Historias de un pintor web (8ª parte)

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Mucho después de aquel trabajo por contrato, tuve otro proyecto para una inmobiliaria, querían hacer un directorio de las casas que vendían. El proyecto no tenía ni pies ni cabeza, y estuvimos meses hasta que al final decidieron despedirme, sin avisarme, como de costumbre… con lo fácil que es decir:

«No es lo que buscamos, gracias por tu tiempo.»

En lugar de eso uno se entera después de meses sin decir nada, que le han cambiado por otra empresa cuando va a visitar la página del que te contrató.

Por suerte, yo iba cobrando poco a poco, según lo que iba trabajando. Pero si el anterior tipo que he contado era un tikismikis, no os quiero ni contar lo que era esta empresa. Además había un programador con el que tenía que trabajar, conocido de mi hermana. Supongo que gracias a mi hermana conseguí otro encargo. Os podéis imaginar lo peor, un sitio que tenía que parecer señorial, aunque no dijese nada, como web de presentación tan estática y rígida que no había forma de poner nada con porcentajes de acople. A mi mas que señorial me parecía «tétrico», con decorados sacados de un libro (¡toma derechos de autor!), que me habían dado para escanear la propia empresa. Por supuesto el libro era de los típicos que son mas grandes que DIN A-4, enormes, que no caben bien en el escaner normal, y hay que hacer empalmes a las fotos. Yo me las ingenié para coger una cámara de fotos digital y hacer las fotos lo mejor que pude y así no tener que hacer empalmes que siempre se notan, y mas cuando sabes con que tipo de tikismikis de cuidado te encuentras.

6 meses de proyecto que se tiraron a la basura. Al final de todo, de las 5 maquetas principales que presenté, no eligieron ninguna, empezaron a desvariar con lo que quería el jefe, y hicimos una maqueta mas tétrica aún, os podéis imaginar: el logotipo tenía colores  azul oscuro, y en una web negra, no se veía un pimiento, llena de decorados señoriales con 3 ó 4 letras que no decían nada. La web oscura tenía que tener además el buscador de casas incrustado, con los colores que me dieron tuve que hacer diferentes formas de presentar los datos de forma oscura (en grises y similares), y también pelearme un poco con el programador porque el decía:

«Es que si lo pones así va a tardar mucho en generarse la lista.»

y yo decía:

«Pero… es que si lo pones así, el visitante no va a saber lo que tiene que pulsar.»

Son las típicas conversaciones entre programador y diseñador. Al menos había un poco mas de comunicación en este sentido, porque con el cliente todo eran problemas y nunca estaba a gusto con los cambios, siempre había algún tipo de pega o modificación que hacer.

Al final del tiempo que emplee, ¿a que no saben lo que paso? Bueno si lo saben, pasaron de mi, pero ¿a que no saben que tipo de diseño eligieron creado por otras personas? Justamente ideas que yo había presentado en una de mis primeras 5 maquetas. ¡Toma ya!

A mi me parece que tenían los servicio de otro estudio de programación web, y seguramente le habrían contado que querían hacer mejoras a su web, y todo lo que querían, les habrían hecho un presupuesto desorbitado, y estos habrían decidido para «ahorrarse unas pelillas» (aún con todo el dinero que debían de manejar…), contratar a dos pobres que hacían lo mejor que podían pero cobrando menos. Pero este no era el plan maestro, no. El plan era para que el estudio principal, al haber perdido el proyecto, se pusiera las pilas, robase algunas de las ideas que ya habíamos presentado nosotros, y les hiciera otro presupuesto mas ajustado. ¿A que mola?

Con lo ingenuo, y buena persona que he sido, al final, muchas de las personas que te encuentras, te hacen que pienses mal siempre. Es impresionante.

Ya quedan poquitos capítulos. 😉

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

2 comentarios

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.