Mejorando las prestaciones del equipo

Actualmente estoy bastante contento con el equipo que tengo, no da muchos problemas, y puedo hacer relativas pruebas con sistemas operativos.

Aparte, ahora con los virtualizadores también puedo meter mano a pruebas con menos requisitos sin temor a cargarme  irremediablemente o jorobar algún componente de mi actual configuración.

Pero como en todo, a veces uno tiene pequeñas incidencias con las que no está “muy a gusto” o pequeñas deficiencias que intenta subsanar.

Estos días he pensado en la posibilidad de ampliar “algunos componentes” de mi ordenador PC actual. Los que leéis habitualmente el blog, sabéis la de problemas que antaño he sufrido con las “ampliaciones” y algunos que otros fallos raros que fueron surgiendo por el camino, mejoras adicionales, cambios de componentes, etc.

Actualmente para lo que empleo el ordenador, no necesito mucha potencia de cálculo, mi actual Core2Duo E6400 aunque no es de lo mas veloz, se defiende bastante bien con lo que le pido. Hay cosas que tardan, como todo (sobre todo cuando hago compresiones de formatos raros de vídeo que me pasan a otros formatos, etc) pero voy tirando perfectamente, además en las esperas siempre puedo coger el Mac Mini de “al lado” y hacer otras cosas mientras hago trabajar duro al PC. 😉

Aun así, he pensado varias veces en la posibilidad de poner un Core2Quad. Mi placa base actual los admite, he estado curioseando los modelos y parece que los admite casi todos los que “aun quedan en el mercado” para comprar.

Actualmente estamos en la nueva generación de procesadores de Intel, llamados i3/i5/i7/i9, con una jauría de socket (huecos de procesador) impresionante. No planeo un cambio significativo de placa otra vez con todos los componentes. Pero si podría plantearme un cambio de procesador. Lo único, como de costumbre, mirar que sirva para las pruebas que del hackintosh dichoso. –Aunque tengo un poco abandonadas

Otro de los cambios que me he planteado es una ampliación de memoria, estoy usando DDR2 y actualmente esta de moda la DDR3 con sus diferentes variantes. Por lo que la memoria DDR2 esta “relativamente barata” para comprar.

Mi configuración actual tiene 4 Gb (usando todas las bancadas, tiene 4 y van a pares), que no está nada mal, si no fuera porque aun estoy usando el XP de 32 bits como sistema operativo principal, por lo que se me queda en unos 3.25 Gb rapaditos, y los demás sin uso.

Mi placa admite hasta 16 Gb, según las especificaciones. Lo que tampoco está nada mal, si no fuera porque los kit de esa capacidad se me disparan de precio. Había pensado en un intermedio, que no sería ni muy barato ni demasiado caro. Pero claro, este cambio de memoria, ya estaría destinado también a cambiar forzosamente los sistemas operativos de 32 bits a 64 bits, con lo que el XP pasaría a ser usado (si lo tuviera que usar) mediante virualizadores para pruebas (cosa que por otra parte ya uso para determinadas pruebas). Y pasaríamos a usar sistemas de 64 bits, tanto Windows, distribuciones Linux y el Hackintosh. Con las pruebas que he hecho de estos dos últimos no hay problemas, porque puse versiones de esa capacidad en su día, pero con el Windows tendría que migrar a un Windows 7 (comprar licencia y mas…) con lo que la cosa se pone algo mas “carilla”.

Aparte de eso, planeaba unas ampliaciones “mas modestas” de algunos componentes. Hace tiempo que voy buscando una controladora eSATA que sea compatible con OSX (es decir que tenga drivers), porque la actual, que estoy usando (nada menos que un modelo de Adaptec) no tiene soporte para el Mac oficialmente (ni oficiosamente). Por lo que los discos duros externos (generalmente los que uso para copias de seguridad y guardar datos), no se montan cuando se conectan en determinados sistemas operativos. He encontrado una de Lacie, que si bien no es de las mejores, se asemeja a lo que voy buscando (soporte para todos los sistemas operativos que uso), aunque Lacie no es precisamente una marca “barata” pero al menos tendría esa seguridad de acceso a esos datos sin tener que hacer cambios de cables estrambóticos cada vez que pongo uno u otro sistema operativo.

A la actual controladora tengo conectados 2 periféricos, un disco duro que empleo para mis copias del sistema operativo mas usado actual (sí, el Windows XP 32 bits,  datos asociados), además de otros contenidos. Y un Dock de doble puerto eSATA, que tengo uno de los huecos conectados a la placa en su conector eSATA y otro en la controladora Adaptec.

¿Y porque esta conexión tan rara de eSATA’s? Bueno, después de cambiar la placa base de Asus a Gigabyte, descubrí una pequeña deficiencia, y es que desde la BIOS no se pueden seleccionar bien los discos duros, sobre todo los que dependan de USB, de eSATA, etc. Solo puedes elegir dispositivos genéricos, sin saber si tienen o no conexión o a que unidad exactamente. Es un poco lioso de explicar pero una chorrada si tienes mas de 2 sistemas operativos para toquetear.

Sobre esto de los eSata’s y SATA hablaré un poco mas abajo.

Aparte también tengo otra ampliación pendiente. Y es que me gustaría probar el USB3.0. pero la principal razón por la que aun no había pillado una controladora para este nuevo conector USB azulito de mayor velocidad, es porque aun no existían Hub internos para poner los conectores mas a mano (por delante) de la torre. Cuando tienes “posibilidad de conectar algunas cosas” pero están por detrás, te fastidia mucho, sobre todo cuando eres un usuario de muchos cachivaches y tienes una maraña indescifrable de cables y conexiones raras por detrás de cada equipo, que tienes que tener hasta una linterna y hacer expediciones habituales por detrás de los ordenas para saber donde va cada conector.

A menudo intentas poner la mayoría de estos por delante de una forma mas cómoda, mediante paneles frontales, conexiones que ya lleve la torre, etc.

Pues por fin, después de mas de 6 meses de búsqueda, he encontrado la posibilidad de comprar uno relativamente barato, que es posible que compre dentro de nada junto con la controladora que había elegido, también compatible y con controladores de Mac, y lo mejor de todo es que saldrá “mas o menos” por el precio de lo que cuesta un solo componente de los dos que voy a comprar (controladora + hub interno) que es mas o menos lo que cuestan ambos tanto en tiendas de España como de Europa, incluso en tiendas de Estados Unidos donde había pillado primeramente estos hub’s.

Estos son los cambios a grandes rasgos que me he planteado. Los prioritarios, los de las controladoras eSATA y USB 3.0. Uno por necesidad y otro por capricho podríamos decir.

Los que aun tengo que pensar mas son los de memoria y procesador.

La memoria sería mas viable cambiarla. Pero el procesador me da una pereza terrible. Ya sabeis el monstruo de disipador que le metí actualmente a mi ordenador, y como me las tuve que ingeniar para poder meterlo en la torre, y la que hay que hacer para sacarlo de ahí… que supone casi desmontar medio ordenador para acceder a la placa y desmontar ese disipador para poder quitarlo de la placa y sustituirlo por el nuevo.

Por contra me preocupa también el calor (ya sabéis los veranos que suelo tener) y las temperaturas a las que se me pone el “bicho”, teniendo que abrir a menudo la tapa en verano para que respire o teniendo que apagar el ordenador con mas frecuencia.

Y aunque en menos medida también he visto que los Core2Quad, al menos los modelos que he encontrado para comprar, consumen mas potencia, de los 65W que consume el mio, se pondría en 95W, tendré que mirar si mi actual configuración de fuente con sus componentes admite eso, no sea que se me vaya abajo la fuente, se estropee o bien tenga que sustituirla por otra nueva.

Bueno, y ya lo último. Mientras encontré el nuevo Hub USB 3.0 interno, encontré también un aparato cuanto menos interesante, otro capricho podríamos decir, pero que podría solucionar ese problemilla que tengo de “cambiar sistemas operativos” mediante el Dock conectado por eSATA.

El cacharrin es un Rack de discos duros conectados internamente a los SATA. con hueco para 2 discos duros de 2,5″ que se pueden cambiar por delante de la torre. Un cacharro muy interesante.

Hace tiempo pensé que tener cada disco por separado para cada sistema operativo podría ser interesante, el problema que me surgió principalmente era del ruido generado y del calor que todo eso producía. Actualmente en el ordenador solo tengo 2 discos duros, uno con 3 particiones: el sistema Windows + otra de datos de mi trabajo (webs y documentos) y una de descarga (para centralizar todo lo que bajo de Internet por diferentes programas) y otro con los datos gordos, podríamos llamar (vídeos, música, otros ficheros, el almacén interno vamos).

Para los sistemas operativos opcionales los conectaba por eSATA al DOCK, y seleccionaba en la BIOS determinadas opciones para reconocerlos y arrancar desde ahí.

La posibilidad que se me plantea con este cacharrin, que es en vez de tener discos duros internos podría tenerlos “como cartuchos”.

A medida que he hecho pruebas de varios sistemas operativos en el mismo ordenador, me he dado cuenta que muchas veces se pelean unos con otros. Sobre todo cuando tienes configuraciones tipo “dual-boot” (un menú para seleccionar el sistema operativo) Si se te ocurra poner la ultimisima versión de Windows, tiene la manía de cargarse el arranque de cualquier otro sistema operativo, en especial los de Linux. Si pones un Hackintosh, lo mismo, cambia a su arranque por defecto aunque este “no se carga demasiado esto”. El único que respeta un poco mas los arranques, aunque lo sustituye por el suyo si tienes varios, es las distribuciones Linux, al menos las mas conocidas (que seguro que habrá de todo). Motivo por el cual decidí después de muchas peleas absurdas que cada sistema estuviera en su disco duro para él.

Los problemas se multiplican cuando uno es usuario y al mismo tiempo “cacharreador”. Ya que a menudo tienes datos que no quieres perder. Como usuario con muchos años con Windows, he ido perdiendo datos –cada vez menos por ser “un poco mas cuidadoso”– pero a medida que pasa ese tiempo, tiendes a “sacar” los datos de cualquier sistema operativo y tenerlo en cierta medida fuera. Aunque ahora los sistemas operativos hayan hecho una parte de programas y otra de datos, en su mayoría, uno intenta sacarlos mas fuera aun, si es posible en una partición dedicada, o bien si no, en un disco duro externo.

Mi configuración actual el primer disco duro, tiene como dije 3 particiones, 1 para el sistema, y 2 mas para datos, y de esa forma mas o menos me apaño.

Con el “nuevo juguete” tendría la posibilidad mas externalizada aun, o con mayor seguridad (hasta cierto punto, seguro que le saco alguna pega 😉 ). Que seria tener uno de los rack con diferentes cartuchos, y otro con datos, es decir habría 3 discos duros, pero 2 de ellos para datos dedicados, y un tercero que se cambiaría al “cartucho” que requisiera.

Hoy en día los discos duros de 2,5″ están relativamente baratos, y como serían para sistemas operativos y programas solamente, sin datos “importantes o generados” uno necesitaría menos capacidad, ya que los demás estarían “al lado” con esos datos.

Además estando conectado al SATA de la placa, en vez de al eSATA, la cosa podría ir mejor para seleccionarlo en la BIOS al darle al interruptor de encendido, o incluso solo cambiar el cartucho y encender.

Y después de esta disertación tan larga… si queda alguien por ahí vivo… ¿alguno ha probado los rack intercambiables de este tipo? ¿experiencias? ¿cosas buenas? ¿cosas malas? iluminadme con vuestros consejos, antes de que haga locuras irresponsablemente 😈

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.