Cuando se te cae el mundo exterior, las cosas tangibles pierden su significado o valor. Tu entorno parece vacío y ya no te sirve todo lo aprendido. Solo queda mirar tu interior y evolucionarlo. Estúdiate, pero no te consumas en el camino.

A menudo le digo a las personas que me importan que se miren por dentro. Me responden con: «¿qué tengo que mirar? ¿cómo se hace?» o simplemente con un: «es muy difícil.»

Claro que es difícil, pero no imposible. Difícil quiere decir que tardas un poco mas, pero lo que encuentres merecerá la pena. Si todo fuera fácil no le tendrías ese respeto y por lo tanto no lo apreciarías lo suficiente. Continuar leyendo…