Este fin de semana hemos estado de migración de plan de alojamiento. Se supone que con esta nueva migración vamos a tener espacio ilimitado.

Lo que no sabemos es lo que es «ilimitado», porque cada vez que hemos probado un servicio de este tipo el «sin límites» brillaba por su ausencia. Así que esperemos que ilimitado sea mas grande de lo que ya teníamos contratado. :mrgreen:

Aparte también hemos actualizado el Blog a una versión mas moderna de WordPress (la última), así que esta todo cogido con alfileres, tengo que hacer cambios en la apariencia, para que funcionen algunas nuevas cosas. Tengo que buscar algún plug-in (añadido) compatible/similar con alguno que he estado usando y que ahora no funciona. Y además tengo que modificar/personalizar algunas cosas internas que me servían para escribí los textos en el editor del blog (otra vez a buscar información sobre estas cosas… ¡joh!).

Por suerte, los foros siguen en su versión, y no tendré que empollar nada nuevo, al menos de momento. Aun no estaba convencido de migrar a una nueva, sabiendo que para lo que los uso y las prestaciones que demando, son mas que suficiente.

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

La verdad es que en la «corta vida» como pintor web me han ido ocurriendo muchas cosas. A veces pasan desapercibidas y son pequeñas anécdotas. Intentaré contar pequeños retazos, no ser muy descriptivo, y no poner nombre propio completo, ni empresas. :mrgreen:

Hace unos días, una amiga me dijo:

«Tengo página web… ¿quieres verla?»

Me dio el enlace y la curiosee. Quizás por ello se me hayan venido a la cabeza un montón de historias. Y supongo que también tiene que ver el hecho con que después de verla, el familiar de turno (no diremos nombres 😉 ) ha preguntado ¿cómo podía poner música? Inmediatamente dije que se leyese un tutorial. No mola tanto cuando hay que buscarlo, aprender, y errar. Es mejor que te lo hagan todo hecho. 🙂 Continuar leyendo…