¿Me cambio de Windows?

Una de las preguntas que me están haciendo últimamente, es si «les conviene o no» cambiarse de sistema operativo. También me aconsejan que yo mismo me cambie a otro sistema del que uso actualmente. «¡Hay que estar al día!» …me dicen.

La verdad es que poca gente considera una decisión de un sistema operativo, y solo lo hacen movidos por una opinión en concreto del gurú de turno, sin calibrar las consecuencias de tal decisión.

Preguntado recientemente:
«Estoy usando XP, ¿tu cuál tienes? ¿El 7? ¿Me lo recomiendas?»

Dejándolo caer hace unas semanas:
«Ya es hora que de que pases a otro sistema operativo mas moderno que el 7… ¿no crees…?«

La decisión por la que opté por usar otro sistema operativo, tiene que ver por cómo iba a ampliar y mejorar los recursos de mi ordenador. Depende de para que uses y que recursos (ampliaciones y mejoras) tengas o planees hacer en el tiempo.

¿Para qué usas el ordenador?

Muchas veces pregunto esto, pero la gente me responde que para poca cosa: navegar, ver una peli, jugar a algún juego normalito, hablar con los amigos, algún trabajo en casa de diseño (retocar fotos, escribir cartas o documentos, imprimir un fanzine, etc). Ahora piensa a lo grande. Aúna todas esas tareas, piensa que los sistemas actuales sirven para hacer varias tareas. De hecho hacen varias tareas aunque tu solo estés «dedicada a una en concreto«. Por debajo los ordenadores mantienen multitud de procesos. Dependiendo de las características podrás o no realizar todos ellos con un desempeño sin incidentes: lentitudes, trompicones, problemas con los programas, etc.

Piensa que te hace falta determinadas cosas, las mínimas para sentir seguridad y al mismo tiempo aquellas herramientas que necesites para realizar un trabajo que te propongas con el ordenador.

Suelen recomendar un sistema operativo, actualizado a ser posible, con unas aplicaciones base que te permita moverte por él, los elementos adecuados que utilices para tu comunicación con el ordenador (periféricos de entrada y de salida). una seguridad extra si pasas mucho tiempo conectado a Internet, y las aplicaciones y ampliaciones que necesites para tu tarea en específico.

¿32 ó 64 bits?

Esta pregunta suele ser a menudo ignorada. Se está imponiendo utilizar sistemas de 64 bits, que permiten tener ordenadores mas potentes y mas aplicaciones que aprovechen eso. Pero tienes que tener dos cosas en cuenta: ¿Cuanta memoria RAM tiene tu ordenador? y ¿tienes todo preparado para ello?

  • Si tu ordenador no tiene 4 Gb o mas RAM, usa 32 bits.
  • Si tu ordenador tiene 4 Gb o mas memoria RAM (o planeas poner mas memoria), pon 64 bits.

Esto es lo principal.

Con 32 bits, los ordenadores con Windows solo pueden manejar unos 3,5 Gb de RAM. Aunque tengas 4 Gb instalados, se te recortará el tamaño de la memoria que puede manejar en 32 bits. Algunos sistemas operativo alternativos (por ejemplo, distribuciones Linux) pueden manejar mejor la memoria RAM en 32 bits.

Con 64 bits, podrás usas 4 Gb o mas memoria (el tope de lo que permita tu placa base, mira la documentación sobre esto en el fabricante de la placa).

Si tu ordenador tiene controladores y programas solo preparados para 32 bits y los pones en 64 bits tendrás algunos problemas, pero podrás manejar adecuadamente el ordenador.

Es mejor que el sistema, los controladores y los programas estén preparados para 64 bits. En la practica, actualmente no se da este caso. Muchas veces encontrarás controladores que dicen: «compatible 32 bits y 64 bits«, que a menudo quiere decir: «solo es un controlador de 32 bits, pero se puede usar en 64 bits«. La limitación de ésto es que en determinadas tareas no podrás utilizar bien trabajos que requieran mucha memoria. Por suerte muchos sistemas operativos utilizan la «memoria virtual», que si bien no es igual de rápida que la memoria física del ordenador (la RAM), podrás realizar estos trabajos adecuadamente.

Con los programas ocurre algo similar. Aquellos que sean de 32 bits, tendrán limitada el uso de la memoria del ordenador. Si el programa está bien hecho debería funcionar en 64 bits (no todos lo hacen, cuidado). Con la desventaja de que no podrás realizar trabajos que aprovechen toda la memoria de tu ordenador. Esto no suele afectar mucho por ejemplo a un teclado, un ratón, una WebCam normalita, o unos cascos/auriculares con micrófono. Pero con programas tipo retoque fotográfico y utilizar máxima calidad al escanear una foto, por ejemplo, notarás pequeños problemas que harán descender tu productividad. Al final te plantearás el cambio del aparato o el programa a uno que se comporte mejor.

¿Qué versión de Windows emplear?

2000, XP, 7, 8, 8.1 … son los sistemas mas utilizados. Aun hay gente que utiliza por ahí versiones anteriores. ¿Por qué? Quizás porque la tarea que están realizando unida al ordenador que utilizan les vale.

Es innegable que un sistema operativo actual estará mas preparado para utilizar componentes mas modernos. Pero si tu ordenador está hecho a piezas y no son muy actuales, a lo mejor no te compensa usar el mejor sistema operativo. Lo mismo ocurre con los programas. Si manejas perfectamente un o varios programa, y para el trabajo que desempeñas no necesitas mas cosas, no hagas el cambio porque te lo recomienda alguien. Piensa que eso se traduce después en quebraderos de cabeza, pues tendrás que aprender otra vez procesos que ya sabías hacer al dedillo, y que ahora de pronto te cambian de sitio los menús, te ponen otros iconos o apariencia a la aplicación, te cambian las condiciones de tus aparatos (que incluso ya conocías de que pie cojeaban y como evitar ese problema), y tendrás que adaptarte a la nueva moda.

¿Tienes alguna carencia en tu uso habitual del ordenador?
¿Te has encaprichado de alguna mejora que no puedes suplir en tus programas?
¿El programa que quieres utilizar maneja un sistema operativo superior?
Entonces plantéatelo así:

«Si necesitas imperiosamente eso, entonces sí, ve a por ello.
Sino, buena gana de perder el tiempo.«

Aun así no me decido… ¿qué debo usar?

Una forma de decidirse sin cambiar lo que tienes es utilizar un Virtualizador. Estos programas permiten utilizar otros sistemas operativos dentro de tu configuración actual. No podrás apreciar todo lo que conlleva ese cambio, pero si los puntos mas esenciales, que son el manejo principalmente.

Te recomiendo que mires el VirtualBox, que permite manejar muchísimos sistemas operativos, y podrás utilizarlo en muchas plataformas: Windows, Mac, Linux, etc. Necesitarás el sistema operativo que pretendes Virtualizar para poderlo instalar dentro él.

Con el Virtualizador, darás unas características a tu ordenador virtual (dentro de tu máquina, y dependiendo de los recursos que tenga ésta, podrás dar mas o menos cosas). Una vez creada esa máquina, la pones a funcionar. Mediante sus opciones podrás meter el sistema operativo, instalarlo, y manejarlo. Esto te permitirá poner los programas que usas o los que quieras probar y decidir en consecuencia.

Técnicas avanzadas

Para aquellos que quieren probar la potencia real de su ordenador en otros sistemas operativos, les recomiendo que instalen un sistema de discos duros extraíbles. Así podrás extraer (con el ordenador apagado) el disco duro de tu sistema operativo, poner otro vacío, e instalar el sistema operativo que precisas.

Con este sistema podrás apreciar la experiencia de forma completa. Con todos los aparatos, todas las ampliaciones reales, los problemas con los que se van a encontrar, y los programas que pretenden utilizar. Todo in-situ, con una mínima inversión, y mínimos dolores de cabeza.

Una vez tienes el aparato de discos duros extraíbles, ya solo será tener varios discos duros para las pruebas, los sistemas operativos que vas a probar, y sus controladores apropiados para tu ordenador y compatibles con dicho sistema, mas los programas en la versión mejorada para dicho sistema que quieres manejar.

  • La ventaja: podrán seguir utilizando tu sistema operativo actual sin rotura de éste, y podrás experimentar los nuevos en otros discos.
  • La desventaja: requerirás varias licencias de sistema operativo y programas que utilices, pudiendo duplicar gastos adicionales. Pero lo mismo ocurre con los virtualizadores, necesitará licencias y programas completos o en versión Trial.

Tener el criterio adecuado

No te dejes impresionar por las comparaciones y consejos de los demás. Pruébalo tu mismo. No tienes que dar explicaciones a nadie. Si no te gusta, podrás acercarte siempre que quieras, pero con tu propio criterio.

Elige lo que te ayuda y necesitas. Pero no lo que te imponen. Puedes tener que manejar algo «por cojones«, pero después tu mismo lo personalizarás para que te resulte más cómodo.

Seguramente, muchos estén utilizando un sistema operativo en el trabajo, que no puedan cambiar por gusto. Tienen dos opciones:

  1. Usar el mismo sistema en su casa para adecuarse a las tareas que hacen en el trabajo
  2. O bien utilizar otro diferente que les guste mas.

Incluso con lo propuesto en este artículo, en la parte de Virtualizar o en «Técnicas avanzadas», podrán hacer ambas cosas.

Mi propia experiencia

Llevo manejando ordenadores durante mucho tiempo. He pasado por varias épocas, y he tenido la suerte de utilizar varios ordenadores y varios sistemas operativos. Actualmente no tengo tantas ganas como me gustaría de utilizar o probar mas cosas, pues la vida (en contra de lo que todo el mundo dice) también se disfruta de otras formas, aparte de estar sentado todo el día delante del ordenador haciendo pruebas.

Sé lo que supone cambiar de sistema operativo. No solo es instalarlo y ya. Es buscar información cuando un problema te surge, a veces en otros idiomas que no comprendes. A veces das con el fallo mas problemático, que también le ocurre a otras personas. Unos lo solucionan de una forma, otros directamente cambian el componente o el programa y lo solucionan así (no todo el mundo se puede permitir esto). Se que hay que buscar controladores y programas adecuados que se complementen con el sistema operativo, para que funcionen todos en conjunto. Se que eso se traduce en tiempo perdido, aprendiendo nuevas cosas, peleando con otras, preguntando o a veces interpolando diferentes datos que te llegan por diferentes vías de comunicación.

Por regla general, la gente se compra un ordenador, y les viene un sistema pre-instalado. Lo utilizan mínimamente. A menudo se cansan de ese ordenador (les va lento, o no les sirve ya). Pero no se plantean cambiar el programa por otro adicional, que haga prácticamente lo mismo, pero aprovechando el ordenador. Directamente tiran el ordenador y se compran otro nuevo. Es la cultura del: «compre, compre, compre«.

A menudo hay gente que está a la última, poniendo la ultimísima versión del programa, porque «es lo mejor«, pero a menudo esos programas no siempre son los mejores. Cuantas veces no me habrán dicho: «ayúdame a instalar esto, esto y esto» (programas de renombre). Cuando intentas un atisbo de aconsejarles un cambio, te dicen directamente: «no, eso no, que es raro, no lo conozco, no lo usa todo el mundo«. Sin embargo, yo busco esas alternativas, que a menudo se traducen en tiempo perdido hasta que hallas la adecuada que te gusta. A veces he tenido que hacer comparativos de varios productos similares para decidir cual adoptar para un grupo reducido de usuarios o incluso para mi propio uso. En otras ocasiones dices: «¿Por qué esto va tan lento cuando tal versión iba mejor?«, y te planteas el cambio o la utilización de una versión no tan potente, porque para tu uso continuado te resulta mas útil.

La gente no comprende que al cambiar de sistema operativo, tus rutinas, que haces tan rápido, y por las que muchos se sorprenden de esa rapidez, también tienen que ser adaptadas. Si no estás a gusto con las herramientas que utilizas, tiendes a buscar otras que te proporcionen esa comodidad con la que te permita desarrollar dichas tareas. Me dicen: «que me estanco en el pasado por ello, y que con ello no permito evolución«, que si fuera por mi seguiríamos: «usando 320×256 pixeles, 32 colores, ratón de 2 botones en una pantalla de 14″ de tubo de rayos católicos«. Claro que permito evolución, solo que controlada. Si me van a cambiar los planes «por que sí«, haciendo que mi trabajo sea mas lento y peor. Pues claro que me quejo. Porque no entiendo por qué tengo que innovar tan lentamente. Que tengamos que poner un programa que va mas lento, que te obligue a ampliar para que vaya igual de rápido, que ya ibas sin tener que poner ese programa, es la locura mayor del siglo. Si viera mejora en los programas, es decir, optimización en éstos para que funcionen en lo que ya tienes, entonces sí. Pero tener que cambiar porque: «ahora hay que cambiar» o «porque lo digo yo, y si con ello me llevo por delante a éste, mejor«. Eso si que no. Por ahí no paso.

Con todo esto lo que quiero expresar es que tengas la valentía de tener tus opiniones. Que no necesitas seguir a la masa conjunta. Que si tu trabajo o tareas con el ordenador son las que les pides, no necesitas un cambio. Pero si tienes carencias de algún tipo, entonces plantéatelo, pero controladamente. Puedes encontrarte con un mazazo si lo haces a lo bestia, y créeme, vas a perder mucho mas tiempo que si lo hubieras hecho con paciencia.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.