La verdad es que siempre he considerado los blog como diarios en línea con la única diferencia que además hay gente leyéndolo y puede opinar del asunto o comunicarse con el autor. A decir verdad, muchas veces los comparo con los foros de mensajes, y no sé muy bien si me va a valer esto para comunicarme con el exterior, o simplemente para expresar lo que muchas veces se queda revoloteando por mi cabeza.

Anteriormente a este blog, he tenido otras pruebas, que no he usado demasiado, debido a su temática (el blog experimental de Tapias Bravo, los artículos que he publicado en mi página personal, y notas que he dejado en el foro de mensajes de Avalon y Encanta. Hasta he escrito opiniones por correo electrónico a amigos y conocidos, y también por listas de correo en las que estoy apuntado). Pero la primera prueba que hice de diario, fue un diario personal y computerizado que empecé hace bastantes años y que guardo con recuerdo en un disquete de Amiga, lo empecé para ordenar mis emociones y de algún modo poder releer lo que había pensado y sopesar decisiones tanto antiguas como nuevas. Supongo que la mayor parte de estos diarios se empiezan por esto mismo, para estudiarse a uno mismo y saber como reacciona e interacciona con el resto de la humanidad.

Espero que aparte de hablar de cacharros e informática, vaya incluyendo muchas otras cosas que a veces pasan bastante desapercibido en mi vida delante de la pantalla del ordenador. Después de todo también tengo sentimientos como cualquier otro hijo de vecino. 😉