El Internet que quieren: prohibido comunicarse

Título alternativo: «El Internet de las cosas.»

Actualmente se están dando muchos casos de prohibir lo que antes era posible. Internet es un medio de comunicación increíble, pero igual que tiene cosas buenas, algunas pueden o son lo contrario.

Internet, al menos la parte que utilizamos muchos, se basa en el intercambio gratuito de enlaces. Cada página se enlaza con otra y así sucesivamente. De ese modo puedes ir de un lado a otro (o «navegar», de ahí el término) encontrando información. Saltando de lado a lado y leyendo un montón de temas dispares.

Mas tarde, cuando la red se hizo lo suficientemente grande y era díficil de acceder a determinados contenidos (imaginad tener que usar ese sistema para poder localizar algo, tardaríais años), se ideó la aplicación de buscar.

Un Buscador no es mas que un gran biblioteca con todas las direcciones que en ese momento operan. Ese lugar tienen una herramienta adicional que relaciona determinados criterios por palabras. De ahí que uno pueda poner un tema en concreto y le aparezcan páginas relacionadas con dichas palabras.

Inciso: Antes que los Buscadores, aparecieron otras herramientas llamadas Directorio web. Que eran básicamente un resumen de todas las páginas (nombre, lugar, y descripción corta). Yahoo! antes de tener buscador (y otras muchas herramientas en la actualidad), era una página que se dedicaba a ésto.

Así funciona a grandes rasgos todo el Internet básico, que es navegar y ver información.

Pero esto es una herramienta de doble filo, porque igual que se puede compartir cosas buenas, se pueden compartir cosas no tan buenas, e incluso prohibidas por las leyes. Muchas personas al estar «amparadas» detrás de un monitor, se siente mas seguros pudiendo hacer de todo.

Con este vaivén de contrastes es cuando aparecen los problemas. Las cosas «no tangibles» son en cierta medida diferentes a las que hemos estado tratando con anterioridad en lo que se llama «vida real» (lo que se «pué tocá»).

Es básicamente poner en duda todo el sistema establecido con las antiguas leyes. Y ahí, en el momento que se realizan nuevas normativas, tomando de base a las antiguas –que no debería ser así, sino adaptar a la nueva situación–, aparece un grave problema: los intereses de unos pocos.

La frase original de: «Star Trek III: En busca de Spock» es:

«El bienestar de la mayoría supera al bienestar de la minoría, o de uno solo.»

Pero… debido a las implicaciones actuales se emplea erróneamente de este modo:

«El bienestar de unos pocos supera al bienestar de la mayoría.»

NOTA: Gracias a un lector anónimo por la aclaración, y por colaborar con este artículo para poder corregir este asunto. 😉

Podría decirse que unos pocos se aprovechan y muchos sufren. Esto es lo que ahora está ocurriendo a pasos agigantados en todas partes, no solo en Internet.

Imaginemos un caso:

«Una tienda de televisores en tu barrio. Tiene una televisión encendida y ponen un programa. Hay gente parada viendo dicha televisión. No pueden oír lo que dicen, pero igual se quedan. Hoy en día muchos programas incluso tienen barras con texto en la que hay información para otras minorías que no pueden oir. En cierto sentido eso es «difusión pública». Por supuesto el comercio tiene licencia para poder poner una tele encendida (seguro que hay alguien que ha ido a cobrar un impuesto especial para ese menester).»

Ahora pongamos otro caso:

«Una web personal cualquiera, recoge de una conocida televisión un enlace con la emisión en directo o un contenido «a la carta» público. Incrusta el contenido dentro de su página. Los visitante que se conecten a dicha web podrán ver la emisión igualmente, pero en otra dirección.»

Aquí la diferencia es que el dueño de dicha página no cobra ni paga a una asociación de una minoría, ni siquiera a la propia televisión, aunque les esté haciendo publicidad gratuita.

Ahora multiplica eso por miles de personas que pueden hacerlo. El aspecto varia mucho.

Las antiguas leyes tangibles estaban acostumbradas a cobrar de persona a persona que venían (los comercios). Así se hacían, en cierta medida, de oro rápidamente. Por supuesto a un precio mucho mas alto, por la cantidad de intermediarios que ponían en la cadena (engordaban el precio). Pero en Internet esas leyes varían. Por lo pronto se quitan intermediarios (precios mas bajos) y además hay una guerra de precios constante (quien te dé el contenido mas barato es el que lo vende antes).

Sin embargo nos quieren hacer creer que debemos pagar por todos los pasos intermedios desde la creación, distribución, visualización, hasta los medios con los que hacemos eso (conexión, aparatos con los que vemos, la luz, el aprendizaje del manejo, etc). De cada lugar se van llevando la parte correspondiente, de tal forma que se llevan muchísimo mas que si lo comprases para ti y lo vieras tu solo.

Inciso: Que quede claro que esto no solo va de «visualizar contenidos». Póngase el ejemplo adecuado para cada tema y varíe las implicaciones de Internet con respecto a lo «real».

Internet ha hecho un cambio global en la forma de todo. Bien utilizado es una herramienta brutal. Mal utilizado ya vemos las consecuencias.

Imaginad la posibilidad de tener a personas mas educadas, a la hora de poder enseñar desde sus casas cuando éstas no pueden desplazarse por diferentes motivos. Sin embargo, solo vemos documentales de animales follando en televisión, o debates de gente gritando y no escuchándose. Ésto último hacen que se repita el patrón en nuestras vidas cotidianas. ¿Qué educación le estamos dando a la gente que utiliza esas tecnologías de esta forma? Pues está claro, que un mal ejemplo.

«¡En Internet no todo puede ser gratis!»

Oigo y leo constantemente esta frase por todas partes. Pero Internet no es gratis. Necesitas una serie de equipos y pagar una conexión para poder acceder. Además necesitas poder acceder a ciertos temas que pueden cobrarte si pasamos por caja (o si pudiéramos pasar, porque algunos ni siquiera tienes posibilidad de acceder a ellos, que quede claro). Y además, aquellos que no quieran eso, pueden aprender muchísimas cosas de otra parte, «gratis» (coger con pinzas, por todo lo pagado anteriormente). Anda que no hay gente haciendo proyectos altruistas simplemente porque les apasiona un tema, y no por ello cobran. Su satisfacción es su propio amor con su pasión por algo.

Con todo esto quiero decir que en la última época que estamos viviendo se están prohibiendo cuestiones que antes eran factibles, en vez de educar a las personas y ser correctamente consecuentes con lo que se hace.

  • No puedes decirle a una persona que: «no haga una grabación y le pase a un amigo suyo algo que no ha podido ver en un momento dado», menos aun cuando al mismo tiempo le dices que: «tienes un sistema maravilloso que puede hacer dichas grabaciones para poder ver en diferido». Y esto lo hacen constantemente con diferentes cuestiones, todos relacionados con lo que «ahora no se puede hacer».
  • No puedes vender un equipo maravilloso portátil que tiene una cámara de fotos y vídeo, y después prohibir que se capturen imágenes de injusticias y brutalidades que se cometen para denunciarlo de forma pública.
  • No puedes seguir mandando y no predicar con el ejemplo (sobretodo cuando has sido elegido por unos votantes que creyeron en las palabras de temas que dijiste que ibas a arreglar), llevándote por detrás lo indecible. Y encima que cuando se descubre el pastel seguir en el puesto de mando, y con sorna decir que: «no sabías nada».
  • No puedes prohibir que haya gente descontenta y exprese unas opiniones conjuntamente en una manifestación (sea real o virtual, me da lo mismo), cuando el sistema en el se ha basado toda la vida, con protestas de todo tipo, es el que ha hecho la sociedad en la que vivimos, mas o menos justa. Dichas protestas sirven en su mayoría para forzar un cambio de una desigualdad.
  • No puedes pretender hacer una comunidad de países para tener mayor fuerza conjunta, si todos estos se pelean por según que cosas y prohíben otras muchas porque no tienen un interés personal para su propio país. Debes comprender los problemas de los vecinos y ayudarse entre todos. De ahí radica la fuerza.

Esta claro que todas esas cuestiones que ahora misteriosamente se prohíben, sirven para que la gente se revuelva mas y aparezcan violencias de todo tipo. De esa forma podrán controlarlos, sin que se den demasiada cuenta, que es precisamente lo que no debemos permitir.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.