Solo es un estado mas en nuestro paso hasta llegar a la unidad o al todo. Es ese camino en el que llegamos desde que salimos desde el vientre materno y nos incorporamos en lo que llamamos «realidad» o «vida normal».

Muchos de esos seres unitarios se pasan la «vida» intentando encontrar en su actual estado la unión perfecta, intentando encontrar en la dualidad la unidad, o sea buscando otro ser que, como nosotros a su vez, buscamos, creyendo que es lo adecuado para completarnos.

Otros, quizás empujados por diferentes concepciones, matices, elecciones, estados, siguen un camino diferente. Continuar leyendo…

Es evidente que en la restructuración que estoy intentando llevar a cabo de mi mismo afecta también a los que me rodean, y por ende lo de alrededor e incluso lo mas alejado que «parece que no tiene nada que ver» también debe afectarme a mi. Lo que prueba la existencia de que todo está conectado con todo, por mucho que quieran separar cada cosa para estudiarla. Continuar leyendo…

Barreras, limites, fronteras, llamadlo como queráis, todo esta sistemáticamente limitado para intentar dar una falsa sensación de control, pero por muy limitado que esté todo nada es tan cuantificable como dicen.

En estos tiempos se habla de la independencia de tal provincia, la independencia de un país, de la unión de tal otro. «Naciones Unidas» (menuda contradicción) acuerda algo, pero no todas las naciones están unidas y después no sirve para nada eso que acuerdan. Tenemos fronteras por todas partes, aunque después intentemos crear coaliciones, asociaciones o comunidades de tal cosa, conjuntos de una región fronteriza consigo misma que además esta fragmentada en pueblos, comarcas, ciudades. Y después lo fragmentamos mas en cosas que llamamos barrios, casas, hogares. Y mas tarde somos capaces después de volver a fragmentarlo en espacios mas reducidos llamados habitaciones, armarios, estanterías. Todo bien cuadriculado.

¿Y si en vez de un país, una región, una ciudad, un pueblo todo estuviera unido? En realidad ya lo está, solo que nosotros ponemos unas normas para creer que no, para separar lo uno de lo otro. Si un árbol quiere crecer en el limite de una frontera de una provincia o de un país a otro, lo hará, Y le importará tres cojones que sea de uno o de otro, porque el sera en su conjunto un árbol que ha crecido en medio de una limitación estúpida. Porque para él ese lugar es la tierra, un lugar donde crecer, un lugar donde expansionarse, sin limitación alguna. Continuar leyendo…