Desde hace tiempo, no se muy bien a que juega Apple. Bueno, supongo que a hacer dinero principalmente. Pero en estos últimos tiempos he visto como programas relativamente potentes han sido recortados poco a poco.

Por ejemplo: versiones de iMovie que eran muy usables y con algunos efectos interesantes, han sido recortadas en pos de una «supuesta» mejoría de manejo de interface, perdiendo con ello funcionalidades.

Todos lo achacabamos a programas como el Final Cut Express, a mitad de camino entre el iMovie, (o el Adobe Premiere Elements de la competencia) y el Final Cut Pro (o el Adobe Premiere y Premiere Pro), como tope de gamas en video no lineal. Continuar leyendo…