De apagones y revistas

Estábamos todos y cada uno en sus respectivas habitaciones, haciendo nuestras tareas mañaneras, no era muy pronto, ese día nos habíamos levantado todos tarde. Ignoramos por qué, pero así fue. Absortos en nuestra tareas…

De pronto, las luces se apagaron completamente. Los ordenadores y los cacharros de toda la casa dejaron de funcionar. Nuestra vida moderna sumida en la oscuridad. Por suerte aun era de día, aunque un día de invierno nublado.

La Navidad con un apagón y en esta época es muy diferente. Cada uno de nosotros fuimos saliendo de nuestro cubiculos alias habitaciones. Se iban oyendo puertas abiertas, cada uno con una interrogación en la cabeza diferente.

–¿Se ha ido la luz? –fue la primera pregunta que uno hizo.
–Sí, hace unos segundos.
–Es que he pensado que se había fundido una bombilla al ir a encenderla, como el otro día. He encendido otra y ya me he dado cuenta.

Una radio, de un aparato con pilas (alias «patata» radiofónica), seguía sonando en la lejanía de la habitación.

Nos fuimos reuniendo en una habitación, charlamos de diferentes cosas y pasamos el rato como mejor pudimos en ese momento de paz improvisada.

Antes de que yo saliese de la habitación. Me dio por probar una cosa en el Tablet. Aun tenía suficiente batería para probarlo. Y todos los datos estaban dentro. ¡O eso creía yo!

Mi Tablet es uno que solo tiene conexión a Internet vía Wifi. Cuando lo compré, lo hice específicamente así. No quería gastar en otra conexión telefónica o mirar una que me diese una tarjeta SIM duplicada. Pues iba a emplear ese tablet exclusivamente para casa.

Lo encendí y puse la aplicación: Kiosko y Más (la versión probada fue: 4.12.0447). Hace unas semanas recuerdo haber hablado de iKiosk (la versión probada fue: 1.4.6.003) y de cómo intenté recuperar mis revistas. Esta vez, la prueba que quería realizar era si podía ver perfectamente dicha aplicación aun conexión.

Se supone que cuando compras revistas, las descargas y ya las puedes leer. Así ocurre por ejemplo con el Kindle, compras libros electrónicos en la tienda de Amazon, y automáticamente se te descargan en el libro electrónico, y ya puedes leerlos sin conexión alguna. Pensé que sería igual. Pero quería probar que mensaje salía cuando encendía la citada aplicación de revistas y periódicos.

Me esperaba algo similar: «No hay conexión a Internet». Sencillo y práctico.

Bueno –me dije– nuevas publicaciones no puedo. Es evidente. No tengo luz, no tengo router que alimente éste, y por lo tanto no hay Internet.

Tenía un número que había comprado de una publicación semanas atrás. Probé a leerlo y me saltó el mismo mensaje.

¿Pero… para que quiere conectarse ahora a Internet? Es un número que ya tengo, que he pagado, y que puedo leer.

La sorpresa llegó cuando caí que era porque: «No podía comprobar la licencia de tu publicación.»

Así que, si compráis publicaciones en Kiosko y Mas (al menos con la versión citada), sabed que con un Tablet con Wifi y un apagón o sin conexión a Internet, aunque tengáis suficiente batería para poder acceder a vuestros datos, no podréis leer nada. Frente a una revista física, la verdad es que la nueva tecnología está llena de imposiciones estúpidas.

Por cierto, como he hablado de la competencia: iKiosk, si permite leer tus publicaciones compradas legítimamente. Me supongo que me tendré que quejar al otro y exponerles el caso para que «algún brillante programador» quite la estúpida restricciones de comprobar licencias siempre o lo haga dentro del lector. Otro gran problema que le veo a las revistas digitales compradas: solo se pueden leer dentro del dispositivo y dentro de dicha aplicación. Con lo que «digital» significa «grillete de preso» en estos tiempos que corren.

A la media hora de apagón, todo volvió a la vida. Y cada familiar, después de nuestra agradable charla, retornamos a nuestros quehaceres. A mi me tocaba volver a encender toda mi tecnología, y  comprobar que todo funcionaba bien y estaba listo para su uso.

1 comentario

  1. Pues vaya gracia… Se supone que si te descargas algo debería estar en cualquiera de tus unidades de almacenamiento… Pero como casi nunca entiendo nada, lo mismo hasta me hubiera parecido lógico. Snif.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.