Después de muchos devenires con los Mac Mini, he podido probar el último que salió al mercado. Personalmente no me lo iba a comprar, pero surgió la posibilidad de tener uno por un “módico precio” y decidí hacerme con él.

Cuando salió al mercado este modelo me echó para atrás las mejoras que implementaban con respecto al modelo anterior de la misma gama. La principal: la memoria venía soldada. Este es el gran escollo de este modelo en concreto. El resto del equipo es prácticamente igual que otros modelos anteriores. Apple decidió así quitarse un montón de problemas y servicio técnico posterior. Si quieres mas memoria tienes que pensar en adquirirla cuando vas a comprarlo y punto. Por el precio que te saldría un Mac Mini ampliado, casi te puedes pillar un modelo de sobremesa con pantalla (un iMac) con prestaciones reducidas. Continuar leyendo…