¿Software libre o propietario? La gran cuestión de este siglo

Nota inicial: Tenía la idea de rescatar viejos escritos míos de todos los tiempos. Hoy, animado leyendo una noticia interesante:

He creído oportuno poner en línea el siguiente texto que escribí hace casi 5 años.

Quería añadir unos pequeños párrafos de opinión personal:

Entiendo que el padre, haya tenido que plantearse vender su programa para, de algún modo, poder sacar cierta rentabilidad a un programa que le habrá tenido que comer tiempo para pasarlo con su hijo.

También entiendo que su padre, con la intención de poder comunicarse con él, haya pensado en una forma efectiva de hacerlo con la tecnología a su alcance. Y esta tecnología no siempre es barata, por lo que haya tenido que «claudicar» para poder acceder a ella y educar a un niño con necesidades especiales.

Por supuesto, me supongo que se habrá planteado sacarlo a la luz para que otros padres con problemas similares puedan acceder y mejorar sus relaciones familiares con esta nueva herramienta de aprendizaje, que opino que no solo puede servir para autistas, sino para muchos otros niños con problemas de aprendizaje (como disléxico que soy, siempre he aprendido mas rápido con imágenes, o haciéndolo yo mismo, que con palabras, y puedo entender en cierto sentido esto).

Pero, creo que si hubiera sacado (que no digo que no lo pueda sacar, si se lo plantean) el programa en formato software libre (con el código accesible a todos). Estando así, el programa podría evolucionar mas rápido, por haber mas mentes concentradas en un mismo propósito. Igual que este padre se ha preocupado en sacar una solución para su caso. Padres y otras personas interesada y afines pueden colaborar en este propósito, y aunar esfuerzos, consiguiendo en cierto sentido, abaratar costes. Además, otros padres con menos poder adquisitivo, podrían acceder a ello.

Y ahora os dejo con el texto original y mejorado:

V1.0, 23/11/2004 Puesto en mi antiguo blog experimental tapiasbravo.com
V1.1, 24/11/2004 Pequeñas correcciones.
V2.0, 25/04/2010 Correcciones y pequeños añadidos. Puesto en Vagoblog.
V2.1, 28/10/2014 Pequeñas correcciones de faltas de ortografía.

La verdad es que desde hace tiempo se lleva oyendo esto del software libre como la panacea frente al propietario que «casi toda la vida» hemos estado oyendo. El problema principal es que se asocia software libre con software gratis, y es ahí donde radica el problema a la hora de entenderse unos y otros.

Hace relativamente poco, en la lista de correo Casa Amiga (en la que estoy suscrito) se ha formado una pequeña trifulca sobre el tema, y pienso que algunos conceptos que se tienen del famoso sobre libre, tendrán que ser aceptados mas tarde o mas temprano por algunas personas, que ahora no ven con buenos ojos lo que el software libre puede hacer por ellas.

Software libre no tiene por que ser un programa o proyecto gratuito. Puede ser uno que «se cobre» perfectamente. La diferencia es que al ser abierto, puede modificarse y aumentarse al gusto del usuario con ciertos conocimientos de programación.

Pero muchas personas equivocadas en este concepto, creen que al hacer software libre están regalando su trabajo para el futuro. Por eso muchas de esas personas se aferran al software propietario, del que solo ellos y pocos mas tienen acceso, y sólo das lo que quieres dar en el momento, evitando toda evolución acelerada no deseada, que pueda ocasionarse fuera de la propiedad. Es decir:

«Déjales con hambre y así querrán una segunda versión que podrás volverles a vender como mejora y cobrarás varias veces por lo mismo».

Seguramente si pongo un ejemplo llevado al extremo se pueda explicar mucho mejor el asunto:

¿Qué pasaría si el que inventó el pan pudiera haber registrado la receta de los ingredientes?

Seguramente sería el cocinero mas rico del planeta. Todo el mundo come pan… el problema es que el pobre ya está para el arrastre y no habría podido disfrutar de toda su riqueza nunca. Ahora estarían cobrando ese dinero sus familiares gordos o alguien que se hubiera quedado con el trabajo que otro realizó en su día, y esos serían los ricos, porque todos tendríamos que pagar «derechos para poder hacer copias de la receta para poder comerla». Y cada día que quisiéramos comer pan, y lo mismo cada cocinero que haga pan, tendría que estar pagando unos derechos de cocinar ese pan, para poder copiar esa receta y re-venderlo, lo que le supondría tener que poner mas cara esa comida.

Pero en lugar de eso, la receta de «como preparar pan» no tiene derechos de autor y por eso ahora hay gran variedad de panes de todo tipo.

Pues eso es exactamente lo mismo que ocurre con un montón de proyectos de programación que son «propietarios». Como son de unos pocos, aquellos que quieran utilizarlos tendrán que pagar lo estipulado por el desarrollador para poder usarlo, y ni siquiera modificar o crear variantes, a no ser que se hable con los artífices del proyecto, y que nos volverá a «re-vender» (actualizar o mejorar).

Esto es la panacea del asunto, tener a todos bien atados y que dependan de ti, para que compren tu trabajo y tu poder vivir.

Pero que pasa si ahora inventamos el concepto de software libre (en realidad, siempre ha existido algo similar, llamado «dominio público»), que no es ni mas ni menos que un software «propietario» pero con mejoras.

Digamos que ahora en vez de tener derechos de autor para siempre jamas, lo compartimos con todo el mundo. Sí, sacamos al principio nuestras ideas al mundo, y además decimos como lo hemos hecho (fuentes del programa, o sea el listado) y que se puede modificar al gusto del «usuario», por supuesto respetando el original y dando la oportunidad de que otro lo mejore a su vez, si así lo desea. Entonces rompes con todos los esquemas de todo el mercado que se había montado hasta ahora. Y lo que antes era un modelo seguro para vender, ahora es uno totalmente diferente. Además no atas a la gente bien amordazada a que use tu versión, que sólo tu puedes mejorarla y cobrar por ella.

El concepto de colaborar todos en conjunto no es nuevo, pero si va a tener que esperar un buen tiempo hasta que la gente se de cuenta de las ventajas que tiene esto. Por lo pronto a mi se me ocurren unas cuantas… (y no soy programador)

  • Al no haber tantas patentes, todos pueden usarlas y todos pueden beneficiarse.
  • Pero además el asunto da para mas, no estamos atados a un proyecto, sino que habrá competencia, porque muchas personas podran mejorar de forma diferente un mismo programa.
  • Al ser un código abierto, se pueden coger trozos de un lado y trozos de otro (siempre respetando las licencias que tenga un programa, que hay que mirarlas bien porque hay bastantes, o contactando con los autores y pidiéndole permisos especiales para aunar esfuerzos), y ensamblar otro proyecto totalmente diferente que no tenga nada que ver con lo que se pensó en un inicio, para un cacho código libre. (¡Joder!, esto da mucho juego…)
  • Al ser un programa abierto, el código puede ser revisado y corregido multitud de veces, por un montón de personas, con mas o menos conocimientos, que aportaran mejoras, estabilidad y mayor rendimiento al programa. Inclusive podrán hacer un código mas compacto o varias versiones según para que ordenadores (no tendrás que usar una versión con un ordenador porque si, si otro lo ha mejorado que pueda funcionar con unas prestaciones menores). Millones de ojos ven mas que unos pocos para corregir problemas.

Me supongo que el que haya inventado el concepto de «código libre» o «software libre», no solo no se habrá hecho de oro, sino que habrá contribuido con la humanidad a que todos colaboremos entre sí en lo que podamos, para hacer que todo prospere para el bien común.

¿Puntos desfavorables? siempre hay alguno, pero si os fijáis no es tan malo como pudiera parecer.

  • Simplemente es que al haber un programa de código abierto, ciertas innovaciones pueden ya no serlo, porque otro puede haber modificado el código y haberlo sacado antes que tú.

Aunque como contrapartida, tiene sus cosas buenas, que son revisiones del programa mucho mas rápidas. Pero al no ser nuestras, no estaríamos «cobrando» nosotros.

En la práctica, antes con el software propietario, eran muchos los usuarios que escribían a cierto desarrollador para darle esa idea, después él vendía esa mejora… y ahora ya no podrá hacerlo, si emplea el software libre.

Por lo tanto… ¿qué ocurre? Simple, que esta nueva forma de evolución en conjunto nos obliga a innovar nosotros mismos, a mejorar, y no estancarnos si queremos sorprender con nuestra versión de software libre. aunque sea de pago.

También nos obliga a dar mejores servicios al cliente, algo que muchas veces notamos en falta en las «cartas de registro» de mucho software propietario, en el que se pone:

«podrá recibir publicidad y otras ofertas.»

…pero nadie dice nada de:

«le arreglaremos todos los problemas y dudas que le surjan a lo largo del periodo de uso que le de a nuestro producto.»

Este punto desfavorable puede ser dado la vuelta para nuestro beneficio. Por ejemplo, si el código es libre… y hay mejoras, habrá muchas versiones del mismo programa, sí, y algunas tendrán mejoras, cada una por separado… pero nosotros que fuimos los pioneros, podemos reunirlas, y hacer una nueva versión mejorada que las incluya todas juntas y volver a hacer la jugada…

¿Dónde están los problemas ahora del software libre? Yo veo muchas ventajas. Sólo hay que saber usarlas y aprovecharlas. Pero claro… si rompemos los esquemas a las personas que están acostumbradas al modelo de «propiedad sólo mía», «yo me lo guiso, yo me lo como», aquí es donde vienen los problemas de aceptación.

«Abrir las mentes y podréis ver un universo mayor.»

No todo el mundo querrá compartir lo que haga con otra persona, lo querrá compartir hasta cierto punto, ese punto que es el de empaquetarlo, en pequeñas unidades, comercializarlo y venderlo.

Aunque si les sacan un modelo similar de programa, pero que no infrinja ninguna de sus patentes y a la vez que sea libre… es cuando vienen las quejas de que estas quitándole mercado al software propietario, que se ha gastado una «paxta» en desarrollar un proyecto que sólo él estaba dando. Por eso dicen a menudo que estas dejando sin trabajo al desarrollador, que trabaja en una empresa de software propietario.

Supongo que ahora se empieza a vislumbrar el pastel… no sólo se está hablando de software aquí, sino de todo, cultura que evoluciona, trabajo colaborativo, mejora de la sociedad para hacia algo que no es tangible, y codicioso de poder que se les deja al margen de sus estupideces. Es un paso muy grande para la humanidad, que esperamos que se sepa aceptar. Pero también sabemos que los «estándares actuales» se aferrarán con uñas y dientes, dando sus últimos coletazos, e intentando que no se evolucione de esa forma, porque entonces será cuando estas personas tengan que cambiar. Lo que ya no sirve, tiende a desaparecer con el tiempo, por mucho que les cueste aceptar a algunas grandes marcas, compañías, asociaciones, empresas, gente con poder, y demás «bichos normales».

Como diría Spock en «Star Trek VI, Aquel país desconocido«:

«Debes tener fe en que el universo se desarrolle como debe.»

1 comentario

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.