El problema de ser grande y famoso

Google, y como todos están en contra suya. Aun recuerdo antes de la «existencia» hasta en la sopa la marca Google, como funcionaba o con que motores nos adentrábamos a las búsquedas por Internet.

Olé! y Ozú eran los que utilizábamos muchos para encontrar resultados en nuestro idioma. Yahoo! no era un motor de búsqueda, siempre fue conocido como un directorio web, que es mas o menos una «Guía» de enlaces, como las guías telefónicas, pero con enlaces a paginas web. Altavista que fue perdiendo fuelle pero también era conocido y por el que fue conocido el «astalavista«, un buscador para «otras temáticas» relacionadas con la seguridad. Lycos, AOL, entre otros…

Quizás MSN Search (como era conocido el buscador de Microsoft, antes de llamarse Bing!) no hubiera aparecido en escena, y Yahoo! no hubiera avanzado a las búsquedas. Quizás otros motores de búsqueda no hubieran aparecido en escena como DuckDuckGo, del que se empieza a hablar mas ahora, o Yandex un buscador Ruso que es como el Google en su tierra, o el chino que es Baidu.

Pero a medida que Google empezaba a añadir mas servicios o a comprar a otros que le resultaban interesantes, sus competidores se empezaban a desmoralizar, o empleaban las envidia y el sarcasmo para intentar desprestigiar su trabajo, con el fin de hacer ver que no era tan bueno o tenía piel de cordero.

Lo cierto es que mucha gente de mi entorno también opinaban una cosa y ha ido cambiado dicha opinión con el paso del tiempo. Ahora los temas candentes son la privacidad y lucrarse con el trabajo de otro. Muchos periódicos y negocios que no han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías se quejan de que se les «robe» sus informaciones, y que «al menos» deberían pagar un extra por hacerlo.

Y yo pienso, si no existiese el éxito que ha tenido Google ¿cómo estaría el negocio de las paginas web? Me imagino un mundo y un Internet sin «el buscador mas usado y mas odiado». Seguro que habría alternativas, eso siempre, pero tratad de imaginar como nos apañábamos antes de utilizar ese buscador que ahora todo el mundo utiliza. Como encontrábamos muchas veces las paginas, por pura chiripa, por el boca a boca de mucha gente, o incluso como usábamos el correo electrónico, como veíamos trozos de vídeos, y como veíamos el mundo.

Google a cambiado muchas cosas, para bien y para mal. Pues a mi alrededor noto como la forma de «comer» o «digerir» los datos ha hecho que cada vez se comprendan menos. Que si una información es muy larga, se pase a la siguiente, incluso que no se lea o se lea «rápidamente» y a cachos, sin captar la esencia del tiempo necesario para hacer dicha digestión de información.

Pero también nos ha dado muchas cosas buenas. Y mucha «competencia». Hasta la fecha muchas empresas que daban correo web lo hacían con tamaños irrisorios, obligándonos a que muchos, que aun utilizamos ese sistema, empleásemos lectores de correo para guardar toda la colección completa. Ahora puedes tener dicha colección en su servidor, y utilizar dicha herramienta para buscar por ella, sin importar en que ordenador o máquina te encuentres, siempre que tenga conexión a Internet.

Y estoy seguro, que si no hubiera tantas limitaciones y reparos, proyectos como los de escanear todos los libros (Google Books), que tenía esta empresa en mente, no habrían «medio desaparecido». Y así nos hemos quedado, sin tener una biblioteca accesible de forma mundial para todos. Con la posibilidad de traducciones de otras personas a otros idiomas al tener acceso a dicho material.

O proyectos de vídeo a la carta como YouTube (que antes de ser de Google, iba por libre y era Google Vídeo el que le hacia la competencia. Pero al final tuvieron el dinero –y las agallas– suficientes para comprar al otro y utilizarlo). Aun así, por las limitaciones «absurdas» en su gran mayoría, éstos y otros proyectos derivados de otras empresas no estarían tan estancados, convertidos meramente en un servicio de reproducción de cachitos y algún material creado desde cero, que puede ser útil en determinados momentos.

En lugar de eso, «como una empresa» se le ocurre o decide impulsar dicha idea, se la critica, se la desprestigia, cuando no directamente se la denuncia: «¡que paguen! ¡que nos paguen!» y al final Google se hartará de tanto «pagar» y les hará «pagar» de otra manera, como eliminando el acceso a dicha información. Y esos que se quejaban, recibirán menos visitan, porque «no estarán» visibles tan fácilmente. Entonces se volverán a quejar de: «que por culpa de Google, ahora les visitan menos», cuando son ellos los que se están cerrando puertas.

1 comentario

  1. La verdad es que yo me asomé a internet por primera vez de la mano de mi cuñado Juáncar y él, al configurarme el sistema, me dijo algo así como «te pongo el google como página de inicio» y yo dije algo así como «¿mandeeeeeeeeeeee?» porque no tenía ni idea de lo que me estaba diciendo. Luego me enteré de los mecanismos anteriores de búsqueda y tal y, la verdad, pese a las críticas, las sombras y demás, dudo mucho que yo, con lo zopenca que soy, fuera capaz de encontrar algo a la antigua usanza… Y cada vez que un asqueroso malware se me ha colado y me ha sustituido porque sí la página de inicio por cualquier otra estupidez mis maldiciones se han oído (me lo han dicho) por encima del paralelo 62… Snif.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.