Obras, día 5

Titulo alternativo: «Pues yo siempre lo he puesto así.» Atila…nooooooo! 🙂

(Leer Día 1 | Día 2 | Día 3 | Día 4 | Día 5 | Día 6 y 7 | Día 8 | Día 9)

No he dormido casi nada durante la noche. A eso de las 4 de la madrugada decidí levantarme e irme a «comer» algo. Quedaba la mitad de la dichosa rosca que hicieron la noche pasada. Así que a palo seco con el mismo plato en el que estaba, aunque sin el papel de aluminio puesto, me la he traído para desayunar, junto con un arroz con leche de esos comprados. Como era tan pronto, he decidido ponerme una película de DVD, a lo mejor así me entraba un poco de sueño después de todo. Elegí Atlantis de Disney.

Después de eso, como seguía sin poder dormir me tumbé un rato en la cama, pero ya casi sonaba el despertador que había puesto a las 7. Mi madre nos avisó a todos que la avisásemos cuando amaneciera. Aun así, no ha hecho falta, pues ya estaba ella levantada. A los pocos minutos sonaba el suyo. Y después uno espantoso con un sonido bien alto de mi padre, quien se despertó medio zombi a avisar a mi madre, ya despierta, y a volverse a dormir para roncar otro rato. Ha vuelto a sonar otra vez unos minutos mas tarde y ya lo ha apagado del todo y siguió durmiendo…

Yo me levante ya para hacer cositas con el ordenador. Escribir un buen rato cosas del blog, esta vez ese documento de «no me envíes mierda« ha ocupado parte de la mañana. A veces uno se pone a escribir y no veas lo que sale.

Ha venido el Atila nooooooooo, y esta vez se ha lucido, hemos tenido que estar 3 personas para decirle a que altura queríamos la base de la ducha:

Atila noooo: ¿Quiere que se lo ponga aquí arriba?

Madre: No, usted porque no limpia, pero yo soy bajita, y entre mi hijo y yo hemos decidido que una altura perfecta sería a la mitad de esta baldosa y entre estos dos lados, perpendicular al medio de la grifería.

Atila noooo: Yo si quiere se lo puedo poner aquí.

Madre: Eso es mas alto de lo que le he dicho, póngalo aquí.

Yo saliendo de mi habitación, para ver la escena y ayudar si era preciso.

Atila noooo: Pero si quiere se lo pongo aquí. –Marcando otro lugar

Madre: ¿Pero usted me oye? Le he dicho que aquí, en medio de esta altura, AQUÍ. Y la base se pone mirando hacia arriba, no hacia un lado.

Atila noooo: Pues yo todas las bases de la ducha las he puesto asi, por que es su forma natural.

Madre: Pues habrá puesto usted todas las bases mal. No ve que queda con mas armonía que mire hacía arriba.

Yo: ¿No tiene eso manual de instrucciones? Así sabríamos la posición adecuada.

Atila noooo: O sea que lo quiere aquí –mas alto de lo dicho– y así. –torcido

Madre: Vamos a ver, parece que no me ha escuchado, aquí, en esta posición –marcándoselo con la manita–, y mirando hacia arriba.

Yo: A ver, supongo que usted sabrá que: «el cliente siempre tiene la razón«, así que póngalo donde le hemos dicho.

Atila noooo: Vale vale, yo lo pongo donde me dicen… ¿dónde han dicho?

Y asi hasta 5 minutos de conversación estúpida… ya no sabíamos si llorar o reír. Hemos estado yo y mi padre mirando un poco mas. Pero yo tenía que hacer cosas en el ordenador y he dejado a mi padre al frente.

Después me he puesto a hablar en audioconferencia mientras ¡oh no! hacían ruido con la taladradora, que por cierto se metía por mis cascos haciendo interferencias. Así que he tenido que cerrar la puerta un rato. Mas tarde, he oido como salían por la puerta y empezaban a fregar el baño.

Ya no ha habido mas problema con el «Atila noooo!», aunque la conversación de: «pues yo siempre lo he puesto así«, quedará para los anales de la historia.

Después de comer y echarme una siesta larga (he podido coger el sueño un poco), me han despertado a eso de las 7, para que me duchase yo ¡por fin! en la nueva bañera.

Todo ha ido bien, mucho mejor que en la trampa mortal. aunque le he sacado algunas pegas al nuevo grifo.

  1. La altura de la ducha bien, como esperábamos, pero la base de la alcachofa de la ducha, tiene la pega de que la caída del agua la envía hacia la pared mirando al grifo. Así que o uno pone la presión del agua muy fuerte para que caiga mas al centro de la bañera o se tiene que pegar a la pared y la grifería para pillar algo de agua. En el antiguo grifo, la base era regulable, y podías hacer que la caída del agua pillase la suficiente graduación. Total que como aquí en el nuevo es fijo para poder aclararse bien el cuerpo, es mejor coger la alcachofa con las manos y acercársela uno mismo por todas las partes del cuerpo al aclarar.
  2. Las asas no sé para que sirven. Están tan bajas y en el centro que no sirve para agarrarse mientras uno esta de pie aclarándose una planta de pie.
  3. El cambio de grifo a alcachofa de grifo es un poco sensible, y parece no quedarse en su posición cuando uno lo selecciona.
  4. El paso del agua va bien para poder regular el agua caliente y fría, aunque es un poco sensible o bien no le he pillado aún el truco.
  5. Al salir escurre un poco, pero eso es porque es nueva.

Por lo demás, todo perfecto.

A esa hora han llegado mi hermana y Jesús. Así que tocaba desalojar los muebles de madera de toda una pared.

Como pesan una barbaridad, primero se han quitado los libros, los cajones de la parte inferior, los tornillos que agarran a la pared y los que agarran entre módulos de muebles. Después cuan esclavos de las pirámides y con una manta para arrastrar por el suelo sin dejar marcas, hemos ido sacándolos poco a poco al lado en el que están ubicados. Hemos puesto los cajones en su sitio para que hagan fuerza y libros apuntalando un poco para que no se venza el mueble por no estar ahora agarrado a la pared.

La mesa enorme de esa habitación, ya que es tan vieja, no limpia bien, y no hay Dios que la saque de ahí adecuadamente, aunque se ha intentado desmotar, pero no lo hemos conseguido, se ha decidido que Rayo cuando venga el lunes, se la cargue de un «hachazo» como le decimos aquí jocósamente… de hecho muchas veces cuando estábamos quitando las 3 piezas de los muebles de la pared, mi madre ha dicho…

«Pues si se rompe el mueble, le pegamos un hachazo y se tira. Ya pondremos otro mejor.»

Tenemos buena parte de la habitación desmontada. Mañana sábado tocará quitar las estanterías metálicas que también pesan bastante. Esas tienen libros en su mayoría.

Y nada mas importante ha pasado.

(Leer Día 1 | Día 2 | Día 3 | Día 4 | Día 5 | Día 6 y 7 | Día 8 | Día 9)

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.