Dispositivos con componentes fijos

La avalancha de dispositivos que tienen componentes enclaustrados, fijos o soldados y ninguna posibilidad de ampliación posible es un hecho consumado. Se hizo así precisamente para conseguir varias cosas:

  1. Obligar al usuario a elegir un modelo superior, pagando mas dinero por él.
  2. Evitar que el usuario ampliase las capacidades de un equipo para que durase mas tiempo.
  3. Evitar tener servicios técnicos. Ahora si el equipo falla, se tira y se le da otro al usuario.
  4. Imposibilitar la ampliación con componentes de terceros fabricantes.
  5. Obligar al usuario a comprar servicios virtuales para transferir contenidos y por ende contratar conexiones mas rápidas y caras para poder acceder a dichos servicios con mayor presteza.

Básicamente le están diciendo al usuario:

Si quieres esto, pasa por el aro.
Si quieres mas, elige algo mayor y mas caro.
Pero no te vamos a dar facilidades.

Esto no es solo de Apple, muchos fabricantes también imponen dichas políticas, no solo en la memoria sino en muchos otros componentes como las baterías de alimentación, los discos duros o espacio de almacenamiento, e incluso posibilidades de ampliación de velocidad de procesadores.

En dispositivos compactos como los teléfonos inteligentes, reproductores de audio y vídeo, o incluso Tabletas, uno pensaría que al estar todo mas compacto aprovecharía mejor el espacio. Pero resulta casi cómico como aun así, el peso y la capacidad es similar a aquellos dispositivos que si cuentan con posibilidades de ampliaciones adicionales o sustitución de componentes fácilmente.

En la gama de los ordenadores es incluso mas incomprensible. Hacer ordenadores de este tipo hace que cierres el mercado de tus productos. Muchos usuarios no son tontos, buscaran soluciones alternativas. Puede que no tan «in», pero mas funcionales. A medida que pase el tiempo perderán negocio. Cuando eso pase, entonces tendrán que cambiar su estrategia nuevamente. Eso sí, en vez de pedir disculpas a sus compradores, les harán creer que:

«Es un nuevo equipo, con prestaciones avanzadas.»

…como si fuese algo nuevo que venderles, cuando ya existía desde tiempos inmemoriales, tecnológicamente hablando.

Muchos recordamos:

  • Modelos de ordenador que tenían zócalos en los chips, y que si se fastidiaba alguno de estos, se podía comprar un recambio y volver a disfrutar del equipo.
  • Algunos dispositivos tenían zócalos a los que poner o sustituir un chip por uno de mayores prestaciones, disfrutando a la vez de nuevas capacidades, sin cambiar de equipo.
  • También han disfrutado de diferentes formas de ampliación, mediante tarjetas conectadas que dotaban de nuevas capacidades a los ordenadores. Algunos tenían incluso zócalos especiales para cambiar o ampliar la memoria de manera similar.
  • Y lo mas popular era la posibilidad de ampliar las capacidades de almacenamiento, o sea el disco duro u otras unidades de este tipo.

A muchos nos vendieron la moto con que el sistema de soldado en superficie (en placa) de chips era lo mejor para abaratar costes. Pero aun estamos esperando esas rebajas de precio que íbamos a notar por tan brillante sistema, con los que además no notarías apenas ninguna variación. Ahora que todo viene soldado:

  • No permite ningún tipo de ampliación.
  • Los equipos no duran tanto como antes de eso.
  • Ni siquiera hay posibilidad de una reparación sencilla.

A muchos también nos han vendido que:

«Los nuevos microprocesadores de transistores cada vez mas pequeños iban a hacer que nuestros equipo se calentasen menos y fueran mas eficientes.»

No dudo que muchos procesadores de varios núcleos ahora han conseguido precisamente esto, ser mas eficientes (a base de poner muchísimos millones de transistores). Pero la miniaturización de los microprocesadores no ha hecho que evolucionen los sistemas de disipación de calor. Ahora cada vez dotamos a éstos con artefactos mas voluminosos para poder quitar ese extra sobrante de tan portentoso cerebro.

Lo curioso del asunto es que dispositivos pequeños como son los móviles, en gamas de características similares, puedes encontrarte equipos sin ningun extra, mientras que otros similares, con precios a veces mucho mas bajos, y posibilidades de ampliación, sustitución, y esa serie de capacidades adicionales si lo permiten. Pero claro son menos conocidos. Solo los que han hecho una investigación previa pueden acceder a ellos, aventurándose muchas veces a comprarlo en otros mercados que no son tan conocidos.

Por no hablar ahora de proyectos que algunas empresas tecnológicas tienen de móviles con componentes ampliables y personalizables. Estoy seguro que ya se encargarán de limitar las posibilidades para que no sean demasiado buenos, no sea que quiten mercado a otros fabricantes que ponen sus tecnologías y al mismo tiempo hacen la competencia del dispositivo.

En definitiva, si bien hay equipos que pueden resultarte «baratos» por creer que no vas a necesitar «el equipo de la leche, porque tu no te vas a dedicar a hacer tanto como tu otro amigo» (y esto me lo han dicho muchas veces de mi ordenador, por poner un ejemplo cercano, aunque el mio ya tiene unos añitos), pero a la larga serán un problema mayor, pues tendrás que tirarlo –literalmente— para poder acceder a las nuevas prestaciones, consiguiendo que gastes mucho mas dinero.

Por tonterías como estas, me he aventurado mas de una vez, a buscar el equipo adecuado a mis necesidades, y no comprar lo mas «in» para tener lo que yo mismo demandaba. Puedo citaros varios ejemplos:

  • Cuando todos me decían que: ¿por qué compraba un Mac Mini?, y mas uno con PowerPC. Todo estaban encantado con la «blancura de sus Ventanas». Ahora ese modelo, que aun sigue funcionando como el primer día, aunque lo uso menos, tiene un sistema alternativo del Amiga: MorphOS (con el que hacer otra clase de experimentos). Me he divertido muchísimo con el sistema OS X 10.4 Tiger, disfrutando con programas sencillos de videoedición y otros que utilizaba para crear cosas.
  • Cuando me decían que comprase un iPod, que yo lo disfrutaría mas por haber comprado un Mac Mini. Yo quería un reproductor de mp3 con tarjeta de memoria, lo encontré: Cowon D2, aun en uso. Dispone de tarjeta SD y no estoy limitado a tener que usar un programa para sincronizar los contenidos obligatoriamente.
  • Cuando volví a hacer la jugada y volví a comprarme otro Mac Mini, ya en la época de los procesadores Intel. Disfrutar de un ordenador silencioso es una maravilla en una habitación como la mía. Este ordenador ahora lo tiene mi padre, lo usa mucho y está encantado.
  • Cuando yo quise probar que era eso de los Tablet, y todos me decían que mirase un iPad, que volvería a disfrutarlo mas, porque yo tenía el nuevo Mac y se compenetraría mejor. Pero al final compré uno Android: Acer Iconia Tab A510, aun en uso. Tiene posibilidad de ampliación por tarjeta MicroSD, y aunque tiene algunas cosas que no me gustan, aun así lo utilizo para mas de lo esperado.
  • Cuando tenía problemas con mi móvil y me recomendaban que mirase el móvil del momento: Motorola Moto G que era el BBB (bueno, bonito y barato). Yo miraba alternativas mejores, incluso muy conocidas. Al final pille el Xiaomi RedRice 1S, con tarjeta microSD, dual SIM y batería sustituible, que ha sido un gran acierto y he solucionado uno de los problemas iniciales que era que no me escuchaban bien con el anterior (algo importante para un teléfono).

Mi consejo es que no os acomodéis a lo que los fabricantes os intentan vender. Buscad alternativas, que sean ampliables. Pues las otras, por mucho que os intenten convencer, no son tan bonitas como las pintan.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.