Mi experiencia actualizando un equipo antiguo

Hace unos días me enfrenté con lo que en esta época se ha llamado «el ocaso del XP» o casi. Llevan anunciando tanto «el fin de soporte» que ya casi no nos lo creíamos. Como cuando nos decían esos bulos de Hotmail va a desaparecer (no desapareció, lo cambiaron de nombre al final 🙄 ) o se va a convertir de pago.

El caso es que por fin, no sin antes avisarnos, «cuan pastorcillos del cuento del lobo», que vamos a ser todos devorados por los problemas de seguridad y virus. Lo que viene a demostrarnos, que no es que Microsoft sea un alma de la caridad, sino que sus productos son coladeros de agujeros tipo queso Emmental (la expresión popular es «con mas agujeros que un queso de Gruyere«). Pero eso no viene al caso. «Yo he venido aquí a contar mi experiencia.» :mrgreen:

Con motivo de cambiar el equipo a mi padre por uno mas eficiente, grande en prestaciones y pequeño en espacio (un ordenador que ya tenía, pero que acondicioné para que lo usase mi padre convenientemente), nos quedó un ordenador de torre libre. Y he aquí los experimentos.

Para poneros en antecedentes pondré las especificaciones básicas del aparato:

Todo esto funcionaba en un Windows XP de 32 bits, con Service Pack 3, con máximas actualizaciones, antivirus y cortafuegos, y los programas que usaba mi padre.

Pues bien. Después de sacarle los datos al ordenador. Decidí hacer un par de pruebas sobre actualizaciones.

Lo primero busqué los controladores de hardware para Windows 7. No estaba muy seguro de tener las mínimas características posibles. Pero tampoco sirvió de mucho saberlo. Algunos controladores ya estaban preparados para ese sistema, y otros habían dejado de tener soporte de sistemas posteriores a XP, en especial los drivers de la placa y los de la tarjeta gráfica.

Aun así me aventuré a instalar un Windows 7. Creí que con el poco disco duro y las especificaciones mínimas del equipo no iba a poder, pero lo cierto es que se instaló bastante bien. A su ritmo pero se instaló.

Me dejó casi todo reconocido, aunque no probé exhaustivamente el rendimiento de los conectores USB 2.0 y Firewire. Ni la tarjeta de TV.

Estuve intentando meter los controladores de vídeo y aceleración 3D para la tarjeta gráfica. En la web de Nvidia lo máximo que sacaron para dicha tarjeta (que cuando la compré era considerada casi «gama media») era para una versión de Windows Vista RC2 (Real Candidate 2). Total que tampoco decían que fuera muy bueno el controlador. Lo mas actual que había era para XP. Los controladores oficiales (ya que es una tarjeta de MSI) solo estaban para XP y mucho mas antiguos. De hecho yo usaba una versión un poco mas antigua, ya que se comportaba mejor con los componentes y software que usaba. En eso perdí buen tiempo, pues con ningún truco conseguí instalar los controladores de vídeo para sacarle mas partido a la resolución de pantalla (que era enorme en un monitor de 27″), ni tenía aceleración 3D, ni podía hacer mucho mas que lo que dejaba la configuración de VGA genérica que me detectó.

Intenté permutar truquilos, engañar al software, instalar unos u otros controladores, mirar algunos tutoriales por YouTube. Descargar versiones de controladores de dudosos lugares. Intentar poner software que te busca controladores por Internet y te los actualiza. Incluso permuté la salida de vídeo (pues es una tarjeta con DVI y VGA al tiempo, usé los adaptadores que venían con la tarjeta. Actualmente no tengo monitor solo con DVI como cuando compré dicha tarjeta). No hubo caso. No quería funcionar, y al final siempre acababa teniendo que retroceder sobre mis pasos, alguna vez en modo a prueba de fallos, para quitar el desaguisado que había montado con los controladores.

Después de eso. Aunque el equipo no iba «lento», y no se había gastado todo el disco duro con él. Decidí hacer otros experimentos, pues no lo iba a dejar así, mas que nada porque quería sacarle el máximo partido, y además no era para mi (como de costumbre, lo iba a donar a otra persona).

Decidí intentar meter un Ubuntu. Pero antes me informé sobre las tarjetas mas específicas del equipo, en concreto la de TV y la combo de conectores USB 2.0 y Firewire. Los fabricante original de ambas no son muy prolíficos a realizar controladores para otros sistemas operativos que no sean Windows. Así que tenía que buscar documentación de personas que ya se habían enfrentado con el problema.

Encontré algunos artículos interesantes, que decía que si se podía usar, con determinado software, controladores y haciendo unos cuantos añadidos a la configuración. Algunos lo explicaban al detalle. Pero siempre enfrentándose a su configuración (que difería de la mía y de mi versión del sistema que puse). También tengo que decir que otros tenían muchos problemas para poder sintonizar los canales o bien encontrar la tarjeta desde el programa.

Elegí la versión LTS mas actual: 12.04 (lástima, llega a ser unos días después y pillo la nueva), en 32 bits. Debo decir que la instalación fue como la seda. Incluso elegí un par de cosas que normalmente no ponía: «Instalar software de terceros» para reproducir ciertos archivos, y «Descargar actualizaciones mientras se instala«, cosa que me sorprendió mucho y hasta cierto punto veo lógico, así no tienes que instalar y actualizar medio sistema después, como cuando ocurre con Windows (que casi lo instalas dos o mas veces con sus actualizaciones).

Me detectó casi todo. Y solo tuve pequeños problemas cuando intentaba actualizar el controlador de vídeo privativo de Nvidia. Instaló una versión anterior, y tuve que activar la mas moderna yo mismo. Todo lo demás parecía que no había tenido problemas al detectarlo, o al menos no se había quejado.

Debo decir que la instalación final ocupo 4.4 Gb, mucho menos incluso que en otros sistemas operativos actualizados al máximo (por ejemplo el Windows XP con Service Pack 3 y con todas sus actualizaciones y solo los controladores, ese rondaba la friolera de 10,5 Gb mas o menos).

Pero si es cierto que empleé el máximo tiempo intentando poner en marcha la tarjeta de TV. Las explicaciones eran sencillas, y muchas de ellas se basan en «ponga esta línea como la escribo«. El problema es que algunos programas que recomiendan poner no los encontraba por Internet (problemas de repositorios, algo que debería tener en cuenta Ubuntu y actualizar o avisar para actualizar dicha opción convenientemente). Otros no dejaba instalarlos o habían cambiado de nombre con respecto a la versión de Ubuntu que manejaba y la que se explicaba en las instrucciones que encontré.

Después estaba el problema de reconocer la tarjeta. Aunque ponía las instrucciones como las encontré, y parecía enterarse del proceso, lo cierto es que después el software recomendado no se enteraba, pues algunos componentes o bien no lograba encontrarlos o bien me decía que algún archivo ya estaba en uso de otro componente, y que aun no encontrando o teniendo la versión antigua, no iba a suplantarlo porque era una versión mas moderna y mas estable la que tenía. No voy a poner los mensajes exacto de problema, pues cada uno se encontrará con fallos similares y además no los apunté con la exactitud adecuada.

El equipo funcionaba perfecto, y salvo lo de la tarjeta de TV, lo demás parecía ir bastante bien. Solo tuve que actualizar el controlador de vídeo, poner las últimas actualizaciones y lo demás iba como la seda.

Cierto es que en el transcurso de la búsqueda de información adicional de la tarjeta de TV, me surgieron algunos problemas añadidos o derivados. Uno que en un momento me detectó el disco duro con algún fallo. Busqué un tutorial para poder escanear discos duros en uso, y al final encontré uno que decía que bajo una versión LiveCD (pruebe antes de instalar) de Ubuntu, se puede corregir. El problema parecía sencillo de solución. Pero me topé con otra cosa que nada tenia que ver, y es que cuando iniciaba en modo LiveCD de prueba de Ubuntu, al final la tarjeta de vídeo se me quedaba «chosca» y no podía acceder a usar la versión de prueba, para escanear el disco duro.

Encontré el truco de como se accedían a las opciones de Ubuntu para arrancar de un modo personal. Pues en versiones anteriores aparecían directas, y ahora solo aparecía un extraño gurruño con pinta de teclado y un logotipo de Ubuntu., que a no ser que ya sepas que es eso de «que pulse una tecla para acceder a las opciones de arranque«, pasa totalmente desapercibido por un principiante.

Después de eso no hubo problema, pero llegué a pensar que era problema físico de la grabación del disco. Que en modo instalación funcionaba bien el disco, pero en modo LiveCD, por la ubicación de los sectores grabados, podría ser un problema. Y me bajé varias versiones de Ubuntu, desde la 12.4-4 (por si era un problema corregido mas tarde) hasta la 13.4, y tenia versiones anteriores también para utilizar.

Al final detecté el disco duro, y me dijo que estaba perfecto. Genial, varias horas perdidas en buscar documentación, aprender a usarla, para que después me diga que no hay caso, que no hay problema. Y de hecho ya no se volvió a quejar. O bien lo corrigió durante la marcha de los reinicios, o bien me tomó el pelo para que buscase mas información de Ubuntu (la vieja treta, aprenda sin darse cuenta… 🙄 ).

También me topé con cierta lentitud de ejecución de aplicaciones. Pero también es cierto que no es un equipo moderno, y aunque tiene cierta lentitud, si es cierto que yo lo notaba mucho mas lento de lo normal. Pero algunas cosas mejoraron después de algunas actualizaciones que aplicó el sistema.

Seguramente, si le hubiese dedicado mas tiempo, se habría quedado con Ubuntu de por vida. Pero lo cierto es que sabía que no se iba a quedar ahí ese sistema, pues la persona que lo va a usar está acostumbrada a los Windows. Así que no me quedó otra que retroceder en el tiempo.

Instalé un Windows XP Service Pack 3 de nuevo y puse todos los controladores oficiales del hardware. Tengo que decir que el XP con eso va rapidísimo con dicho equipo. Pero a la hora de aplicar todas las actualizaciones, en concreto las temidas de Framework .NET, ahí se empieza a ralentizar que es un primor. Y es que el .NET servirá para ejecutar programas que «ocupen menos», pero también sirve para hacer que tu equipo vaya mas lento y que te compres otros de mayores prestaciones (la jugada perfecta, les vamos aleccionando de que se compren otro equipo así, sin que se den cuenta. 😈 ).

Y esa ha sido mi historia.

Personalmente no creí que iba a funcionar el equipo con Windows 7, pero salvo el controlador de vídeo, todo parecía ir.

También me sorprendió mucho que el Ubuntu siga mejorando en la detección y en la instalación del sistema. Tendrá sus cosillas, pero algunas son francamente buenas. Seguramente si llego a trabajarlo mas, ese sería mi elección de software moderno. Además de que lo disfrutaría mas, y cada logro sería una victoria de: «¡lo he conseguido por mis medios, yujuuu!» 🙄

El equipo sigue teniendo XP con sus controladores y sus actualizaciones al máximo del día de hoy. Queda poco mas de una semana para que termine «el temido soporte de Microsoft«. Me pregunto si solo será el soporte o también retiraran de sus servidores todas las actualizaciones del XP ya emitidas. O bien las dejaran, pues aun tienen un 30% de cuota que sigue usando dicho sistema.

Me supongo que si se quitan las actualizaciones para bajar, algún alma caritativa ya las tenga recopiladas y las sacará «por ahí» para que la gente pueda actualizarlas convenientemente, si tiene que reinstalar el XP.

Lo cierto es que sigilosamente y muchas veces por las cagadas de Microsoft, las distribuciones Linux están ganando adeptos, y aunque sea poco a poco, van a seguir ahí vigentes para muchos equipos, que si bien no tiene las mayores prestaciones, aun siguen funcionando como el primer día.

Y cuando la gente esté acostumbrada a dicho sistema (aun falta mucho para eso, y hay muchos intereses en que así no sea)… mas vale que te prepares Microsoft, porque ni siquiera regalando tu último sistema operativo del momento podrás recuperar cuota. Ya que lo habrás hecho tarde, como de costumbre.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.