Esta historia se remonta a la 31 de marzo de 2013, por aquel día se me ocurrió elegir un producto vendido por esta empresa, nada menos que un ratón Logitech M305 Fantasy, que compré para sustituir uno para mi madre. El ratón fue recibido y la transacción se realizó correctamente por el servicio de Marketplace. Amazon ofrece este método para que otras empresas vendan sus productos desde su plataforma.

Hasta aquí la bonita historia. Que tiene su no tan bonita continuación. Continuar leyendo…