Noveno aniversario Vagoblog

0 votos

Pensé que iba a ser un proyecto experimental, y ha acabado siendo una herramienta que, no es que use a diario, pero si que tiene un uso importante para comunicarme con el exterior, hacer apuntes para mi mismo, releer viejas opiniones y una evolución personal mía de ideas y conciencia. ¿Y oye? al final de experimento nada, me sirve para algo útil. 🙄

En ese tiempo he conseguido más de 600 entradas de texto, y no son precisamente cortas la mayoría. Son largas y algunas muy descriptivas en procedimientos, experiencias, nostalgias, batallitas, e incluso opiniones de muy diversa índole.

Es un lugar donde leer, me he apoyado en pocas imágenes o artificios estéticos añadidos a los textos. Cierto es que en alguno hay alguna foto, o algún vídeo. Experimentos que he realizado dentro del blog. No con la intención de aumentar rápidamente el contenido de un artículo o sus visitas.

De un tiempo a esta parte las estadísticas, los contadores y demás herramientas para “saber quién usa qué” han pasado a un segundo plano. En Vagoblog no estoy tan pendiente del “qué dirán”, “qué harán” y “cómo lo visitaran”. Pero si he ido actualizando el aspecto a lo que he considerado óptimo para visualizar cómodamente la herramienta que utilizo. Y en este último lavado de cara he intentado optimizar eso con un tema orientado a sencillez de uso, además de agregarle algunas cosas en las que estoy aprendiendo:

  • Por ejemplo no usaba etiquetas, con las categorías me apañaba. Ahora estoy sabiendo lo que es una etiqueta.
  • Desde hace semanas, he empezando a añadir todas las importantes a las entradas, y creerme se tarda bastante tiempo en añadir todas. Cierto es que en algunas me he pasado añadiendo, pero como hablo de muchas cosas, pues que sirva también para catalogar por esas cosas).
  • Las categorías las tendré que reorganizar también en breve, algunas me gustaría que fueran mas generales, para así utilizar mejor las etiquetas que he añadido que son mas específicas.

He tenido, como en todos los servicios que he utilizado, cosas buenas y no tan buenas. Y una de ellas –ambigua– han sido los comentarios.

  • Muchos muy útiles.
  • Otros chorras y que no decían mucho o servían para nada.
  • Algunos equivocados de lugar.
  • Unos pocos de broncas y tonterías.
  • Y muuuchiiisima publicidad (en torno a mas de 6300 llegaron). Como de costumbre he tenido que montar filtros, aprobar manualmente los pocos comentarios (mas de 750 en todo este tiempo, contando algunos míos de contestación también).
  • He contestado algunos de diferente forma (parece que no se lean los textos muchos o que van a su bola).
  • Había algunos avispados que hacían publicidad encubierta de forma muy dispar (menuda inventiva que tienen muchos, si la emplearan para cosas positivas…)
  • Algunos los dejé pasar, aunque no he podido mas que poner un comentario jocoso de los míos en respuesta, para que veáis que me estoy dando perfecta cuanta de que hacéis esas malas artes publicitarias, ¡que se os ve el plumero! ¡por muy humanos que seáis!. Y es que oportunistas hay en todas partes.

Mucho de mis textos han sacado los colores a mucha gente, por mi forma de escribirlos. Algunos se han dado por aludidos y no han sabido cómo responder (o han respondido de muy mala manera). La mayoría de ellos deberían haber servido para tener una opinión diferente. No todas iguales, con los que debatir éstas y tener esa fricción desde la que salen otras interesante, soluciones, o mejoras entre los que conversan. Pero por lo general, sientan mal, se creen que es una mala crítica, que te estas metiendo con ellos, o que es un ataque directo.

Algunas veces me han sacado de mis casillas, y otras ni me he inmutado (seguramente otras ni me he enterado, porque estoy mas pendiente de lo que digo, y no de lo que piensan de mi). Tengo paciencia, pero cuando se me agota… Sale al mundo cierta energía inusual: “El vozarrón que tengo” –dicen.

Sea como fuere, lo cierto es que este Vagoblog sirve para mucho mas que para una experimento, como casi di por titulo en el primer texto que escribí, allá por octubre del año 2005:

Y vosotros que me habéis tratado y sufrido durante todo este tiempo, ¿qué evolución habéis visto? comentadme desde vuestra persona, si os apetece…

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA *