Un nuevo orden mundial

(Leer Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4)

¿Qué pasaría si….?

Todo ser humano tuviera por ley, casa propia, comida garantizada, educación gratuita, trabajo, medicina gratuita, y tiempo libre para disfrutar.

Casa propia: una zona en la que vivir adecuadamente conforme a sus necesidades. Sin ser un cuchitril ni una mansión de tres pares de narices. Dependiendo de las necesidades de la familia, si eres uno solo te apañarás con menos espacio que si eres una familia de 5 personas o mas.

Comida garantizada: Debería ser una posibilidad no solo de comer lo que tu quieras, sino de comer sano, dependiendo también del metabolismo de cada persona, sus gustos y su salud. Si a alguien no le gustan las lentejas porque le sientan como una patada en el culo, pues no se le va a obligar por ley. Pero siempre hay alguna alternativa para poder comer sano ¿o no?

Educación gratuita: cualquiera que lo desee puede aprender todo lo que quiera, desde lo básico hasta las especialidades mas profesionales. Todo gratis, probando que de verdad saben, no haciéndoles exámenes de «memorice todo lo que pueda mientras va pagándonos por la patilla». ¡No! aquí se trata de aprender por el simple hecho de que te apetece hacerlo y con ello expandir tus conocimientos. Quizás en el futuro poder dedicarse a poder expandirlos tu gracias a tu sabiduría y que otros se beneficien cuando tengan que aprender. O ponerlos en práctica para evolucionar en tu trabajo diario.

Trabajo garantizado: Una vez que ya tienes unos conocimientos base adquiridos, poder trabajar con ellos. A medida que vayas adquiriendo mayor educación según tus gustos, poder ir añadiéndolos y mejorar para realizar otros trabajos. Trabajar por gusto, en algo que de verdad te apasione, con buena cara, haciendo el trabajo bien siempre, no mal y esperar a que otro lo realice por ti. Si necesitas ayuda, pedirla a otro compañero, también simpático que este a tu lado y los dos, o los que seáis, poder adelantar trabajo. Exponer ideas en conjunto. Debatirlas, sus pros y sus contras.

Medicina gratuita: si alguien necesita ayuda médica tanto física como mental, poder acudir sin listas de espera, sin médicos que trabajen mal y a medias o por dinero. Poder consultar varios expertos. Que tanto la medicina moderna como otras técnicas milenarias utilizadas se juntasen en conjunto y ofrecieran la mejor solución al que acude a ellos, dejando viejas redencillas de «esto es lo mejor porque lo digo yo».

Tiempo libre para disfrutar: la vida no solo es dormir, comer y cagar, también hay mas cosas aparte del trabajo, de aprender. Cada uno podría dedicarse una parte del día a esas cosas, y no siempre las mismas. Poder varias sin coste alguno. Un día hacer deporte porque te apetece. Otro pasarte la tarde leyendo. A lo mejor ver una película. Estar con un amigo charlando. O pasear por un parque verde recién regado. Cosas la mar de sencillas, pero a la vez gratificantes para poder vivir en armonía.

¿Qué pasaría si…?

Todo esto se realizase sin transacciones monetarias, por gusto, por el bien de todos y cada uno. Que hubiera una verdadera consciencia colectiva en una verdadera sociedad organizada. Sin tirarse los trastos a la cabeza por problemas, hablándolos y solucionándolos todos juntos.

¿Sería un mundo feliz?

(Leer Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4)

1 comentario

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.