Estas semanas atrás me han ocurrido varias cosas. Es difícil escribí últimamente textos, y no me apetece como antes, aparte de la tarea que realizo cada día de Encanta.

Es bastante agotador pasar una revista mensual de Amiga.InFo, son muchas páginas y se hace muy largo, sesiones a menudo de mas de 6 horas diarias.

Entre medias y con descansos, he realizado diferentes tareas de reparación de ordenadores. esta vez, vía remoto, a través del TeamViewer.

En lo que llevo de año, he ayudado a reparar unos 4 ordenadores de amigos (en varias tareas y varias sesiones de días diferentes), comprado y configurado uno nuevo (el netbook de mi madre), arreglado cosas de varios de casa (portátiles, sobremesa, configurado del Print Server…), y aconsejado comprar otro nuevo a un familiar. Vamos, casi lo de siempre.

Algunas cosas que me gustaría decir sobre esto: Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Lo cierto es que a todo esto, yo seguía haciendo actualizaciones de aquella primera web que me encargaron aquella discográfica de música antigua. Hasta que no hace mucho me enteré de que mi página web ya había sido sustituida por otra. Recuerdo haber hecho diferentes estudios míos con la esperanza de que el cliente de esa web me dijera:

«Vamos a darle un nuevo aspecto al sitio mas acorde con los tiempo.»

Yo todo convencido, creí que se iba a fiar de mi por todo el tiempo que llevábamos juntos. En lugar de eso. Debió conocer a otra persona, un interesado o arrimado, y le dijo que él sabía de otros que harían justo lo que quería de las mejoras. Para mi gusto, ha perdido bastante el sitio, ahora es mas impersonal, si claro, tiene algunos efectos mas modernos, y algunas de las ideas que me había comentado anteriormente que quería poner. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

Mucho después de aquel trabajo por contrato, tuve otro proyecto para una inmobiliaria, querían hacer un directorio de las casas que vendían. El proyecto no tenía ni pies ni cabeza, y estuvimos meses hasta que al final decidieron despedirme, sin avisarme, como de costumbre… con lo fácil que es decir:

«No es lo que buscamos, gracias por tu tiempo.»

En lugar de eso uno se entera después de meses sin decir nada, que le han cambiado por otra empresa cuando va a visitar la página del que te contrató. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

En esa época otro amigo (el que me había proporcionado el tutorial en html) estuvo trabajando también como «programador web en ASP» y al mismo tiempo en otras cosas relacionadas. Se acordó de mi para hacer un par de colaboraciones conjuntas.

Yo para intentar colaborar le ofrecí mis clientes propios. Eran pocos pero de ese modo el actuaría de comercial (el que trata con el cliente) y yo podía centrarme en el diseño. También hacía algo de programación él. Mas o menos siempre nos hemos compenetrado juntos. Para poder diseñar en condiciones con mas personas esto es esencial. Si no hay comunicación, difícilmente funcionará un proyecto. Continuar leyendo…

(Leer la parte: 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10)

La verdad es que en la «corta vida» como pintor web me han ido ocurriendo muchas cosas. A veces pasan desapercibidas y son pequeñas anécdotas. Intentaré contar pequeños retazos, no ser muy descriptivo, y no poner nombre propio completo, ni empresas. :mrgreen:

Hace unos días, una amiga me dijo:

«Tengo página web… ¿quieres verla?»

Me dio el enlace y la curiosee. Quizás por ello se me hayan venido a la cabeza un montón de historias. Y supongo que también tiene que ver el hecho con que después de verla, el familiar de turno (no diremos nombres 😉 ) ha preguntado ¿cómo podía poner música? Inmediatamente dije que se leyese un tutorial. No mola tanto cuando hay que buscarlo, aprender, y errar. Es mejor que te lo hagan todo hecho. 🙂 Continuar leyendo…