Malos modales

Hace relativamente pocos años tuve algunos problemas en mi blog con personas que comentaban cosas que pensaba o me sucedían. En aquel tiempo, decidí dejar todo abierto a que los demás pudieran expresarse libremente, podían seguir opinando y yo seguir expresando mis comentarios en contestación. Creí que con ello las tonterías se disiparían, tendríamos un debate abierto y la gente se sabría comportar como debe. No habiendo «censura» podrían explicar sus ideas y rebatirlas de la misma forma. Pero algunos se enzarzaron en discusiones, y me jorobó mucho en esa época.

Pensaba que hablando se entiende la gente, pero cuando ya empiezan a insultarse unos a otros, las conversaciones pierden el interés de esos diferentes puntos de vista que enriquecen los comentarios y ya no sirven para nada. Y al final todo quedó en un ambiente rancio, raro y todos enfadados inútilmente por una conversación.

En los foros de El Amiga me Encanta emplee el mismo sistema. Intentar que todo el mundo comentase abiertamente y perfectamente su punto de vista, sin limitaciones. Hasta que, hace pocos meses llegó alguien que además de comentar de diferente forma, se empezó a meter e insultar de mala manera. Fue entonces cuando después de algunas quejas por parte de otros usuarios, tuve que decidir que hacer con esto. Y al final creé unas normas de conducta para los foros, que me parecen algo restrictivas, pero lo tuve que hacer para un buen funcionamiento y ambiente agradable en dicho foro.

Ahora ha pasado algo similar en alguna de mis cuentas de redes sociales. Pensé que esto estaba ya aclarado. Se puede opinar, pero lo que no se puede es tener mala educación hacia otros. Y hace poco que me lo han vuelto a recordar alguien que quiero mucho.

Muy a pesar mio, voy a tener que empezar a filtrar gilipolleces. Podéis seguir comentando y tener opiniones diferentes, lo que no está permitido es simple y llanamente meteros con otras personas que me conocen y que no os han hecho nada. Si no os gustan mis opiniones, pues tendréis dos opciones:

  • Hablar con educación y rebatirmelas, pero decídmelo a mi a la cara, y no con subterfugios y despreciando a otros que opinan diferente a vosotros. (Puedo equivocarme y no ser perfecto).
  • O bien largaros a otra parte a seguir vociferando como perro rabioso sin bozal, porque yo ya no estoy dispuesto a aguantar esto.

La comunicación sirve para hablar, para relacionarse, para intercambiar ideas, en definitiva para evolucionar en conjunto. Puede que algunos piensen que yo no me relaciono o no me comunico. Que estoy tirando mi vida por el sumidero de la desgracia. Pero quien de verdad me conoce sabrá perfectamente como soy, lo que digo y la sinceridad que tengo. Y mis actos hacia los demás dicen mucho mas de mi que un millar de palabras que pueda escribir aquí.