SSD de 7mm y rack auto-extraible

Si eres un alegre poseedor de ambos elementos. Es posible que tengas un problema a la hora de expulsar la unidad para intercambiarla por otra.

Dependiendo del modelo de rack autoextraible, el sistema puede fallar y quedarse dentro el disco, obligándote a coger unas pinzas e intentar sacar el disco.

Para que esto no ocurra, dependiendo del modelo de disco duro de 2,5″ de 7mm, es posible que tengas un adaptador para hacerlo compatible con los huecos de 2,5″ estándar, que llegan a 9,5 mm ó a 11,5 mm. Lo mas común hoy en día es que te venga un adaptador a 9,5 mm.

Estos adaptadores están hechos para portátiles, pero no están muy bien pensados en su forma. Por suerte, son de plástico, y pueden ser fácilmente modificados.

Si te fijas en la forma de casi todos los disco duro de 2,5″ y 9,5mm, el redondeado de la unidad sobresale un poco, pero no por los extremos como muestra la pieza original del adaptador que me tocó a mi. Por lo que este adaptador no se comportará del todo bien con otros elementos, como en este caso la pieza que hace que el disco duro no pueda meterse bien. Si no pones el adaptador, el disco duro, notablemente mas fino, puede quedarse atorado. La pieza que hace de palanca en el rack para sacarlo a fuera, puede que no haga el contacto deseado con la parte del disco duro, provocando que se te quede dentro del todo.

Para arreglar el problema, simplemente coge un corta cables. Corta las esquinas del adaptador, por una de sus caras, como se muestra en el esquema. Y pega las piezas resultantes en el disco de 7 mm.

Pieza adaptadora SSD Crucial. Pulsa sobre la imagen para ampliar.

Si tienes cinta autoadhesiva gruesa y blanda (de la altura requerida), también es posible poner un par de tiras en el disco duro. Con algunas cajas de 2,5″ actuales, que están preparadas para discos de 7mm, es posible que te venga este elemento. No obstante, una cinta de este tipo es quizás mas peligrosa de meter en dicha zona, ya que la pieza que hace expulsar el disco puede deformar dicha cinta.

Te recomiendo que la pieza pequeña del adaptador de plástico, la pongas unos pocos milímetros mas adentro, en la zona del conector SATA. Y en la pieza grande, pongas un poco de pegamento o cinta en sus zonas horizontales, pues quedará enclenque y podría despegarse la pieza con el paso del tiempo o los calores. Dependiendo de cómo sea tu rack, puedes decidir cómo añadir dichas piezas, en la foto se muestran dos posibles, pero puedes hacer mas combinaciones.

Con este sencillo apaño podrás adaptar tu nuevo disco duro SSD a tu rack auto-extraible. Y no tendrás que andar con pinzas cada vez que quieras expulsar la unidad para cambiarla por otro sistema operativo.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.