Hace unas semanas, se me ocurrió la brillante idea de conectar un alargador de USB al teclado USB que empleo con el Amiga 1200 en Torre, con la desgracia de que dicho adaptador se quedó como soldado y no había forma de quitarlo jamas. Sólo quería hacer la prueba para saber si funcionaba. Al final con mucho esfuerzo pude quitar. Dicho alargador fue a la basura directamente. En cambio el teclado salió perjudicado, ya que una línea de teclas había perdido completamente su funcionamiento.

Si hubiera tenido los conocimientos adecuados para quitar la manguera del teclado e instalar una nueva quizás lo hubiera hecho. Pero como soy el típico usuario que lo quiere todo lo mas sencillo posible, busqué un teclado nuevo USB con las características que yo precisaba. Continuar leyendo…