Hace años, navegar por la web era mucho mas sencillo que en la actualidad. Hoy en día todo lo que uno hace parece que es mas peligroso que antes y hay avisos amenazadores por doquier en los navegadores. Todo es un problema. Todo es malo, puede romperte el ordenador, o es una cookie maligna, que tiene que ser aceptada, porque sino te impide leer un trozo.

Además con cada paso de tiempo todos esos servicios que antes no podías vivir sin ellos se han vuelto ahora imprescindibles pero atestados de publicidad. Desde el diario de noticias que siempre visitas, que ahora tiene mas anuncios que antes y menos texto que leer, hasta la aplicación web que tienes que manejar sí o sí para poder pagar en una tienda web que también utilizas. Y que por supuesto también tiene publicidad. Se ve que al diseñador web le pagan cada vez menos, y tiene que cobrar por otra parte. Continuar leyendo…

La noticia en boca de todos de estas últimas semanas es la de que Telefónica «se estaba planteando las conexiones ininterrumpidas e ilimitadas». No han confirmado nada ni desmentido nada. Solo rumores, solo a ver que pasa si decimos esto sin que se note.

Hasta mis padres me han preguntado por lo de las conexiones rápidas y el trafico limitado de datos.

La mayoría de los que usamos Internet, sabemos de sobra que es muy diferente estar solo navegando, viendo páginas web y leyendo el correo, que viendo vídeos en línea, descargando de programas de pares o usando programas de asistencia on-line para arreglar el ordenador de alguien. Continuar leyendo…

Título alternativo: «Redes sociales para personas solitarias o normales», que es lo mismo, aunque no lo creáis.

Hace tiempo que llevo experimentando, como muchos, con esto de las «redes sociales». La verdad es que sigo sin cogerle el truquillo o la gracia.

Mi experiencia es que solo es una página web para tener un perfil en línea con cosas tuyas. Es decir, lo que antes decíamos que era una página web personal, pero sin tener ni conocimientos de cómo hacerla y ganas de aprender ese proceso, con la excusa de: «no tengo tiempo». Continuar leyendo…