«Cuenta los lugareños… que eones atrás… cuando los monitores de ordenador eran mas pequeños, cuadrados y con mayor profundidad, el contenido de las pantallas se leía mejor. En aquellos tiempos, pocos informáticos tenían gafas, y no era porque todos tuvieran lentillas, ¡no!. Aquellas personas leían perfectamente sus ordenadores, y controlaban mejor éstos, gracias a que entendían lo que veían.»

El extraño caso tipográfico actual

En la actualidad, he visto cómo las nuevas tecnologías han aumentado las pantallas, resolución y calidad de la imagen, pero han ido desmejorando la calidad de representación de éstas. ¿Cómo es esto posible? se preguntará el incrédulo lector. Continuar leyendo…

Anonadado me dejan ciertas noticias o titulares de noticias cuando los leo. No digamos ya cuando profundizo, especulo o fantaseo. Y ya sabéis que eso de la fantasía a veces es limitada para un solo ser, pues muchas veces la imaginación no puede prever toda la magnitud de consecuencias y acontecimientos definitivas de algo. Continuar leyendo…

Estaba yo tumbado en la cama, hablando con una amiga por Skype, en ese momento en que te vencen un poco las fuerzas pero revolotean las ideas por la cabeza, cuando de pronto… cae a mi la posibilidad de ¿y si la curación de las personas pudiera ser por vibraciones? (no me refiero a radiaciones, sino a algo mucho mas limpio para el cuerpo). Ahora mismo muchas «tecnologías de curación», son intentar poner algo mas malo que acabe con el problema para «intentar acabar con lo malo», eso si no te matan en el proceso. Otros arreglos son: haz una incisión, revuelve un poco los higadillos, saca un cacho o remienda una cosa, o si acaso mete un objeto extraño nuevo (trasplante o bien algo automático tipo cyborg que haga el trabajo por nosotros). Básicamente la medicina es eso.

¿Os habéis parado a preguntar y si eso fuera posible? No solo de medicina hablamos, muchas cosas podrían utilizarse si consiguiéramos saber muchas de las otras facetas que ignoramos de nuestro potencial. Continuar leyendo…

Desde hace meses, estoy usando el programa GIMP de dibujo para hacer todos los dibujos y retoques de fotos de Encanta.

Hasta el momento, me he hecho bastante bien con ciertas opciones, aunque me ha costado adaptarme a algunas, ya que he utilizado diferentes programas y siempre uno acaba con ciertas costumbres que, a menudo, le resultan difícil cambiar de nuevo, (los malditos hábitos).

El caso es que aun no me he acostumbrado a los degradados. Y es una costumbre que tengo muy arraigada desde que usaba el antiquísimo y aun válido Deluxe Paint III en el Amiga 500, y mucho después su versión 4 AGA mejorada. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

La verdad es que en la «corta vida» como pintor web me han ido ocurriendo muchas cosas. A veces pasan desapercibidas y son pequeñas anécdotas. Intentaré contar pequeños retazos, no ser muy descriptivo, y no poner nombre propio completo, ni empresas. :mrgreen:

Hace unos días, una amiga me dijo:

«Tengo página web… ¿quieres verla?»

Me dio el enlace y la curiosee. Quizás por ello se me hayan venido a la cabeza un montón de historias. Y supongo que también tiene que ver el hecho con que después de verla, el familiar de turno (no diremos nombres 😉 ) ha preguntado ¿cómo podía poner música? Inmediatamente dije que se leyese un tutorial. No mola tanto cuando hay que buscarlo, aprender, y errar. Es mejor que te lo hagan todo hecho. 🙂 Continuar leyendo…