Hace mas de un año, compré el citado monitor. Hice el consabido artículo de cómo había llegado hasta esa elección y pruebas de turno desde mi blog. Me salió tan bueno que en esta ocasión he decidido volver a pillar el mismo.

Con la nueva ampliación de despacho, todos los monitores que tenía en mi habitación los dejé en la nueva, y en el dormitorio deje un monitor de 19” (el Sony) que aun tenía. Para manejar un ordenador es mas que suficiente, con el pequeño problema de que es en tamaño 4:3 (comúnmente llamado formato convencional). Continuar leyendo…