Habilidades y mentiras

Desde hace unos cuantos meses vengo experimentando diferentes emociones en mi entorno cercano de acción. Una me maravilla y otra no me gusta un pelo.

La que me maravilla es la habilidad que tienen algunos para escribir textos impersonales. Pueden contar algo, pero de tal forma que nadie se entere del motivo de ese texto, como si no fuera con ellos. Expresan acciones o emociones y como enfrentarse a la vida desde ese momento o como intentarlo.

Uno los lee y puede que te puedan dar algún consejo si estas en la misma onda, o bien puede que no te diga nada el texto. Incluso pueden leerlo los responsables de dicha acción al autor del texto que lo escribe y no enterarse de lo que leen, de tal forma que es como una crítica a esa persona pero como no se enteraran de lo que leen, uno puede criticarles con ese estilo y ni se darán cuenta.

Yo a menudo cuando cuento cosas se me nota enseguida por quien van o a quienes van dirigidas. Intento ser sincero conmigo mismo, pero últimamente también me ha pasado a veces que las palabras son mal interpretadas, se mosquea gente al leerlo, o bien no lo dicen pero te la guardan para otra vez y así poder echártelo en cara. A menudo he guardado esos textos en mi mente para no enfrentarme a esa estupidez, a una pelea que sé que no va a conducir a nada.

Mentiras y mas mentiras

Hace tiempo, comentaba con mi hermana sobre las «vidas terribles» que tiene la gente, y como esas vidas al final provocan enfermedades, también terribles. Porque aunque muchos digan que «están bien» después no lo reconocen hasta que tienen una enfermedad encima que les dice que «no están bien», y aun así tampoco, «como que no va la cosa con ellos», como que no son capaces de relacionarlo.

Todos estamos unidos, y también nuestro entorno mas directo. Lo que sentimos da forma a las cosas. Y a veces esa forma no es para bien. Si sentimos cosas malas provocamos mutaciones en nuestro propio cuerpo. Si sentimos cosas buenas podemos irradiar esa sensación no solo en nosotros mismos si no a nuestro alrededor, a las personas que mas se nos acercan.

Si toda la humanidad se diera cuenta de ese poder que ya tenemos. Si todos consiguiéramos tener pensamientos buenos o positivos, quien sabe a que nos llevaría esa unidad creativa en masa.

En mis continuas fricciones con el exterior. Aunque este metido en casa, como tantas veces he sido recriminado por otros, y a menudo envidiado por, en parte, esos mismos. He ido experimentando diferentes sensaciones, unas veces positivas y otras negativas.

A menudo me acuerdo de frases como:

“Al final todo se reduce a la lucha entre las personas egoístas y las personas altruistas.”

Todos tenemos nuestra ración de altruismo y ración de egoísmo. Y somos nosotros los que decidimos esa parte. Podemos ser muy altruistas en muchas cosas, pero en determinadas emociones o acciones, podemos ser todo lo contrario. Si uno se da cuenta tanto de uno como de lo otro, entonces esos «hilos invisibles» que nos controlan pueden ser interpretados o variados, y así nos damos cuenta a menudo de las estupideces y podemos poner un remedio.

No hace mucho escribí un texto aquí sobre ello. Sobre todas las personas que a veces me asaltan para resolver dudas. En cierto sentido, cada cierto tiempo suelo hacerlo, con la esperanza de que poco a poco se vayan dando cuenta de esa emoción que a mi me invade cuando algo acaba solucionándose, y también esa desilusión continua que últimamente me invade cuando da igual que haga algo, que al final tendré que repetirlo porque no lo apreciaron en ese momento lo suficiente.

Ya de por sí suelo ser una persona que ayuda. Siempre he pensado que igual que a mi me asaltan a menudo dudas y me gustaría encontrar a alguien que me las resolviera (no siempre es así, y a menudo las dejo en el baúl de los «algún día se realizará…»), pues igual que yo quiero eso, porque no ofrecer una solución a alguna cuestión que ellos me plantean. Generalmente con cosas relacionadas con la informática. A fin de cuentas es donde mejor me he movido durante mucho tiempo.

En estos últimos años, he descubierto que también parezco ser útil en otras facetas que nada tienen que ver con los cacharros tecnológicos. Yo soy el que mas se ha sorprendido con ello, a través de experiencias y a veces con buenos resultados. A veces el simple hecho de escuchar o estar allí alivia a determinadas personas. Aunque no aportes ninguna solución visible.

Sí, es cierto que eso es una forma de ayudar. Pero también es un peligro para el que está ahí «ayudando».

No siempre se está con la misma energía positiva o cargada al 100%. No siempre puedo ofrecer esa ayuda cuando es requerida. Y a fin de cuentas estar allí a menudo supone transferir energía a otro que quizás tiene mas necesidad de ella.

El problema es cuando tu mismo estas agotado, sin energías y sin ganas de nada. Y aun así te requieren para que sigas haciendo «el bien». Aunque no te apetezca, aunque necesites estar en silencio, en tranquilidad, o haciendo tus propias tareas, que a menudo dejas para el futuro, pues siempre tienes que estar ahí para los demás. Siempre antepones las tareas de los demás a las tuyas. Y eso tampoco es justo, es otro desequilibrio.

Por muy bueno que seas o te muestres a los demás, Al final logran agotarte, y en vez de transferir energía a otro, coges su negatividad y se quedan con tu positividad. Y eso tampoco es bueno.

No siempre nos damos cuenta de ello. Pero a veces los intercambios son muy diferentes con determinadas personas.

¿No os ha pasado a veces que estando con algunas personas o grupo, al terminar esa visita o charla estas como mas blof y el contrario se queda con la sensación de «chaaannn»?

Sin embargo cuando estas con otros diferentes, la transferencia es «chaaaann» para ambos.

Esa es la diferencia. La gente no es mala de por si, lo que pasa es que algunos somos mas compatibles con unos que con otros. Darnos cuenta tanto de nuestra interior como de nuestra fricción con el entorno exterior, nos hace ser mas humanos, podemos así poner remedio a nuestra carencias o nuestras necesidades. Y también podemos poner freno a las cosas que nos hacen daño.

Todos podemos evolucionar, a distintos niveles pero al mismo tiempo, aunque después tengamos diferentes circunstancias, cada uno las que le toque vivir. Pero no a consta de agotar a otras personas para ser nosotros los que nos sintamos bien.

Tenemos que ser nosotros los que nos demos cuenta de esas carencias que vamos buscando, y ponerle solución nosotros mismos. Pues por mucho que agotes a otros seres, si no logras restablecer tu interior, siempre necesitarás «saciarte» de aquello que vas buscando.

Pueden ser carencias «muy duras» de admitir, pero hay que enfrentarse a ellas, pues sino empezaremos a mentirnos a nosotros mismos y a sonreír por fuera, pero en realidad lo que hacemos con eso es convertirlo en algo mucho peor que acabará con nosotros.

3 comentarios

  1. Lo primero, me gusta mucho tu post, tanto que me siento bastante reflejado en el, tal vez mas de lo que piensas, ypor eso y como tienes una licencia CC, me lo llevo para darle un rulo por ahi. 🙂

    Lo segundo, y creo que es muy importante, existe gente, entre las que me encuantro que puede compartir su positividad contigo.

    Si, ya se aque algunas veces discutimos, ¿Quien no lo hace con sus amigos?. Y hace sacar lo mejor de ti… Y lo mejor de mi.

    tienes que provechar la positividad de la gente que te la ofrece para para mantener el equilibrio. Si estas mas plof que «tachan» ya sabes lo que tienes que hacer.

    Hueco siempre hay para los amigos.

  2. Una persona cercana, me ha dicho estos días : Montse, no te fies ni te esperes nada de nadia, es la mejor manera de evitar que te hagan daño las personas que tú crees «amigos»

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.