Experiencias actuales con mi banco virtual

Hoy en día comprar cosas desde Internet está a la orden del día. Hay muchas formas de pago: Tarjetas virtuales, Paypal, Tarjetas de débito y crédito, cheque, contra-reembolso, transferencia bancaria…

El problema sigue siendo la seguridad de todo ello. Necesitas 5000 claves diferentes para 5000 operaciones diferentes, que si claves raras, de entrada y de operaciones, que si códigos de tarjetas de virtuales, débito, crédito, que si proporcionar mas datos personales (hasta el banco me ha llegado a pedir mi email, mi teléfono móvil, y otros datos).

Después para darte una falsa sensación de seguridad adicional, ponen determinadas pasarelas adicionales en las compras, en las que tienes que aportar mas códigos extraños, muchas veces que te van proporcionando a medida que vas comprando la primera vez, y que uno religiosamente va apuntando, como puede, mientras va haciendo la compra.

Por si fuera poco todo este embrollo, no es nada comparado con los problemas adicionales de la seguridad de muchos administradores de comercios electrónicos, que añaden un nuevo concepto: «Compre rápido o se le caducará la sesión de usuario». ¡Toma ya!. En esto no piensan nadie cuando tienes que leerte de carrerilla y entendiendo los contratos de aceptación del comercio de turno, que son de varias páginas, en un lenguaje enrevesado, y que solo entienden los abogados mas cualificados. Y que la gente dice casi siempre «Si, acepto que me metan una pistola por el culo y aprieten el gatillo» (Marramiaaaaaauuu). Si no los aceptas, mejor que te retires, saques el dinero de tu banco, y dejes de comprar por Internet, que no es lo tuyo.

Para colmo, para hacerse los importantes en tu banco y que piensen en ti, cada 2×3 te cambian las secciones de la página web de tu banco virtual, o sino la apariencia de tu panel de control de tu banco, con lo que te toca aprenderte «dónde han puesto cada cosa».

Si la página web estuviera hecha con cabeza, tendría un menú centralizado, donde encontrar TODO. Pero no. no sé que diseñador maricón desquiciado ha decidido que tiene que estar todo desperdigado por diferentes menús, capas, formas y colores, desplegables, muchas veces ocultos en extrañas pestañas que incluso tienen letras en vertical, para que tengas que girar la cabeza para poder leerlo, no sin antes achinar los ojos para poder leer la letra blanca sobre fondo claro. ¡Esto es usabilidad y lo demás es tonterías! Seguro que hasta han hecho test de calidad… Si si, al primo del diseñador, que le habrán pagado con un bocadillo de chorizo.

Para más problemática, desde hace tiempo, en las tarjetas virtuales te han añadido algo mas pintoresco para cargarlas de dinero. Cierto era que antes si tenías una tarjeta no identificada con dinero ahí dentro muchas veces si no recordabas la clave no podías acceder a dicho dinero, y al no ser identificada no había forma de hacer nada. Pues bien, desde hace poco, tanto las identificadas como las que no, tienen un sistema adicional cuando operas sobre dichas tarjetas, te envían un SMS a tu móvil, con una clave. Que para mas dificultad, si no te llega a tiempo, o se retrasa unos minutos (o tienes la batería baja del móvil, ya puedes ir a por el cargador y enchufarlo rápido…) tienes que meter a todo correr leído desde tu móvil a la web, porque sino te deniega la acción realizada sobre dicha tarjeta.

Por supuesto, todos estos servicios son por tu seguridad… ¡A ver que te has creído! Que viene una ventisca y se lleva todos tus papelitos de claves donde vas apuntando todas estas cosas. No importa… se te bloquearán las tarjetas y tu cuenta, y no tendrás posibilidad de mover tu dinero. Eso sí, ellos sí podrán cobrarte todos los meses todas las tasas, impuestos, demás comisiones y gastos de cuenta, porque tienen tu dinero a buen recaudo. Tu no tendrás que preocuparte de nada, que ellos ya te lo irán descontando según les convenga.

Y uno piensa a veces… ¿pero no será mas problemático estar metiendo todo el rato en páginas web (por muy http seguro que tenga) datos sensibles e importantes? Yo porque debo de ser bastante cuidadoso, pero como alguien no tenga una buena seguridad en su ordenador, donde no haga nada raro. No sé cómo la gente puede fiarse de todo este sistema, que cada 2×3 te añaden una clave mas, alegando que es por seguridad. ¿No era seguro antes?

Voy a ver si termino de desbloquear un código raro que apunte en su día y que ha dejado de funcionar al intentar pagar algo, conectándome con mi segunda sesión, después de haberme echado mi banco por haberme distraído leyendo los menús de su web caótica… ¡Felices compras! :mrgreen:

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.