En las cunas de las religiones, en los lugares mas apartados de las continuas distracciones de la sociedad y del mundanal ruido, los eruditos y religiosos se reunían, muchas veces separados cada uno en su lugar, en un silencio contemplativo para su última búsqueda. Pero hoy en día, estos emplazamientos perdidos ya no son lo que eran.

Con la necesidad de centrarse en dicha búsqueda, algunas personas, intentando no distraer sus mentes y fuerzas con diferentes tentaciones, decidieron por voluntad propia retirarse a lugares mas recónditos y perdidos, inaccesibles, tranquilos, silenciosos y a la vez desérticos. La quietud extrema era necesaria para concentrar el alma, vaciarse completamente y poder esperar que esa iluminación entrase y les explicase “el todo”.

Sin embargo, esos lugares tan apartados, tan extremos, esos santuarios de la quietud, han sido mancillados y denigrados, y ahora sirven para un propósito totalmente contrario y retorcido. Continuar leyendo…

Con la llegada de las normativas estúpidas que obligan a todos los blog’s y páginas a poner un absurdo mensaje que aceptas sin mirar casi, lo único que han conseguido es precisamente que se pase de leer dicho mensaje, tan idéntico de aceptar como los “contratos de licencia” o términos del servicio.

Básicamente los mensajes que le llegan a cualquier usuario de un servicio es el siguiente:

“Si no lo acepta, no lo ve o lo puede usar.”

Ante eso… ¿qué se contesta? Con resignación: Continuar leyendo…

La mayor parte de las personas que conozco temen la soledad. Ese estado en el que nadie quiere estar. Temen quedarse solos consigo mismos, porque eso supone que no se pueden mentir o esconder ya que saben quienes son. Pueden intentarlo pero en el fondo se verán. Ese es el miedo que tienen a la soledad.

No es un estado bueno o malo. La soledad bien entendida puede ser muy útil para determinadas personas. Continuar leyendo…

El verdadero compartir es enseñar como eres por dentro al mundo exterior. Es mostrarles que con unos mínimos cambios en nuestra actitud las cosas pueden mejorar de forma exponencial.

Intentamos compartir en exceso cuando el paisaje que nos rodea (nuestra circunstancia) no se adapta al mundo ideal que nos rodea. Creemos erroneamente que compartiendo se va arreglar todo. Que gracias a nuestra «ayuda» mejoraremos el mundo. Pero en verdad lo estamos haciendo por intereses propios. Y ahí radica el fallo.

Dejar miguitas, dejar cosas, sin importar que consigues con ello. Otros comeran de esas migas, pero no sabran de quien vienen. Simplemente, dejaste ahí el legado, para que otros en su mismo punto, comprendan cosas. Así se les abra una puerta a un nuevo nivel.

Ese es el verdadero pensamiento colectivo. La verdadera unidad. El verdadero legado. Una nueva forma de aprendizaje.

Cuando vas encontrando esas miguitas, que muchos seres anteriores han dejado, sin esperar pago alguno por sus servicios prestados a la humanidad, se te abre la consciencia del verdadero compartir.

Solo entonces, comprenderás que:

Ni dar de comer a un pobre es lo fácil,
Ni enseñarle a pescar es lo adecuado,
Sino dejar que sea el mismo el que quiera conocer.

Es impresionante las formas diferentes que uno encuentra a lo largo de su paisaje, que te muestran formas de sufrir para divertirse. Parecen que así se realizan mejor, pero solo es una trampa para morirse de miedo.

En nuestra infancia nos dicen que:

«Hay que controlar nuestras emociones, para que no nos controlen ellas a nosotros.»

En un momento dado, no se muy bien cuando, esas reglas las cambian: ya no las controlas, sino que las potencias. Te dicen que hagas justamente lo que no debes hacer. Y nosotros, tontos, arrastrados por la marea o el grupo, lo hacemos. Continuar leyendo…

en resumen— que después de haber pasado un tiempo en prisión por un delito, te podrían reducir la pena que tuvieras si has cumplido «beneficios penitenciarios» (trabajo, estudios…), con lo cual salir antes de tu sentencia.

Por lo que he leído aunque te condenen 100.000 millones de años, en nuestra ley lo máximo son 40 años, que se puede reducir por dicha aplicación de dicha doctrina. Por lo tanto «no se para que cojones sirve la ley de dar mas años de los máximo permitidos». Ya de por si se contradice. Anda que no he visto sentencias que dicen «penas de 2700, 3000, 4000 años o mas», si fuera así, porque no decir directamente «cadena perpetua», estar toda su vida en la cárcel. Para un preso que tenga 30 años, pueden parecerle ya de por si mucho los 40 años, cuando salga sera un carcamal con mala leche, eso si llega a salir y no se muere antes. Continuar leyendo…

Actualmente vivimos en una sociedad del usar y tirar. Del compre siempre y rápido. De lo que llaman «Obsolescencia programada«, que no es ni mas ni menos que fabricar las cosas con fecha de caducidad, o provocar diferentes fallos con los que hacerte comprar uno nuevo.

Los Servicios técnicos han dejado incluso de ser útiles, antes arreglaban las cosas por un módico precio, ahora «sale mas rentable tirarlo y comprar un modelo un poquito superior». Sin embargo en otros países con menos recursos se intenta arreglar lo mismo que en los mas avanzados y ricos.

Actualmente los productos que utilizamos, cada vez permiten menos arreglos. En su mayoría cosas que antes duraban y que se podían cambiar o arreglar. Hoy en día no tienes esa opción, y si la tienes te costará un pico, durará poco tiempo y estará «programado» para que de algún modo, tengas que cambiarlo porque ya no funcione como el primer día. Continuar leyendo…

Todo el mundo que me conoce medianamente bien, sabe que tengo unos horarios muy extraños de sueño. A menudo les digo: «duermo cuando tengo ganas». Pero no siempre es así, pues a menudo fuerzo la máquina mas de lo adecuado, a veces por interés de llevar a cabo algo y terminarlo, otras veces por tonterías con menos importancia.

La verdad es que no soy el primero que se plantea eso de «tener un horario personalizado». He ido leyendo a lo largo de los años numerosos artículos de experimentos de horarios y sueños. Uno de ellos me impacto bastante: Continuar leyendo…

Barreras, limites, fronteras, llamadlo como queráis, todo esta sistemáticamente limitado para intentar dar una falsa sensación de control, pero por muy limitado que esté todo nada es tan cuantificable como dicen.

En estos tiempos se habla de la independencia de tal provincia, la independencia de un país, de la unión de tal otro. «Naciones Unidas» (menuda contradicción) acuerda algo, pero no todas las naciones están unidas y después no sirve para nada eso que acuerdan. Tenemos fronteras por todas partes, aunque después intentemos crear coaliciones, asociaciones o comunidades de tal cosa, conjuntos de una región fronteriza consigo misma que además esta fragmentada en pueblos, comarcas, ciudades. Y después lo fragmentamos mas en cosas que llamamos barrios, casas, hogares. Y mas tarde somos capaces después de volver a fragmentarlo en espacios mas reducidos llamados habitaciones, armarios, estanterías. Todo bien cuadriculado.

¿Y si en vez de un país, una región, una ciudad, un pueblo todo estuviera unido? En realidad ya lo está, solo que nosotros ponemos unas normas para creer que no, para separar lo uno de lo otro. Si un árbol quiere crecer en el limite de una frontera de una provincia o de un país a otro, lo hará, Y le importará tres cojones que sea de uno o de otro, porque el sera en su conjunto un árbol que ha crecido en medio de una limitación estúpida. Porque para él ese lugar es la tierra, un lugar donde crecer, un lugar donde expansionarse, sin limitación alguna. Continuar leyendo…

En el anterior texto mio, hablaba sobre cambios a nivel político.

En este intentaré hablar sobre cambios a nivel educacional.

Esta visto que muchos valores se han perdido en pos de: «si puedes pisar una cabeza, hazlo, que sino te la pisaran a ti«, vamos el «sobrevive el mas fuerte» o el «ojo por ojo, y el mundo quedará ciego«.

Hay una serie de cambios que deberían implantarse tanto a profesores, como familias como a hijos. todos estamos implicados en el proceso, y todos tenemos la capacidad de cambiar o mejorar. La cuestión siempre es «querer hacerlo«. Continuar leyendo…

No suelo hablar mucho de política precisamente. Hace unos años tuve una amiga que me preguntó que si me gustaba eso de hablar sobre esto, y le contesté que ni me iba ni me venía. Y ella me replicó con un «la política es todo«.

No pretendo que con este comentario mio iniciar un debate, de hecho este comentario mio es parte de una pregunta que formulo otra persona en una conocida red social. Ahí tampoco se llegó a nada, pero mi comentario fue alabado por algunos, pues era un comienzo de «intentar cambiar algo«.

En ese momento todos estaban «indignados» con los últimos cambios del gobierno y no hacían mas que quejarse con muestras de «todo es una mierda» sin hacer nada. y esta pregunta fue un impás en ese aspecto: Continuar leyendo…

Desde hace unos cuantos meses vengo experimentando diferentes emociones en mi entorno cercano de acción. Una me maravilla y otra no me gusta un pelo.

La que me maravilla es la habilidad que tienen algunos para escribir textos impersonales. Pueden contar algo, pero de tal forma que nadie se entere del motivo de ese texto, como si no fuera con ellos. Expresan acciones o emociones y como enfrentarse a la vida desde ese momento o como intentarlo.

Uno los lee y puede que te puedan dar algún consejo si estas en la misma onda, o bien puede que no te diga nada el texto. Incluso pueden leerlo los responsables de dicha acción al autor del texto que lo escribe y no enterarse de lo que leen, de tal forma que es como una crítica a esa persona pero como no se enteraran de lo que leen, uno puede criticarles con ese estilo y ni se darán cuenta. Continuar leyendo…

Por mucho que se haga, no parece surtir efecto. Toda la vida hemos oído que la unión hace la fuerza, pero parece que en «ciertos aspectos», la única fuerza que vale es la del dinero, y lo demás que se jodan, por mucha razón o mucha cantidad de personas que haya en contra de unas leyes y unos impuestos adicionales fuera de lugar.

En constantes lugares veo cosas contradictorias, que si tal gobierno es el responsable de tal, cuando el gobierno anterior y diferente también permitió lo mismo, y no solo lo permitió sino que no hizo nada por escuchar a los ciudadanos. Un par de ejemplos de leyes absurdas: Continuar leyendo…