Guía de regalos de cumpleaños para Vago

Hace pocos días cumplí años, 35 años para quien lo quiera saber.

Esta es una pequeña guía para saber que regalarme en futuros cumpleaños:

NOTA DEL 29/10/2014: Antes de leer esta guía de hace años, por favor pásate por la guía actualizada de regalos para el Vago, donde podrás leer todo lo que necesitas sobre este tema, después si quieres, puedes volver a esta página para leer lo que sucedió en mi trigésimo quinto año de vida.

  • Mi habitación en marzo de 2010

    Mi habitación en marzo de 2010

    Piensa en la persona a la que vas a regalar algo: ¿Le será útil? ¿será un pequeño adorno? ¿Le cabrá en la habitación?.

    1. Si es útil, quizás lo tenga, pero a lo mejor me viene bien tenerlo repetido (siempre puedes preguntarme).
    2. Si es un adorno, no hay mas que echar un vistazo a la habitación (foto de la derecha, pulsa para ampliar) para ver que no hay muchos adornos cerca de lugares donde tengo que coger cosas continuamente.
    3. Si ves muchas cajas y trastos, comprenderás que no hay mucho espacio en la habitación para casi nada.
  • Si estás indeciso, no me regales nada. No compres algo porque tengas que comprarlo. Simplemente felicítame y háblame un rato. O si estas en persona, un abrazo basta. ¡Pero habla algo! 🙂 No te quedes mirándome esperando a ver que digo.
  • Puedes preguntarme si necesito algo, o si tengo pensado en algo que aun no haya comprado. Si recibes una contestación de algo muy caro, entonces es que no necesita nada realmente. 🙂
  • ¿Cuánto dinero vas a gastarte en ese regalo?. Si no sabes que vas a regalarme, pero tiene un presupuesto mas o menos elegido, y si preguntándome no te ha dado una idea o es desorbitado el precio del regalo, entonces puedes regalarle perfectamente el dinero que ibas a invertir. Yo lo administraré en cosas que puedan servirme o en imprevistos que puedan surgir cuando se rompa algo. Quizás no quede tan sorprendente como un detallito, pero ten por seguro que será bien usado para algo.
  • Si lo haces por compromiso, no. Tiene que salir del corazón. Sino, no regales nada, ni dinero.

En mi cumpleaños de este año, recibí distintos regalos.

Unas veces agasajos en forma de mensaje (email, redes sociales, SMS, llamadas telefónicas…, algunos sentidos otro que se ve que lo hacen porque «otro felicitó antes», y otros por compromiso sin mucha gana. Alguno hasta se le olvidó (tampoco es para tanto, hay muchas cosas que hacer en la vida como para felicitar a todos tus amigos siempre).

Aparte de los regalos intangibles, también están los tangibles, es decir los que se tocan.

Mis familiares ya no saben que regalarme, y ante la duda prefieren regalarme el dinero que iban a emplear en el regalo, en vez de comprar una mierda que o no me sirve para nada o se quedará en un cajón u armario cogiendo polvo. Así que este cumple ha sido mucho mas sencillo en ese tema. Cosa que veo lógica, hoy en día casi todos tenemos «de todo» en nuestras ajetreadas vidas.

Rosa que me regalaron a mis 35 años

Rosa que me regalaron a mis 35 años

Recibí un regalo inesperado, una rosa amarilla con muy buen gusto (pulsa sobre la imagen de la derecha para ampliar), que me regaló mi amigo Alberto (QRZ: Sierra). Que me hizo mucha ilusión, y le he sacado foto y todo. 🙂 Saber un poco de él también es un regalo, y si está bien, entonces el mejor de los regalos.

Peluche que me regalaron a mis 35 años

Peluche que me regalaron a mis 35 años

También he recibido otro peluche mas de regalo (pulsa sobre la imagen de la izquierda para ampliar). Bastante poco agraciado, el pobre. Seguramente cuando le crearon dijo: «¿Por qué yo? ¿Por qué me han tenido que hacer así? Con la buena tela que tengo…«. La persona que me lo regaló, que venía con su pareja, y con un ordenador a cuestas para reparar, está convencida que se parece a mi, y yo cada vez que lo veo digo: «¡Qué imagen mas distorsionada tienen de mi!«, además de preguntarme dónde demonios lo voy a poner.

Hoy en día, vivo en una habitación que está bien para la tarea que realizo en silencio, solo con el repliquetear del teclado, los «booo» de los ventiladores de los ordenadores, el cuchicheo de mis cascos estilo «moños de la princesa Leia» (hi Trinity!  😉 ), podéis verme una comparativa mas abajo con los cascos puestos.

Princesa Leia de Star Wars (Carrie Fisher)

Princesa Leia de Star Wars (Carrie Fisher)

Yo con mis auriculares Sony MDR 240IR

Yo con mis auriculares Sony MDR 240IR

Pero mi habitación no es grande, y cada vez que me hacen un regalo me obliga a elegir algún lugar mono donde ponerlo, no sea que se molesten porque no lo tengo puesto. Y muchas veces, muy a pesar mio, lo tengo que tener guardado, no es que lo desprecie, sino que no me cabe en un lugar visible.

En esta época de mi vida, doy importancia a las cosas que me sirven a diario para algo. Cuanto mas sencillo es todo, mucho mejor, menos esclavo eres de las cosas, en cuanto a cacharros se refiere.

Si no me sirve o es un rollo usarlo o da mas trabajo que satisfacciones, pues casi como que no interesa demasiado.

A menudo tengo cajas con otras cosas dentro, y todo bastante organizado para encontrarlo lo más rápido posible.

Si me cambian algo de lugar, después no lo encuentro rápidamente. Y cuando uno tiene tanto trasto tecnológico y está arreglando algo, necesita tener todo a mano.

Es por ello que si alguna vez piensas regalarme algo tangible, sigue estas breves notas antes de ir a lo loco a la tienda y comprar cualquier cosa.

Tómese estas notas con humor. No a la tremenda. :mrgreen:

2 comentarios

  1. Hombre, la mirada del peluche tiene un aire 🙄
    Eso de los aniversarios y los regalos realmente es un royo, primero porque no deberían ir unidos obligatoriamente, y después como bien dices tú «si es que afortunadamente tenemos de todo».
    Personalmente me quedo con un gran, suave y tíbio abrazo 😛

  2. Estaréis conmigo que cuando uno tiene «otra familia» (ver enlace adjunto:
    http://www.avalonsoftware.org/avalon/d/fot/otrafamilia.jpg
    de peluches… mas 5 que no aparecen en la foto (Nuevos «inquilinos»: Un ozito polar, y un personaje de Monstruos S.A. (el monstruito azul 🙂 ). Otro osito vestido con chandal y un gato marrón, un gatito enroscado y durmiente en una manta). Pues este un poco «harto» de recibir solo peluches que me comen el espacio vital.

    No es lo mismo tener 1 peluche, que 22, como comprenderéis. 🙂

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.