Otro sueño de exigencias e impaciencias, condimentado con soluciones alternativas

El siguiente sueño me da a entender que todo son prisas y demandas con la gente de mi alrededor.

Me encuentro en casa. Ha venido una amiga mía con su hija (Eva con Oda). No se por qué también aparece en el sueño otros niños que no tienen nada que ver ni se de quien son. El caso es que Eva me dice:

–¿Tienes la película de «Peter Pan» para poder verla y ponérsela a Oda en la tele?
–Sí –Le contesto.

Primero me voy a buscarla a la lista de mi sistema, en el sueño tengo tanta cosa que si no lo pongo en una lista no se dónde está. La lista está en otra habitación y voy a consultarla. Allí localizo dónde está en mi habitación.

Me digo: Perfecto, que rápido ha sido.

Pero cuando voy a por ello, no sé muy bien por qué tomo el «Monkey Island 2», los 11 disquettes que son en Amiga. Me lo llevó para la otra habitación donde está la lista. Yo estoy convencido de que es eso lo que me han pedido. Recuerdo que empiezo a buscar otro componente adicional para poder jugarlo: la «ruleta de códigos» que venía con dicho juego. No se muy bien dónde la he puesto e intento hacer memoria.

Mientras, me paso un momento por el salón y le informo a Eva de que ya tengo lo que me han pedido (creyendo todo convencido que es eso) y que solo hay que esperar un momento para que pueda darselo todo bien, que me ha surgido un pequeño inconveniente. Eva, que está con Oda y los demás en el salón, están hablando.

En un inciso, yo me paso un momento por el despacho de mi madre para preguntarle si le va bien el ordenador nuevo que se ha agenciado hace poco. En el sueño aparece todo imponente sobre una nueva mesa, las antiguas que estaban todo integrado, con la de bandeja de teclado corrediza. Monitor encima, y ordenador en torre abajo con una impresora matricial. Todo reluciente. Lo veo encendido, pero no hay nadie en la habitación. Está con la pantalla de fondo con iconos, como si lo hubieran dejado encenderse, que siempre tardan un poco, mientras uno se va a atender otras labores.

Como no encuentro a mi madre, me voy y sigo haciendo memoria de dónde he dejado la «ruleta de códigos» del juego. En el último momento pienso en buscar una por Internet si no encuentro la mía, aunque se que eso puede llevarme tiempo, porque es un juego antiguo.

Mientras estoy elucubrando donde esta ese componente… De pronto me doy cuenta de que no es el «Monkey Island 2» –que es un juego– lo que me han pedido, sino que es la película de Disney de «Peter Pan». La busco en mi lista, pero no la hallo.

–¿Dónde estará? –me pregunto nerviosamente, mientras sigo la búsqueda.

En esto, viene Eva a la habitación en la que estoy, para saber por qué tardo tanto, y me pregunta. Le contesto sinceramente con lo que ha pasado. Ambos nos ponemos a buscarla por la dichosa lista y las carpetas de discos (mi antiguo sistema de organización). Hasta que recuerdo:

–Ahhh, ya se por qué no está aquí, porque esa la tengo en DVD. Recuerdo que se la compró mi madre hace mucho. La estantería de los cientos de DVD’s que tengo tiene otra organización diferente, hay que ir mirando título a título desde la estantería donde están todos.

Por si fuera poco, la tele actual de mis padres en el salón, no tiene un reproductor de DVD conectado (en el sueño aparece igual).

–Normalmente aquí soy el único que las ve, de cuando en cuando, y lo hago en un ordenador donde tengo la citada unidad. –Le digo a Eva.

Así que me pongo a idear una forma de ponerlo en el nuevo sistema de reproducción. Tengo que pasarlo a imagen ISO (fichero), ponerlo en el NAS familiar (el disco duro en red) y después ponerlo en la televisión para que lo vean mediante el aparato último que permite todo el tinglado –el Asus O!Play Plus–. Pero sé que todo ese proceso tarda la friolera de mas de media hora, y el público de niños se empieza a impacientar, se oye al fondo decir:

Oda: Cuando ponemos la película…
Eva: Pronto, es que Ignacio tiene un problema para ponerla y…
Oda: Yo quiero que empiece yaaa…. me aburroooo.

En el último momento mientras se está haciendo todo eso, voy a preguntarle a Eva que si Oda ha visto otras películas de Disney (saco a relucir: Bambi, La cenicienta, Pocahontas…), que a lo mejor de momento podemos ponerle esa. Recordamos que es una niña y que en esas edades nos encaprichamos de algo y es difícil hacerla cambiar de parecer. Pero aun así lo intentamos igualmente. Eva mira por la lista de nuevo de alguna que ya tenga para ponerla rápido. Oímos al fondo:

Corrillo de niños: ¡Que empiece ya, que el publico se va…!

Yo, mientras se hace lo otro, pienso que si no me da tiempo le presto el DVD y ya lo verá otro día en casa. Mientras Eva sigue buscando otro título para ver.

Y ahí, entre prisas y tareas, me he despertado con la angustia de no tener tiempo para las exigencias de los demás y todos los contratiempos que surgen.

4 comentarios

  1. Jajaja me sabe mal ser protagonista de un sueño asi… Ni Oda haria eso, ni yo exigiria nada en casa de nadie… ayyyyy mi osito que cosas tiene… 💋💋💋

  2. Los actores pueden ser solo arquetipos que mi subconsciente me brinda como patrones necesarios para explicarme de forma resumida una impresión. Vamos: «cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia». Lo mismo podría haber sido otro… 🙄

    Tu por si acaso cuando se repita una escena similar, di… «la pelicula, no un juego de ordenador…» :mrgreen:

  3. ¡Qué identificada me siento! Tengo constantemente sueños así, en los que tengo que hacer una cosa, me despisto por completo con otra y cuando intento retomar las cosas desde el principio han pasado millones de horas… Debe ser el signo de los tiempos. Sólo que a mí, en vez de con cuestiones informáticas me pasa con informes del trabajo y cosas parecidas. Snif.

  4. Será sinónimo de que tenemos que tomarnos la vida con mas relax… mientras no vuelva a tener esos sueños en los que todo es una partida de Tetris y yo tengo que encajar las piezas cada vez mas rápido, vamos bien. 🙄

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.