conocimiento.

Muchas personas directamente se niegan a aprender estas cosas porque les parece muy difícil todo. Hay mucho trabajo de por medio, y a menudo es mas fácil que te lo den todo hecho. Pero realmente lo divertido de ésto no es que te lo den todo hecho. Eso es un poco aburrido. Aprender a dar los pasos intermedios. Aprender a jugar va de eso. Aprender una cosa anterior que te sirve para llegar a otra posterior. Pero si no aprendes la primera es muy posible que no entiendas las siguientes, y no puedes dar el siguiente paso.

Las reglas del juego son muy básicas:

Tienes que aceptar que tarde o temprano te vas a cargar algo, sea lo que sea, por un aprendizaje que estés realizando o porque no sabías algo con antelación. No importa cuando, siempre se romperá algo. A lo mejor provocado por ti o por algo externo como una actualización que «milagrosamente» hace aparecer el problema.

Es muy gratificante solucionar un fallo, a lo mejor provocado por ti, sin necesitar a nadie, te da confianza.

Cuando aprendes algo por ti mismo, dejas de necesitar a otra persona que te ayude. Por lo tanto no dependes de otra persona, y por lo tanto eres mas libre.

Piensa que hasta las personas que saben se equivocan, por muy «digital» que sea la informática, esto no es una ciencia exacta.

Tanto las reglas como las pegas y beneficios son las mismas. Como veis son muy simples.

Cuando me refiero a jugar, no me refiero a ponerse un matamarcianos o una aventura gráfica y hacer todo el juego. ¡No! Me refiero a manejar el ordenador en sí. Normalmente (si estas leyendo esto) ya sabemos encenderlo, manejar el ratón, acceder a un navegador, poner una página web, leer, etc… Entonces ya tenemos una mínima base para conseguir información, ya podemos empezar a jugar. Pero este juego tiene muchos caminos diferentes para elegir, hay muchas posibilidades, nosotros tenemos que seleccionar esas posibilidades en base a lo que queramos aprender.

Por ejemplo:

  • Para hacer un dibujo, antes tienes que aprender a usar un programa de dibujo.
  • Puedes encontrar el programa mas maravilloso y profesional del mundo, pero a lo mejor con un programa sencillo aprendes antes que no importa lo maravilloso que sea el programa, sino unas pequeñas bases que te servirán para mas adelante poder encarar al programa mas maravilloso.

No debemos estancarnos en un programa en concreto. ¿Por qué digo esto? En la informática actual todo es bastante perecedero. Muchas cosas dejan de funcionar en el sistema que estemos usando con el tiempo. A veces provocadas por actualizaciones de ese sistema o cambios en el programa en sí. La manía cambiante que tienen los que realizan los programas, obliga muchas veces a usar una nueva versión que tiene algunas opciones cambiadas, que a lo mejor nosotros si usábamos, pero que ya no van por el motivo que sea. Si estamos estancados en un mismo programa y una misma versión, a lo mejor nos estamos perdiendo posibilidades o beneficios mayores de utilizar un programa alternativo, que quizás nos sirva para lo mismo pero le saquemos mayor partido o disfrutemos mejor de algo. Todo es cuestión de abrir un poco las miras, decir:

«Vale, yo tengo esto y lo uso para esto. Ahora veamos que me ofrecen otras cosas parecidas. Veamos si son mejores que lo que uso. Veamos si me sirven para mi propósito.»

Si no nos estancamos en programas podremos migrar fácilmente de un ordenador a otro sin necesitar programas concretos. Disfrutaremos de poder acceder a cosas en sistemas alternativos. Así como «aprender a jugar con el ordenador» nos libera de depender de las personas. Aprender alternativas similares nos libera de depender de un sistema u ordenador en concreto.

Recordemos que antes de conocer esta «máquina» a lo mejor nosotros hacíamos el trabajo de otra forma, quizás mas lenta pero era la que conocíamos y la que por repetición manejábamos al dedillo. Esto es lo mismo.

La gente me dice que yo se mucho porque tengo mucho tiempo libre y porque le he tirado muchas horas a esto. Es cierto que no todo el mundo puede estar tantas horas como yo en esto, y que tienen otras cosas que hacer en la vida aparte de tener el pandero posado en la silla mientras están embobados haciendo algo delante de una pantalla. Por suerte no todos somos iguales. 🙄

Yo puedo haberme tirado un montón de tiempo haciendo cosas, pero no lo considero desperdiciado. Necesitaba saber esos pasos intermedios para hacer determinadas tareas. Cuando empecé a usar ordenadores no tenía ni idea de en que me estaba metiendo. Simplemente quería hacer esas cosas maravillosas que todo el mundo hacía. Pero tampoco tenía el respeto de saber lo que cuesta hacer cada cosa.

Si me encontraba con un problema, intentaba que me lo solucionase alguna persona que me había enseñado. Pero esas personas no siempre están disponibles para nosotros. También tienen sus vidas. Así que a menudo quedaban guardadas en el tintero hasta una posterior visita del amigo.

Hoy en día muchas de mis preguntas quedan guardadas hasta que consigo por mi mismo la información. Y hay muchos temas que me frenan mi camino inicial, pero ya llegaré a ellos cuando este preparado:

«Con paciencia llegaremos…»

Tenemos que tener paciencia. Por muy genio que seas, uno no lo sabe todo desde el principio. A algunos se les dará mejor una cosa, pero quizás no sean tan buenos en otra. No todos aprendemos al mismo ritmo, encontrar esa velocidad de aprendizaje que todos tenemos es importante. Si no consigues algo en el momento, respira hondo, eres humano, ya lo conseguirás. Aunque la gente este falta de tiempo, si tienes paciencia las cosas llegan poco a poco y a menudo sin forzar la situación.

En este «juego del ordenador» puedes aprender de otras personas, quizás sepan mas que tú, pero no dependas de todas sus explicaciones, no siempre tienen la verdad absoluta. No es desconfianza, sino aprender a usar esa información según nuestras necesidades. Nos puede servir de orientación, para empezar, pero si nos interesa realmente el tema, somos nosotros los que tenemos que ir a por el cuando nos llame la curiosidad. De sobra es conocido el dicho de:

«Sarna con gusta no pica.»

Utiliza conocimientos de varias personas. Extrapolar esa información en conjunto. Puede que una cosa sea interesante y otra también, ¿por qué no intentar juntarlas a ver que pasa?. Puede que uno nos diga una cosa y otro la contraria, ¿por qué no aprender la que nos conviene a nosotros?

Y sobre todo disfruta de lo que haces, puede que te cargues algo, pero romper cosas a menudo es también un aprendizaje, es un paso intermedio que tienes que aprender, y también tienes la posibilidad de intentar arreglarlo. Si lo haces tú, será mucho mejor que si te lo hacen, porque valorarás ese trabajo y entenderás lo que cuesta hacerlo, lo que cuesta arreglarlo, serás mas cuidadoso por un motivo, pero seguirás evolucionando a algo mejor.

2 comentarios

  1. Nunca el tiempo es perdido dicen.
    La verdad es que no todo el mundo quiere entrar en ese juego del ordenador, no quieren jugar con el, conocer, … no les interesa.
    Les gusta más buscar al colega informatico y que lo solucione el.
    Seguro que has tenido mil historias de este tipo de usuarios, no? los lusers.
    Aveces uno tiene que plancharles diciendo:
    Son 50 euros.

  2. De sentido común, tener paciencia, ir poco a poco y aprehender de los errores.
    En mi vida laboral de más de 20 años, enseñé a muchísimas personas: hacíamos simulacros, practicábamos esto y aquello mil veces hasta que ellas se sentían seguras. Es importante tener al maestro/a cerca, da seguridad y esta a la vez te permite ejecutar tus conocimientos.
    Dice un proverbio tibetano:” un buen maestro no enseña nada nuevo al alumno, solo lo ayuda a recordar lo que ya sabe” .

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.