Hoy en día comprar cosas desde Internet está a la orden del día. Hay muchas formas de pago: Tarjetas virtuales, Paypal, Tarjetas de débito y crédito, cheque, contra-reembolso, transferencia bancaria…

El problema sigue siendo la seguridad de todo ello. Necesitas 5000 claves diferentes para 5000 operaciones diferentes, que si claves raras, de entrada y de operaciones, que si códigos de tarjetas de virtuales, débito, crédito, que si proporcionar mas datos personales (hasta el banco me ha llegado a pedir mi email, mi teléfono móvil, y otros datos).

Después para darte una falsa sensación de seguridad adicional, ponen determinadas pasarelas adicionales en las compras, en las que tienes que aportar mas códigos extraños, muchas veces que te van proporcionando a medida que vas comprando la primera vez, y que uno religiosamente va apuntando, como puede, mientras va haciendo la compra. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Lo cierto es que a todo esto, yo seguía haciendo actualizaciones de aquella primera web que me encargaron aquella discográfica de música antigua. Hasta que no hace mucho me enteré de que mi página web ya había sido sustituida por otra. Recuerdo haber hecho diferentes estudios míos con la esperanza de que el cliente de esa web me dijera:

«Vamos a darle un nuevo aspecto al sitio mas acorde con los tiempo.»

Yo todo convencido, creí que se iba a fiar de mi por todo el tiempo que llevábamos juntos. En lugar de eso. Debió conocer a otra persona, un interesado o arrimado, y le dijo que él sabía de otros que harían justo lo que quería de las mejoras. Para mi gusto, ha perdido bastante el sitio, ahora es mas impersonal, si claro, tiene algunos efectos mas modernos, y algunas de las ideas que me había comentado anteriormente que quería poner. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Entre medias de todo esto, empecé a incluir diferentes modos de trabajo, y casi todos ellos gracias a otro amigo (al que llamaremos Ayukawa). Él estaba en una empresa con un par de amigos mas (un comercial y un programador) y necesitaban a otro pintor web para hacer paginillas. Para mi supuso cierto ambiente de trabajo. Era cómodo poder trabajar en casa a las horas que yo quisiera y con la calidad que me gustaba. Pero tuve que aprender otras formas de trabajo. Mas adelante me han servido algunas y otras las he ido desechando. Continuar leyendo…