La verdad es que estos días he tenido que aconsejar comprar equipos y componentes a algún familiar, y siempre recibo respuestas de:

«Es que es muy caro, yo solo lo quiero para algo puntual.»

Pero esa respuesta me la dicen siempre, haya o no crisis, y al final nunca es cierta. :mrgreen:

A menudo tenemos unas ideas de que vamos a usar para muy poco el equipo: navegar, jugar un rato, poder hacer una determinada tarea que no podíamos hacer con el nuestro antiguo, poder descargar contenidos por Internet, etc. Pero nadie suele pensar en todas esas tareas al tiempo. Todo a la vez. En la potencia final.

«¿Para qué querría un equipo tan potente?
—se dicen…—
¿A dónde quieres ir tan rápido?»

Continuar leyendo…