Soledad

Solo es un estado mas en nuestro paso hasta llegar a la unidad o al todo. Es ese camino en el que llegamos desde que salimos desde el vientre materno y nos incorporamos en lo que llamamos «realidad» o «vida normal».

Muchos de esos seres unitarios se pasan la «vida» intentando encontrar en su actual estado la unión perfecta, intentando encontrar en la dualidad la unidad, o sea buscando otro ser que, como nosotros a su vez, buscamos, creyendo que es lo adecuado para completarnos.

Otros, quizás empujados por diferentes concepciones, matices, elecciones, estados, siguen un camino diferente.

Inicio

Cuando capté esta información (me vino de un guindo), ya en ese comienzo pensé que iba a ser demasiado audaz por intentar explicarlo. Incluso antes de poner una sola letra, a menudo intento interpretar dichas «ideas» (leer mas abajo) haciendo «soliloquios«. Ordenando esas sensaciones en forma de palabras, según voy decodificandolas.

Ya pensé en su momento: «esto puede ser tan revolucionario que pueden pasar que te tachen de loco, de iluminado, de una mente delirante«. Es decir, un rechazo total al posible concepto. Pues con mi configuración y donde estoy posicionado: como el ser raro que a menudo me considero (y no es un secreto —de hecho cada vez estoy mas orgulloso de ello 🙄 —, pues no suelo encajar en el lugar donde estoy: la sociedad), la interpretación de idea y la adaptación al lenguaje, puede no haber sido el idóneo. En mis utopías de mundos maravillosos, estas cosas podrían ser aceptadas rápidamente, pero en el que me ha tocado vivir, estas vibraciones no son para todos.

Cuando uno suele llevar ciertos caminos, a menudo se le hace demasiado escarpado, pedregoso y difícil. Uno puede dudar de sus visiones, sus ideas captadas, en pos de conservar lo que ya tiene en otros niveles, para no perderlo.

«¿Debes seguir ese camino, en el que vas a estar tildado de loco, en el que te harán el vacío, o prefieres estar en el mundo de la mediocridad donde todo es mentira y se sienten a gusto despedazándose los unos a los otros?»

La elección parece clara, aunque dependiendo de a que nivel del camino te encuentres, pueden aparecer dichas dudas. Quizás por eso los eruditos cuanto mas suben de nivel, mas solos se encuentran, y quizás por ello halla titulado «soledad» a este escrito.

Comienzo de la teoría

Imaginemos una gotera, caen gotitas una a una. Esas gotitas se unen a un nuevo estado que es la realidad que conocemos. De la famosa nada hay una chispa, en la dualidad de esta «existencia», que evoluciona a un nuevo ser, y que es expulsado un tiempo después (en nuestro caso, 9 meses, mas o menos) con una serie de características implantadas, a las que mas tarde se le van acoplando otras en su «nueva vida» (educación, cuidados, evolución interna, evolución externa, y lo que llamamos «elecciones», o eso que dicen que «nosotros somos los que decidimos en el momento de seguir por un camino u otro» dependiendo de «las ideas»).

Inciso: ¿Qué son las «elecciones»?

Ese «nosotros somos los que elegimos» es erróneo, muchos creen que eligen desde el «todo lo que son», llegan a un impulso, a un rozamiento, a una chispa o a una vibración. La famosa «elección» solo es una consecución de otros factores que hacen que creamos que nosotros elegimos.

Dependiendo de esos factores un mismo ser con diferentes modulaciones en su estado creerá que toma una elección. Pero solo es una suma mas en todo el proceso en curso, como si se agregase un poco de sal creyendo que se mejora la receta cósmica.

Hay muchas goteras en todo el «universo». No solo el que conocemos, al que hemos llamado «la tierra», en la que vivimos. Aceptamos o nos han dicho como única hasta que se demuestre lo contrario. Habrá muchos otros, tan inimaginables que serán de forma similar al nuestro aunque no sean como nosotros, y a los que ignoraremos igual, porque «nosotros somos los únicos». Sin embargo vamos en una misma dirección, en un mismo «viaje», a otro lugar.

Continuación de teoría

En nuestro «entorno», viajamos en esa «vida», y dependiendo de esos factores incluidos en nuestra vida de materia, seguimos el curso hacia lo que llamamos «muerte», que es otro estado, en el que podemos ser absorbidos o integrados en lo que muchas religiones y creencias dicen que son «el cielo» o «el infierno», la luz o la oscuridad, etc.

Digamos que al caer de la gotera, estamos en el charco que es «la vida» y al salir de ahí vamos «al todo», y dependiendo de unas características nos integramos al todo luz o al todo oscuridad. Que en realidad al ser «todo», la unidad, es lo mismo. Es otro estado que no podemos concebir desde nuestro actual estado, y sólo podemos imaginar «la posibilidad de». Por mucho que lo explique, ni yo, ni el que lo leerá, podremos entenderlo realmente, y tampoco hace falta que lo hagamos, porque ya llegaremos y será.

Inciso: Puedo imaginar que será algo colectivo, algo cohesionado. Una mente colectiva, pero no lo se expresar exactamente con palabras: Es.

Ahora se está descubriendo que hay materia y energía oscura, muchísima, nadie sabe lo que es. Pero si hay luz, también tiene que haber el contrario.

En ese universo de «vacío» que dicen está todo: la luz y la oscuridad, como un torrente sanguíneo, las estrellas y planetas que forman a su vez galaxias a sus alrededor, son como las válvulas que hacen que se mueva ese torrente hacia otro estado, posiblemente a otra realidad o universo/multiverso, en otra gotera o lo que llaman agujero negro, de gusano, etc.

Luz y oscuridad

Los que consiguen pasar a la luz, son los que «han conseguido» evolucionar de un modo específico, con todas esas características que en «la vida» les hace tan «raros» que no llegan nunca a integrarse en dicha «sociedad», aunque pueden vivir en ella en cierta medida.

Los que consiguen pasar a la oscuridad, los que pasan como entraron en la gotera, sin pena ni gloria, la «gran masa de normales», los que se sienten «a gusto» con lo que hay: «Hay que vivir la vida». «Hay que tener experiencias». «Disfruta, porque después te mueres y ya no hay nada».

Inciso: Las ideas

Imaginemos que las ideas son como una gran masa que rodea nuestro lugar de vida, en plan caparazón, de la misma forma que lo hace la atmósfera (seguramente será lo mismo),

Como están muy arriba y no parecen tangibles, nosotros con nuestros instrumentos no podemos cogerlas como haríamos con un objeto con nuestras manos. Así que empleamos otro sistema para captarlas. Somos un receptor para esa señal. Dependiendo de la configuración del aparato que tengamos en nuestra forma física (antenas, equipos físicos, capacidad de entender esas señales e interpretarlas) captaremos de una u otra forma «la idea».

Para que «esa idea nos llegue» tenemos que estar en una frecuencia concreta, como el dial de una radio. Dependiendo de esas características que tenemos, captaremos mejor o peor la señal. Y podremos interpretar mejor o peor dicha información. Dependiendo de nuestros conocimientos y capacidades podremos llevar a cabo «una decisión» que «creemos» tomar.

Ahora pensemos que no solo hay una idea en ese caparazón que nos envuelve. Pensemos que hay muchísimas al tiempo. Dependiendo de como lleguen esas señales y la potencia de unas sobre otras, se mezclaran de una forma u otra, se interferirán, se complementaran, etc. Dependiendo de nuestro receptor físico (compuesto no solo de materiales para recibir, sino para interpretar, captar y discriminar dichas señales), creeremos que hacemos una cosa u otra imbuidos por nuestras características (educación familiar, generacional, medio que nos ha tocado en ese momento, etc) y evolución sobre el terrero (el tiempo que nos toca).

No os ha pasado a veces, como milagrosamente, que tenéis una idea, pero con la configuración que poseéis no podéis llevarla a cabo. Sin embargo, otro de otro país y en otro lugar, que no os conoce de nada, tiene la misma idea pero con su configuración si puede llevarla a cabo. Es curioso, lo llamamos «coincidencia». cuando solo ha vibrado a la misma frecuencia en un momento concreto.

Por lo tanto esa «idea» no viene de nosotros, viene del exterior. No es nuestra, es de todos los que puedan captarla e interpretarla.

Como hay tanta información a nuestro alrededor, nuestro equipo no puede asimilar tanta cantidad, y a menudo dejamos de lado determinadas «ideas» para centrarnos en otras. Ya llevamos un pseudo discriminador interno en nuestra configuración para no aturullarnos con tantos datos.

Música

La música es un intento por asimilar mas cantidad de información de una forma codificada, con las notas, haciendo determinados acordes, armonías, configuración, de una forma ordenada, para que nuestra receptor pueda asimilar dicha información. Dependiendo del autor y como haya captado esa idea con su transmisor y la haya traspasado a dicho lenguaje con la música, podrá haber captado todo el mensaje y aquellos seres preparados, que retumben en las mismas frecuencias (que les haga tilín dicha música) podrán interpretar ese exceso de información. Quizás no sean muy conscientes a ciertos niveles, pero a lo mejor a otros, como los microcosmos celulares, esa información llegue al lugar necesario, y pueda abrir caminos de consciencia para «aumentar» nuestras prestaciones de equipo.

Si el mensaje es adecuado, nos abrirán caminos. Pero si el mensaje ha sido mal captado, puede hacernos lo contrario.

Igual que la música, hay otras técnicas, que empleadas de forma correcta pueden hacer lo mismo. La cuestión es adaptarse y darse cuente de ello, pues cada receptor es diferente, y lo que le va bien a uno, no es igual de beneficioso para otro.

Aquí tendría que hacer otro inciso adicional, y es que los métodos de repetición sintéticos no interpretan completamente el mensaje. En la transferencia de lo analógico a lo digital, se pierde información, por muy moderna y «sin perdidas» que esta llegue a tener. Y ahí radica otro problema adicional, el mensaje puede diferir del original y no tener todo su significado.

Los verdaderos músicos interpretan la música del momento, que varía, el mensaje no siempre es el mismo, y es una forma de traducir de un idioma a otro, es decir ser un canalizador, un repetidor del momento. Si el músico es suficientemente «bueno», podrá interpretar toda el mensaje, sin dejarse ni un ápice o añadir artificios propios, por pequeños que sea (con «Arte» 💡 ).

Interferencias

A menudo esas «ideas» no han sido captadas adecuadamente, o han sido mal interpretadas. Igual que las radios normales, si hay interferencias, si nuestra configuración no es adecuada, el mensaje puede perderse. Podemos interpretar de diferente forma dicha información. A veces, tendemos a inventarnos los huecos, cuando en realidad es que no hemos tenido suficiente acceso a la información, pues solo nos ha llegado unos retazos.

Conclusión

La famosa «soledad» en nuestra actual «convivencia social» solo es un paso mas. Podremos creer que las llenamos de una forma u otra con diferentes «cosas», sean materiales o intangibles. Creeremos que vamos por nuestra vida manejándola o eligiendo. Creeremos que triunfamos o somos unos fracasados. Unos se plantearan unas cosas, otros otras. Pero el viaje será el mismo: a otro paso. Ese paso lo entenderemos solo cuando ya estemos integrados en él, igual que en el paso anterior a «nuestra vida».

¿Y todo esto para qué? Para agregarle una especia mas a la receta cósmica. :mrgreen:

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.