Hace años, navegar por la web era mucho mas sencillo que en la actualidad. Hoy en día todo lo que uno hace parece que es mas peligroso que antes y hay avisos amenazadores por doquier en los navegadores. Todo es un problema. Todo es malo, puede romperte el ordenador, o es una cookie maligna, que tiene que ser aceptada, porque sino te impide leer un trozo.

Además con cada paso de tiempo todos esos servicios que antes no podías vivir sin ellos se han vuelto ahora imprescindibles pero atestados de publicidad. Desde el diario de noticias que siempre visitas, que ahora tiene mas anuncios que antes y menos texto que leer, hasta la aplicación web que tienes que manejar sí o sí para poder pagar en una tienda web que también utilizas. Y que por supuesto también tiene publicidad. Se ve que al diseñador web le pagan cada vez menos, y tiene que cobrar por otra parte. Continuar leyendo…