Una de batallitas

Hace unos 14 años, antes de la «Era de Internet», yo ya pululaba por la «Era de las BBS’s», en concreto estuve en una llamada Sakery Fox BBS. Las época de las BBS’s era el primer contacto que muchos usuarios con ordenador teníamos de las comunicaciones telefónicas con ordenadores. Conseguíamos ficheros y le dábamos a la mensajería por redes amateur como la llamada Fidonet.

Pero no os voy a relatar las «maravillas» de aquella época un poco mas lenta que ahora, sino que os voy a relatar mi primera experiencia yendo a una conocida Exposición de Informática llamada SIMO. El texto es del 18/11/1995, así que casi tiene 15 años.

Perdón por algunos términos y argot de informático, si tenéis alguna preguntas, en los comentarios, que para eso están.

Quedada SIMO’95 – 18/11/95

Contada por Ignacio Gallego (2:341/5.23)

Aquella mañana me levanté, con un único propósito: Ir a una Quedada famosa del SIMO. Era el primer año que iba. Algunos amigos míos ya me habían contado que no era una maravilla, pero el caso era ir porque iba más gente conocida.

Me levante con un par de horas de adelanto, desayune, me vestí con mis mejores galas, y cuando ya estaba preparado mi padre, nos fuimos a la aventura. 8-D

El viaje de ida fue una de las peores cosas. Como buen sábado, sabíamos que eso iba a estar plagado de gente, aun así pillamos un primer autobús para al final pillar otro que nos llevara hasta el lugar de encuentro.

La larga espera del segundo bus, provocó que entre los 3 que había en esa parada en un principio, nos juntásemos más de 30 personas (entre ellos algunos muy bulliciosos y aunque no paraban de reír no eran nada gracioso).

Total, que después de esperas más de media hora en la parada, llega un bus casi vacío, y nos apelotonamos todos los que estamos en la parada para coger los mejores lugares.

Ya mareado por el griterío que se respiraba dentro del autobús, entre los graciosos, las conversaciones trascendentales sobre: «Pos esto no lo conozco… Q:-} » y cosas así. Llegamos a la puerta principal del SIMO.

Nada más bajar, me empiezan a repartir papeles de propaganda, y aunque los voy esquivando (a la mayoría), logran que coja alguno que otro papelote que seguro que iba a la papelera mas tarde.

Ya dentro del recinto, y (creo), que en la puerta principal, nos damos unos cuantos paseillos con la esperanza de encontrar a alguien. Aunque las señas no eran muy claras, todo indicaba que esa puerta abarrotada de gente esperando a otra gente, no era en la que habíamos quedado. X-D

Mi padre se informó de otro puerta que cruzaba todo el recinto, así que fuimos andando hacia la otra entrada, y entre medias nos encontramos con Elena Labajo (2:341/5.56) y Sergio Cruz Moral (2:341/5.20). Nos saludamos, nos dan ánimo a seguir con las bonitas palabras de: «Anda que no os queda para llegar a la otra entrada». X-D Y seguimos nuestro rumbo. Ellos a encontrarse con otra persona que le había prometido entradas (en la puerta principal), y nosotros a la «trasera» esperando encontrar con quien habíamos quedado.

Después de unos cuantos minutos andando a marchas forzadas (para no llegar tarde). Llegamos y nos situamos en algún lugar un poco visible. Al rato largo los primeros «seres» con los que nos encontramos son con Enrique Montalbo (2:341/5.18) y Fernando Mosquera (usuario de Sakery Fox y amigos míos). Les explicamos con quien nos habíamos encontrado, y Enrique se va «En busca de Elena y Sergio perdidos», farfullando que «el había dejado bien claro en los mensajes de correo privado esta entrada». X-DDD

Nos quedamos allí los 3 y seguimos esperando a que llegue más peña. Enrique nos había informado de unos cuantos de Sakery, y de Iván, alias Cowboy, otro amigo que iba de gorrón (o que al menos traía entradas).

Seguimos esperando mientras charlamos de cosas estúpidas. Al rato largo al fin llega Enrique con algunos otros. Y me arrastra al corrillo de Sakery Fox, que está unos metros más adelante. 8)

Allí saludo a unos cuantos entre los que ya había citado, José Rufino (2:341/5.27), Daniel Altea Carmona (2:341/5.11), Francisco Márquez (2:341/5.61), Emilio Deque Ares  (2:341/5.58), Carlos Nates Gómez (2:341/5.48), y un tal David Ruiz (antiguo usuario de Sakery, y colaborador de uno de mis antiguos proyectos «Animese Demo» en versión Amiga).

Lo siento si me he olvidado de alguien, mi memoria es tan limitada como la de mi ordenador pero más corta y volátil.

Después de seguir charlando durante unos minutos, y a la espera de algún otro rezagado, decidimos entrar al fin en el famoso SIMO.

Al principio, todos vamos entrando en grupo pero después nos vamos separando el primer grupo (compuesto por los de Sakery Fox), se separa de nosotros (el segundo grupo compuesto por Enrique, Fernando, Ivan, yo y mi padre, que podríamos definirlo como el de radioaficionados, pues nos hemos conocido antes por allí). Aunque Iván se convierte en otro grupo cuando se encuentra inesperadamente con una amiga suya, y nos separamos de él.

El guía del segundo grupo era Enrique, por lo que todos le seguíamos a él mientras nuestros ojos captaban imágenes de gente empotronándose contra las «cosas gratis».

Todo el rato estuvimos andando, y salvo un par de veces que nos paramos en algunos stand (y porque se paraba Enrique), siempre andando. De vez en cuando nos encontrábamos con algún que otro Sakeriano que se había perdido, o con el primer grupo que nos contaba alguna cosilla que habían visto o que iban a ver.

Lo siento todavía no tengo noticias de cómo fue la visita del primer grupo. Y poco más se puede contar de la visita. Salvo la mención especial de algunas anécdotas:

  1. Como al principio cuando nos separamos las personas, y llegamos a la zona de las azafatas con propagandas y bolsas del SIMO gratis. Enrique se abalanzó a coger unas cuantas bolsas y se fue corriendo para que nadie se las quitara de las manos. Lo peor no fue eso (aunque siempre es agradable ver a Enrique correr desesperado X’DDD), sino que uno de los visitantes se cayó encima de las bolsas, mientras el corrillo de los demás cogía éstas, como gallinas picoteando el grano. X-DDD
  2. Los stand’s de Advanced Gravis y Creative Labs. El primero con una música algo inaguantable que chirriaba por los altavoces y que no representaba para nada las maravillosas tarjetas que tenían en exposición. Y el segundo en el que en un monitor se podía ver la famosa «Second Reality» por enésima vez.
  3. Las veces que Enrique se encontraba un terminal conectado a Internet, en uno de ellos (DDNET), nos pillo un encargado de ese stand y nos echo amablemente. X-)
  4. A la vuelta nos fuimos con Enrique en su coche, y no se acordaba de donde lo había aparcado. Y por si fuera poco, cuando lo encontramos, lo vimos desplazado del aparcamiento. 8-o

Conclusión

No volver al SIMO nunca más. No por la gente de Sakery, que considero que fue lo mejor, sino porque aparte de ser un lío, no se ve nada. Lo poco que se ve es de pasada, todos se abalanzan como sanguinarios. Y muchas más quejas que podría relatar, pero que por el momento las omito.

1 comentario

  1. En aquellos tiempos nosotros nos «colabamos» con invitaciones que enviaban a las empresas de informatica, y entrabamos los dias para solo profesionales, con lo que no habia «avalanchas acumularegalos-solo-porque-son-gratis-aunque-luego-vayan-a-la-basura»

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.