Hoy en día comprar cosas desde Internet está a la orden del día. Hay muchas formas de pago: Tarjetas virtuales, Paypal, Tarjetas de débito y crédito, cheque, contra-reembolso, transferencia bancaria…

El problema sigue siendo la seguridad de todo ello. Necesitas 5000 claves diferentes para 5000 operaciones diferentes, que si claves raras, de entrada y de operaciones, que si códigos de tarjetas de virtuales, débito, crédito, que si proporcionar mas datos personales (hasta el banco me ha llegado a pedir mi email, mi teléfono móvil, y otros datos).

Después para darte una falsa sensación de seguridad adicional, ponen determinadas pasarelas adicionales en las compras, en las que tienes que aportar mas códigos extraños, muchas veces que te van proporcionando a medida que vas comprando la primera vez, y que uno religiosamente va apuntando, como puede, mientras va haciendo la compra. Continuar leyendo…