Intentos de forzar una revolución

Mirando todos estos problemas de una forma mas general, mas alejada, en conjunto, se vislumbran muchas situaciones de hacia donde estamos siendo dirigidos y con que fin: Hartar a la población, dejar de creer en ciertos valores que han estado funcionando o mejorando con el paso del tiempo.

A medida que la gente ya no tiene nada que perder la violencia aparece, los dialogos desaparecen, la hartanza es mayor, los conflictos se disparan o incluso se provocan deliberadamente, como pequeñas chispas sobre la lumbre, hasta que se produce la gran llamarada y arrasa con todo.

Y cada vez se ven mas claramente las intenciones de esa «llamarada forzada», que a fin de cuentas es quitar de en medio gente, para que los pocos que siguen ahí, amasando millones y poderes, estúpidos en su mayoria, sigan estando ahí.

Si conseguimos mantener la calma y no sucumbir a la violencia que quieren hacer explotar deliberadamente, si conseguimos salvar valores que dejamos atrás en pos de otro que nos solucione la papeleta sin pensar —a riesgo de aprovecharse de nosotros—, si conseguimos la verdadera unidad colaborativa hacia la luz, habrá una esperanza.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.