Si me hubieran dicho en mis comienzos de la informática que en el futuro iba a hacer una donación a una página web o a un programa, jamás les hubiera creído. 🙄

Lo cierto es que proyectos como estos a menudo son trabajos a tiempo completo para muchas personas. Éstas a su vez tienen que vivir. Si no pueden hacerlo realizando un trabajo que le apasiona, lo mas probable es que tengan abandonarlo y realizar otras tareas que les reporten las necesidades que requieren para su vida. Y eso creedme que si sería una gran pérdida para todos. Continuar leyendo…

A menudo digo: «Llevo más de 10 años con lo de Encanta», pero la verdad es que parece mas tiempo gastado que una mera cifra de dos dígitos, y a menudo da mas quebraderos de cabeza que satisfacciones.

Debería estar completamente desmoralizado del todo en lo que concierne al tema Amiga. Supongo que cuando crearon el ordenador, no pensaron que iba a atraer a tanta gente altruista. Muchos hacemos cosas para la plataforma sin que ni nos lo pidan y las ofrecemos a los demás sin pedir nada a cambio. O al menos es la sensación que me da. Aunque hoy en día hay muchas comunidades de usuarios que no son solamente de ordenadores de Amiga, o de una plataforma en concreto, que hacen eso. Y no deja de ser un «esfuerzo comunitario» muy interesante. Continuar leyendo…

Hoy, un amigo del ordenador, con el que tengo charlas a menudo por diferentes medios tecnológicos, me ha contado su anécdota por «la crisis» famosa.

A pesar de que muchos somos reacios a poner anuncios en la web, aludiendo a que la mayoría son estridentes, no tienen que ver con la temática, son ruidosos, ocupan espacio, etc. Al final ha tenido que claudicar para que su proyecto siga vivo y poner un AdSense de esos, que le dé al menos para pagar el alojamiento y el dominio.

Muchos proyectos sean o no lucrativos tienen estas cosas, por uno u otro motivo. La mayoría de los visitantes (seamos claros y honestos) ni les hacen caso, muchos tenemos programas o extensiones para bloquear la publicidad, otros ni nos paramos a leerlos, y quizás una mínima parte de los visitantes pulse en el anuncio para ver que es (algunos por curiosidad, y una porción menor porque les interesa). Continuar leyendo…