Desde el principio de mi vida tecnológica, he usado ordenadores. La única “consola” oficial que he usado fue antes del Spectrum, una “Game & Watch” que me regalaron de unos pescaditos que tenias que pescar. Estas maquinitas eran las “consolas portátiles del momento” antes de que salieran las famosa Gameboy y posteriores, que ya disponían de cartuchos y un montón de juegos. La pantalla era de cristal líquido, y tenia un pseudo decorado ya pintado, donde se superponían los “gráficos” de cristal líquido. El control era unos botones de plástico que tenia alrededor. El modelo que me tocó a mi (a mi hermano le regalaron otro, pero de doble pantalla) era el Fishing Boy que aquí podéis contemplar. Continuar leyendo…

Animado por la sección de música del canal de Youtube: Retrocant (hi Alfredo! 😉 ), he escrito este artículo con mi experiencia a través del tiempo en juegos de carreras.

Con todo lo tranquilo que soy, tengo extrañas aficiones por géneros de juegos de ordenador. Uno de los géneros son los juegos de carreras o velocidad.

En estos tiempos no suelo jugar mucho. Mi divertimento actual es el cacharreo con los ordenadores y utilizar programas o aplicaciones para hacer cosas útiles con el ordenador. Yo me puedo divertir mucho mas probando diferentes cosas de aparatos del ordenador, escribiendo un texto, probando diferentes técnicas y opciones de un programa de dibujo, viendo una película o serie, recordando un sueño de la noche anterior, imaginando o ideando posibles soluciones a determinados problemas que se me plantean (y me plantean) o simplemente observando el mundo que me rodea. ¡Hay tanto con lo que divertirse!

Pero antaño, cuando la informática era diferente, yo jugaba mucho con los ordenadores. Continuar leyendo…