Breves comentarios sobre OS X Mavericks 10.9

Hace unas semanas, mi amigo Fleming me prestó su Mac Mini durante una temporadita. Antes de meterle mano, me lo dejó con el OS X Maverick preinstalado.

El Mac Mini suyo es el modelo 3,1 (principios del 2009). De los últimos que pueden llegar a poner este sistema, por decirlo básicamente, uno de los mas bajos de la gama que lo permite.

Mi modelo, el 2,1 (el anterior, mediados del 2007). No es apto para el Mavericks, aunque admite hasta el Lion (10.7). Personalmente me quedé en Snow Leopard (10.6) que es perfecto y muy estable, permite poner muchas utilidades de los PowerPC mediante Rosetta, y utilidades de Intel, así que podríamos decir que permite un gran abanico de aplicaciones.

Pues bien, aunque hay ciertas diferencias de uno a otro Mac (algunas interesantes, otras no tanto). La diferencia del sistema hace que tengamos que cambiar ciertos hábitos o actualizarlos. Así como los programas que estemos usando desde el 10.6 al 10.9.

Iniciando el ordenador

El arranque del ordenador se hace un poco mas lento, la espera tarda un poco mas. Si tienes varios usuarios, tanto en uno como en otro sistema, verás que el inicio de usuarios es un poco mas diferente visualmente. Durante la carga sigue apareciendo la manzanita. Después, en Snow Leopard, te aprecia la ventanita típica y allí elegías usuarios y metías la clave. Ahora la manzana se ve desplazada un poco para arriba, se oscurece un poco la pantalla, y salen los usuarios en la parte central, después eliges y pones la clave.

Después de esto, tarda un poco en aparecer los iconos del escritorio y el propio Dock con los iconos de acceso rápido a tus aplicaciones. Además como cosa diferente, los programas que tuvieras abiertos en el anterior arranque, se abrirán también en el actual. En cierto sentido es mas útil para continuar con tu trabajo, aunque graba siempre tus archivos antes, pues no creo que se abran también los documentos que creamos con ellos (es algo que no he probado).

Manejo del sistema

Sigue siendo igual que antes. Misma apariencia, con algunos ajustes. Se nota que están aunando desde hace varias versiones de sistema cosas que ya traen sus dispositivos con iOS, para en cierto modo parecerse el uso a ambos y que te cueste menos la curva de aprendizaje. Pero a los que hemos estado usando el sistema por años, nos hace un poco polvo, teniendo que aprender otras cosas y acostumbrarnos a otros métodos. No digo que sean peores o mejores, sino que es lo comido por lo servido. Para los que recién llegan y usan otros dispositivos adicionales, perfecto para ellos. Pero para los que ya han utilizado varios sistemas Mac, un salto cualitativo de este tipo le desbarajusta un poco los esquemas.

En el 10.6 (y anteriores) no había notificaciones y nos apañábamos con una utilidad adicional llamada Growl (actualmente esta aplicación es de pago, antes no), muy configurable y personalizable. En el 10.9 (y creo que en el anterior también) ya hay notificaciones integradas, pero éstas, aunque se pueden personalizar algo, no se pueden predefinir que aparezcan donde mas te guste, relegando la visibilidad hacia la derecha superior, o en su defecto haciéndolas aparecer desde la derecha si pulsamos en el icono de la barra superior.

Además trae otro lanzador de aplicaciones llamada Lauchpad (muy parecido en apariencia al manejo que tenemos en dispositivos portátiles), lo que hace sospechar que tarde o temprano quitaran las opciones de pilas/reticula en las que ya estábamos acostumbrados a usar para abrir éstas.

Una de las cosas que parece mas interesante es la opción de integrar pestañas en el Finder (el administrador de archivos del sistema), pero si vienes de sistemas anteriores es algo que pasa desapercibido para el uso cotidiano. Si te acostumbras es muy útil, pues te permite tener el escritorio mas libre de ventanas abiertas con diferentes vistas de carpetas. Aunque el diseño está tan integrado en la gama de colores de las ventanas, que bajo mi punto de vista y gustos hace que no se vea muy claro en que pestaña estas en cada momento a no ser que estés controlando el contenido de lo que ves.

Otra de las cosas curiosas, es a la hora de mover varios archivos al tiempo. Dependiendo de como los arrastres de una ubicación a otra, el efecto hace como un grupo (si están salteados en la selección) y te marca la cantidad de forma mas visual.

Hay algo que me gusta un poco menos, y es cómo marca las etiquetas de colores. Antes el título completo (o la línea completa) quedaba marcado del color elegido. Ahora simplemente se ve un pequeño puntito a la izquierda marcando el color. Esto hace pasar mas desapercibido esas marcas de colores que antes te permitía descifrar mas fácilmente algunos grupos de ficheros o categorías en la lista de ficheros que te aparecen. Es decir, si utilizabas esta opción para localizar mas rápidamente archivos o carpetas en tu Mac, ahora te resultará un poco mas fastidioso el nuevo sistema.

La marca de aplicaciones abiertas en el Dock ahora es mucho mas discreta que antes, y queda menos clara para mi gusto. Y a la hora de quitar iconos en el Dock, antes desplazarlo solo un poco fuera y soltarlo hacía que desapareciera, ahora tienes que echarlos mas afuera o bien tirarlos a la Papelera (este proceso podría parecerse demasiado a la hora de tirar archivos u carpetas, pero cuando se trata de un icono del Dock solo quitas el acceso a éste.

Todo es una tienda

Aunque esta opción ya aparecía en Snow Leopard, una de las aplicaciones que mas reticencia tenemos hoy en día son las llamadas «Tiendas» de aplicaciones. En el buen sentido de la palabra parecen idóneas para acceder a las aplicaciones de una forma centralizada, y que en cierto sentido sepas en todo momento si tus aplicaciones están actualizadas o no en un solo vistazo. El problema es que han desactivado por defecto la opción de poder descargarlas de cualquier lugar e instalarlas cómodamente, a no ser que encuentres la opción y la desactives (para los que la busquen: está en Preferencias del Sistema, Seguridad y privacidad, en la zona de General, tienes que tener permiso para abrir el candadopermisos de administrador, si lo has bloqueado—, y pulsar en la zona de «Permitir aplicaciones descargadas de» y poner «Cualquier sitio«).

Otra de las grandes desventajas es que muchos desarrolladores han preferido meter sus aplicaciones en la citada tienda de Apple, para ellos es mas cómodo en cierto sentido tener todo mas automatizado y que sus usuarios estén al día de sus actualizaciones, al estilo móvil. Además pueden meter una micro-cuota de compra, con lo que incluso si antes era gratuita, ahora podrían sacar un poco de dinero por ello. Esto no quiere decir que todas las aplicaciones tengas que pasar por caja, sino que sería probable que en el futuro en algunas de ellas ocurriese eso.

La desventaja inicial es que tienes que iniciar sesión en la tienda de aplicaciones, si o si, si no desactivas la opción antes mencionada de instalar software de otras fuentes. Y en cualquier caso, como muchos desarrolladores solo ofrecen esa posibilidad ya, por lo que  tienes que iniciarlo igualmente, sobre todo para descargar la versión compatible con Maverick de aquella utilidad que usabas en Snow Leopard.

Por si fuera poco, Apple tiene sus criterios para aceptar ciertas aplicaciones. Cierto es que muchas veces es para no colar problemas de seguridad, programas de dudosa procedencia, y otro software que podría ser nocivo para el buen funcionamiento del ordenador. Pero a veces esas decisiones son solo justificadas para cubrirse las espaldas frente a demandas (recordemos que Apple está ubicada en el país de las demandas por excelencia), y a veces para su propio interés. Si no desactivas la opción que te impide poner software que no ha sido aceptado en su tienda, no podrás descargarlo de la web oficial del desarrollador e instalarlo, aunque no provenga de la tienda de aplicaciones de Apple. Además se te avisa en todo momento que «ha sido descargado desde otro lugar», esto no me parece mal para los primerizos, incluso un toque de atención para los mas avezados. Aunque de una parte aquí, casi todo lo que descargas de Internet por ahí, tienen a considerarlo maligno por antonomasia. Esto se solucionaría con un poco de educación de seguridad y sentido común (que parece que no es tan común) a los usuarios y no adoctrinando con el «todo es malo» para que pasen por el aro que quieran.

Siempre actualizar

Una de las cosas que mas me ha llamado la atención siempre de los sistemas operativos, es que cuando sale una versión nueva, siempre toca actualizar todos los programas, a veces solo para que la aplicación vuelva a funcionar. Es lógico que cuando cambian componentes importantes del sistema operativo esto pase, pero no deja de ser un engorro.

Si te estas planteando actualizar el sistema operativo por ser lo mejor, solo es recomendable si tienes un Mac mas moderno. Sino y estás «a gusto» con lo que tienes, no lo hagas por «mejorar», pues la experiencia será inversa, empeorarás tus formas de trabajo habituales.

No estoy diciendo que no pongas actualizaciones del sistema operativo que ya uses. Eso sí, siempre te recomiendo que hagas una copia de seguridad, que para eso el Mac desde la OS X Leopard 10.5 tiene Time Machine, podrás volver atrás en un pis-pas si la cosa no va como pensabas.

Con el nuevo Mac Mini, mis hábitos de manejo de uno a otro no han variado, pero si he tenido que actualizar muchas aplicaciones a versiones mas modernas. Otras las he tenido que quitar, porque ya no existen en Mavericks o no las han actualizado convenientemente.

Las principales y que mas se usen y conocidas seguirás utilizándolas. Algunas experimentales o puntuales quizás no las puedas usar por no existir una versión que funcione adecuadamente, y seguramente te tocará buscar alguna nueva que sustituya a la que ya no puedes usar, si es que existe.

Por contra, a partir de Lion, el soporte Rosetta para ejecutar aplicaciones de PowerPC, desapareció. Así que todas aquellas aplicaciones y algunos juegos que dispusieras muy antiguos, ya no podrás ponerlos nuevamente.

Cierta lentitud

Se nota que bajo Mavericks, habiendo usado el Snow Leopard antes en mi Mac Mini, hay cierta lentitud, todo va un poquitin mas lento, pero no es desesperante. Supongo que en Mac mas rápidos la cosa no se notará tanto o irá mucho mas rápido todo.

No se si aun le faltan optimizaciones que hagan mas rápido el desempeño o que están cambiando muchas cosas para solo tener una gama de sistema operativo (un iOS para ordenadores) que sería lo mas adecuado para los programadores, solo tener que concentrarse en una gama y no en tres (dispositivos móviles, ordenadores, servidores). Es a lo que tiendo a ver que se dirige Apple con sus actualizaciones del sistema operativo.

Mucho me temo (especulaciones mías) que puedan hasta plantearse un nuevo cambio de procesadores. No sería tan extraño (pasaron de los 68×00 a los PowerPC, y después del PowerPC a los Intel), bien podrían ahora migrar a los ARM o similares con procesadores mas potentes pero derivados de la gama de dispositivos portátiles. Tecnología tienen a su alcance. Y adaptabilidad la tienen bastante bien aprendida.

Algunas cosas desactivadas

Han desactivado ciertas cosillas del sistema, para que no andes hurgando. Por ejemplo, si tienes que desinstalar de forma manual aplicaciones muy antiguas, en la parte de los usuarios, la carpeta «Library» (Librería, aunque la traducción debería ser Biblioteca, para los que traducen mas fielmente), está oculta, para que no armen lío los administradores novatos. Esto hay que activarla de otra forma para que se vea (en las opciones de carpeta del visibilidad en el Finder). En Snow Leopard estaba directamente a la vista.

Supongo que habrá otra serie de cambios de seguridad con los que no me he topado aun, pero éste era el mas destacable por ahora.

Conclusión por el momento

Si vienes de Snow Leopard y estas bien con lo que haces (y si ni te llamo actualizarte a Lion o posterior), ¡No seas loco y te cambies! pues el trabajo de adaptarte te costará algo. Aparte puedes notar cierta lentitud si tu Mac no es moderno (tiene varios años ya).

Si tienes un Mac actual, o con el sistema anterior, posiblemente no notes tantas diferencias como del 10.6 al 10.9. Bajo mi punto de vista aún le queda optimizar algunas cosillas para que vaya mejor, pero no se si desde mi punto de vista se empeoraran las cosas y lo notaré mas lento esas optimizaciones, pues el Mac Mini no variará de prestaciones.

Seguiré probando mas cosas poco a poco y ya seguiré escribiendo mas impresiones. Este es solo un artículo sin muchas pretensiones de lo que he notado estas últimas semanas de uso.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.