(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

En verdad he hecho algunas otras páginas que no he comentado aquí, porque eran cosas que hice en conjunto con mi hermana, y aunque dicen que entre hermanos siempre hay peleas, la verdad es que en el trabajo conjunto de páginas web nos compenetramos bastante bien, y las páginas salen mucho mejor, a veces incluso sin peleas estúpidas, sí, podemos tener diferentes opiniones, pero a veces incluso es interesante apreciar como ciertas tareas se hacen incluso sin hablar, casi telepáticamente. Y eso no es fácil de conseguir hoy en día. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Lo cierto es que a todo esto, yo seguía haciendo actualizaciones de aquella primera web que me encargaron aquella discográfica de música antigua. Hasta que no hace mucho me enteré de que mi página web ya había sido sustituida por otra. Recuerdo haber hecho diferentes estudios míos con la esperanza de que el cliente de esa web me dijera:

«Vamos a darle un nuevo aspecto al sitio mas acorde con los tiempo.»

Yo todo convencido, creí que se iba a fiar de mi por todo el tiempo que llevábamos juntos. En lugar de eso. Debió conocer a otra persona, un interesado o arrimado, y le dijo que él sabía de otros que harían justo lo que quería de las mejoras. Para mi gusto, ha perdido bastante el sitio, ahora es mas impersonal, si claro, tiene algunos efectos mas modernos, y algunas de las ideas que me había comentado anteriormente que quería poner. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Mucho después de aquel trabajo por contrato, tuve otro proyecto para una inmobiliaria, querían hacer un directorio de las casas que vendían. El proyecto no tenía ni pies ni cabeza, y estuvimos meses hasta que al final decidieron despedirme, sin avisarme, como de costumbre… con lo fácil que es decir:

«No es lo que buscamos, gracias por tu tiempo.»

En lugar de eso uno se entera después de meses sin decir nada, que le han cambiado por otra empresa cuando va a visitar la página del que te contrató. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Entre medias de todos estos embrollos de contrato, he realizado trabajos aparte, encargos de todo tipo. Desde pequeñas páginas personales hasta proyectos un poco mas grandes. Todos ellos pagados por supuesto.

Recuerdo uno en el que el cliente, la primera vez que nos vimos me dijo lo siguiente:

Cliente: Quiero una página web que se vea en todos lados.
Yo: ¿Todos todos?
Cliente: Si, sí, en todos lados y todos los navegadores.
Yo: ¿pero esta seguro?
Cliente: Por supuesto.
Yo: Vale, entonces la página tiene que ser en texto plano (es decir un texto sin imágenes, ni ningún aporte gráfico), no todos los navegadores son el Internet Explorer como nos quieren hacer creer. Hay diferentes tecnologías y programas y muchos de ellos no son compatibles entre sí, así que cuanto mas sencilla sea el diseño de la página en éstos, mas básica y mas compatible será en todos.

Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Después de haber trabajado para esta empresa, unos meses mas tarde me volvió a contratar la empresa que me cedía anteriormente. Aunque este «pseudo contrato» (no firme nada, todo era de palabra), también era por obra realizada. Ellos tenían una herramienta de búsqueda semántica (me parece) y necesitaban una imagen de sitio nueva para presentarla, además también necesitaban varios banners para publicitar dicha herramienta.

El sitio lo realice lo mas sencillo posible (como siempre) y a la vez con cierto toque tridimensional, ese tipo de tridimensionalidad en botones redondeados que cuando pones el puntero encima cambian de color y parecen como si estuvieran apretados. Tres o cuatro apaños mas, una zona que parecía una hoja con un pico doblado, y algún truquito mas y quedó bastante aparente. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Unos meses mas adelante, conseguí que me hicieran un contrato teletrabajando yo en casa unas cuantas horas al día. Que era lo que yo en realidad he querido siempre, que se reconociera el trabajo que estaba haciendo y cobrar un poco. No el otro embrollo que pensaban encasquetarme.

El chanchullo no podía ser mejor para ellos. Me subcontrataba una empresa que debía de ser amigos de la otra. Me cedía a la principal. Y seguramente alguna de las dos empresas debía cobrar de mas con respecto a lo que me pagaban a mi (seguramente una subvención europea… o vete tu a saber que otro chanchullo tendrían). El caso es que ahora recibía un sueldo por cosas que ya estaba haciendo años atrás.

Teletrabajar para una empresa en la que no sabe nadie que estás tiene sus desventajas. Cuando te ven en la empresa te encargan cosas. Pero claro como uno teletrabaja, ningún otro sabe si estas trabajando o no. O mas bien no ponen al corriente a nadie de que tienen un nuevo trabajador o colaborador externo. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Mas tarde en el tiempo trabaje para una empresa, (también «recomendado»). Y de estas tengo anécdotas para llenar varias páginas, pero intentaré resumirlas con las mas graciosas.

Lo cierto es que desde que mi hermana empezó a trabajar con esto de los ordenadores, yo siempre he estado en la sombra ayudándola un poco. Y no me importa mucho decirlo, porque es la verdad. Muchas veces he tenido que buscarme la vida para hacer determinadas cosas que me preguntaba. Aconsejar otras según mi experiencia. O simplemente dar un consejo con mi opinión de una página o un diseño. Se ayuda mucho más así que hacerlo y dárselo hecho, donde no aprecian el aprendizaje que eso supone.

Esta empresa ha ido cambiando de nombre en todo este tiempo. Cuando se metió mi hermana, yo la ayudé en todo lo que pude. Es cierto que no siempre he tenido mucha idea de cosas que me preguntaba. Pero en las que podía, ahí estaba yo. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

En esa época otro amigo (el que me había proporcionado el tutorial en html) estuvo trabajando también como «programador web en ASP» y al mismo tiempo en otras cosas relacionadas. Se acordó de mi para hacer un par de colaboraciones conjuntas.

Yo para intentar colaborar le ofrecí mis clientes propios. Eran pocos pero de ese modo el actuaría de comercial (el que trata con el cliente) y yo podía centrarme en el diseño. También hacía algo de programación él. Mas o menos siempre nos hemos compenetrado juntos. Para poder diseñar en condiciones con mas personas esto es esencial. Si no hay comunicación, difícilmente funcionará un proyecto. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Entre medias de todo esto, empecé a incluir diferentes modos de trabajo, y casi todos ellos gracias a otro amigo (al que llamaremos Ayukawa). Él estaba en una empresa con un par de amigos mas (un comercial y un programador) y necesitaban a otro pintor web para hacer paginillas. Para mi supuso cierto ambiente de trabajo. Era cómodo poder trabajar en casa a las horas que yo quisiera y con la calidad que me gustaba. Pero tuve que aprender otras formas de trabajo. Mas adelante me han servido algunas y otras las he ido desechando. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

La verdad es que en la «corta vida» como pintor web me han ido ocurriendo muchas cosas. A veces pasan desapercibidas y son pequeñas anécdotas. Intentaré contar pequeños retazos, no ser muy descriptivo, y no poner nombre propio completo, ni empresas. :mrgreen:

Hace unos días, una amiga me dijo:

«Tengo página web… ¿quieres verla?»

Me dio el enlace y la curiosee. Quizás por ello se me hayan venido a la cabeza un montón de historias. Y supongo que también tiene que ver el hecho con que después de verla, el familiar de turno (no diremos nombres 😉 ) ha preguntado ¿cómo podía poner música? Inmediatamente dije que se leyese un tutorial. No mola tanto cuando hay que buscarlo, aprender, y errar. Es mejor que te lo hagan todo hecho. 🙂 Continuar leyendo…