En verdad me he quedado alucinado de la última prueba que llevaba tiempo queriendo realizar, hace unos días bajaron suficiente las temperaturas de mi zona como para ponerme a hacer mis experimentos. Y hoy he realizado el primero.

Todo el mundo sabe, en esta época tan moderna, que perder el sistema operativo de tu ordenador es casi como una tragedia griega. Hoy en día tendemos a guardar muchos archivos personales en estas máquina, que también fallan con mucha frecuencia. No solo podemos perder los datos que hallamos creado de varios años, sino que también podemos perder la configuración y personalización de un sistema operativo que tengamos.

Estoy seguro que muchos dirán que perder los datos es mas trágico que perder el sistema operativo. Para mi es mas o menos igual. Aunque con el tiempo he aprendido a tomármelo con un poco de filosofía. A menudo he tenido que reinstalar todo desde cero y supone casi varios días. En mi caso suelo utilizar muchas cosas y me gusta personalizarlo todo hasta la saciedad. Continuar leyendo…

Sigo con mis pruebecitas.

A principio de semana hice una prueba de instalación de Ubuntu como aplicación metida en Windows. Quería hacer una prueba curiosa, quería saber si en un sistema de 32 bits podía meter un sistema de 64 bits de esta forma (como aplicación Windows). La experiencia salió bien, aunque no me gustó demasiado, tardaba un poquitin mas en arrancar (por el problema de que la partición no era física, sino virtual y en fichero), pero después de eso funcionaba todo perfectamente. Incluso tenia un pequeño menú «a lo Windows» de selección de sistema operativo. Estuve haciendo unas pocas pruebas con el Wine, que era el principal motivo por el que lo instalé asi, primero porque resultó relativamente rápido (en apenas 30-40 minutos ya estaba funcionando con el sistema operativo. Y segundo porque quería probar un poco lo de los efectos de la gráfica (las chorradas visuales, y como funcionaban o se podían seleccionar). Continuar leyendo…

La verdad es que no me lo había planteado nunca, hasta que hoy, mirando «embobado» en el panel de control lo de Conexiones de red, me he dado cuenta de que nunca lo había probado.

Actualmente mi red tiene un Swicth 10/100/1000 Mbps. El único problema es que sólo tengo un ordenador con 1000 Mbps, todos los demás tienen conexión a 100 Mbps. Por lo que jamas he podido probar el 1000. 🙂

Mi Mac y mi PC están bastante pegados, casi a un metro el uno del otro. Y siempre estoy traspasando datos de uno al otro. A veces grandes cantidades. Los Mac Mini de hoy en día vienen con una tarjeta de hasta 1000 Mbps, pero el mio es de los antiguos, de los que aun tienen PowerPC, como tantas veces lo he comentado, y por lo tanto la tarjeta de red es de 10/100 Mbps. Continuar leyendo…

Aun seguía haciéndome ilusiones sobre el iChat para poder comunicarme con los usuarios que tengo en Google Talk, mediante la opción de audio que posee la versión de este programa. De hecho uso la versión 1.0.0.104 americana (US), porque permite transferir ficheros, y lo hace francamente bien comparado con el MSN que todos conocemos.

Google Talk me gustó desde el primer momento, es un programa de mensajería instantánea liviano. No tiene mierdas gráficas. Los caretos son muy sencillos. Tiene lo mínimo, pero es funcional: Continuar leyendo…

Entre semana tuvimos un corte de luz bastante importante. Estuvimos desde las 3 de la tarde hasta las 7 y media mas o menos sin luz. Menos mal que ya tengo mi reproductor de mp3 y mientras no podíamos hacer nada con los ordenadores y demás, yo estaba o bien leyendo el periódico/revistas de informática o bien escuchando música tranquilamente.

Después nos informaron que se había ido un transformador al carajo, y que habían traído una de esas estaciones portátiles para ir dándonos algo de energía. Se había ido en varias calles durante todo ese tiempo. Al ponerse el transformador el primer encendido de luz se veía todo tenue, y hasta que se puso al máximo.

Yo por precaución, siempre que se va la luz tengo mis regletas apagadas del todo. Además de que las instalé así a propósito para cuando hubiera que apagar rápidamente todo el tinglado tecnológico.

Pero como siempre algunos de mis familiares dejaron algunas luces encendidas. Continuar leyendo…