El derribo indiscriminado de algo

Desde hace tiempo vengo leyendo noticias alarmistas de toda clase. La que mas habitualmente leo son las tecnológicas. Normalmente primero te dicen «usa esto, es una maravilla«. Después de un tiempo esas mismas personas empiezan a poner noticias alarmantes, «problemas de seguridad, de estabilidad, de privacidad…» —que está bien que se anuncie, aunque estaría mejor también informar a los desarrolladores—, mas tarde empieza el derribo, ya que eso es demasiado famoso y no quieren que siga siendo así. Las campañas empiezan muy tímidamente… «usa tal, en vez de cual, es mejor que el tuyo«. Después desprestigiandolo tímidamente… «Éste es mucho mejor y mas seguro«, y mas tarde totalmente descarado. «Cualquiera es mucho mejor que el que usas habitualmente», aunque el mismo que te recomendó eso, ahora prefiere el otro y está en contra de su primera elección.

Esto está pasando ahora mismo con un conocido programa de mensajería instantánea a través de móviles. Llevan tiempo intentando quitarlo de en medio. Determinados lugares de prestigio, blogs, portales, gente conocida, empresas, anuncios por doquier en otros medios de comunicación, otros que hacen estudios técnicos y demás, y hasta gente que se aprovecha de la torpeza de la masa de los mortales y crea cosas que dicen hacer una tarea pero por detrás te hacen otra (troyanos y cosas peores) adosados en bonitas aplicaciones y añadidos con los que podrás hacer eso que tanto crees ansiar (por ejemplo los de espíe a su pareja para ver si le engaña… o que ponen de ti a tus espaldas… o cosas similares con las que aumentar mas aun la psicosis general de: «todo es mentira, espíe, pero con cuidado, que no se le note mucho, no sea que después se sepa»).

El caso es que si algo es demasiado famoso, hay que quitarlo y sacar otro algo que lo sustituya, por ese afan del «cambie, cambie, cambie«, que tanto se está difundiendo hoy en día.

Estas prácticas han ido pasando con muchos programas y aplicaciones durante mucho tiempo, no solo este: Navegadores, programas de gráficos, Suites ofimáticas, lectores de correo, programas de chat y videoconferencia, Sistemas Operativos, versiones posteriores de sistemas —aunque no lo necesites o puedas poner porque eso requiere que tengas que cambiar o ampliar un equipo, que no necesita mejorarse con el que ya usas—, dispositivos varios, cacharros en concreto, etc, etc.

Cambiar algo lo puede hacer quien quiera. Decidir cual utilizar también, por ejemplo porque en tus condiciones o tu usanza sea mucho mejor, le saque mayor partido. Pero veo descarado que se tenga que cambiar porque te lo dice alguien. Y mucho mas cuando ése te recomendaba antes el otro. Lo que demuestra el poco rigor que hay en muchas noticias o artículos.

Habitualmente también pasa con otras facetas y temas que nada tienen que ver con la tecnología. Está claro que tiene que haber «pluralidad» e «ideas diferentes». Pero este derribo indiscriminado es ya pasarse de sobremanera. Es curioso como en muchos casos es un arma de doble filo. Gracias a esto «juegan globalmente» con las civilizaciones, haciendo que usen, hagan, piensen, de una forma u otra y que parezca que son ellos los que lo hacen, cuando en verdad es una manipulación a gran escala.

1 comentario

  1. Qué razón tienes, amigo. Yo alucino con esa obsesión casi compulsiva por cambiar y la cara con que me miran cuando digo que tengo una versión más antigua de algo o, sencillamente, no lo tengo porque no me hace falta ¡que parece que soy una cutre o algo así! Pues bueno, ya ves tú.
    Y recuerdo muerta de risa la historia de instálate esta guarrería y podrás espiar a tus contactos… Como si no fuera más fácil preguntarles directamente las cosas. Casi que me alegro de aquellos que, por cotillas, acabaron con un bicho en el teléfono…
    Pero luego, al final, resultará que los raros somos nosotros.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.