Extraños casos visuales

«Cuenta los lugareños… que eones atrás… cuando los monitores de ordenador eran mas pequeños, cuadrados y con mayor profundidad, el contenido de las pantallas se leía mejor. En aquellos tiempos, pocos informáticos tenían gafas, y no era porque todos tuvieran lentillas, ¡no!. Aquellas personas leían perfectamente sus ordenadores, y controlaban mejor éstos, gracias a que entendían lo que veían.»

El extraño caso tipográfico actual

En la actualidad, he visto cómo las nuevas tecnologías han aumentado las pantallas, resolución y calidad de la imagen, pero han ido desmejorando la calidad de representación de éstas. ¿Cómo es esto posible? se preguntará el incrédulo lector.

¿No os habéis fijado que muchas aplicaciones o programas, en su afán por añadir mas datos, hacen mas pequeñas las letras para comprimir todo y que quepa mejor? Pues cierto es. Antiguamente si tenías un procesador de texto de 80 columnas casi eras un potentado. Muchos incluso usaban aplicaciones de 60 caracteres pon línea, y eso era lo normal.

¿Cuanta cantidad de columnas tendremos ahora en nuestras super pantallas de mas de 26 pulgadas?

Metemos resoluciones de «alta definición», o mayor aun, y sin embargo, cada vez que aumentamos la nitidez de la pantalla tendemos a ver mas enano todo lo que se representa en ella. Para fotografía e imagen en movimiento las cosas han mejorado mucho, pero para la lectura, es cuando he venido notando mayor cambio.

Donde antes manejábamos pantallas de 28 cm en diagonal, ahora casi hemos triplicado el espacio de trabajo en modo panorámico, pero no trabajamos mejor con dichas pantallas. Algunos hemos modificado nuestras formas de trabajo.

El extraño caso de las letras mas tenues

Navegando por Internet, me he dado cuenta como los contenidos han ido empobreciéndose. No solo el hecho de que la saturación de datos (cada vez mayor y mas bombardeante) hagan que uno le preste menor atención a las cosas que vemos. Sino el hecho de que estas informaciones se presenten con colores poco agraciados para una comprensión adecuada.

Y es por ello que a menudo vemos cada vez mas pequeñas las letras para meter mas cantidad de opciones, menús y secciones, donde antes con dos o tres te apañabas igual. Además la lectura del contenido se ha empobrecido también metiendo diseños cada vez mas suaves, colores muy parecidos en tonalidades, no con el fin de agradar y hacer la visita mas sencilla e útil. Parece que den mas importancia a los pictogramas, imágenes y movimiento que a la comprensión de la lectura en sí, donde cada vez importa menos que las personas acaben dejando de leer. Ven un extraño símbolo y, como atraídos por la miel, le arrean con el puntero porque es un «sí» o un «no», un «me gusta» o un «ciérrate ventana, que no te soporto mas».

Hay fragmentos de textos que ya cantan de por sí. Muchas veces le explico a mi amigo Fleming, que han ido poniendo textos cada vez mas en gris sobre fondo blanco, o colores demasiado parecidos entre sí que hacen que no se puedan leer. Él, paciente conmigo, me dice que no, que las letras son negras. Pero yo he hecho mis propias averiguaciones, y no es así del todo.

Letra pequeña sin dientes de sierra ampliada un 300%

Letra pequeña sin dientes de sierra ampliada un 300%

Cuando una letra es negra se lee bien. El problema es cuando estás metiendo una letra muy pequeña color negra con una serie de características para hacer que se vea nítida en lo que los diseñadores llamamos «evitar el efecto de dientes de sierra» o escalonado. En la informática, para definir los tipos de letra se utiliza una matriz de puntos. Esa matriz de puntos tiene una definición concreta. En algunos tipos de letra se compensa esta matriz con diferentes técnicas de visualizado (antialiasing) para hacer un degradado mediante colores y que esa definición quede disimulada y parezca con mayor calidad la letra. Esta técnica se utiliza mucho para confundir al ojo y que la óptica haga un transvase de las tonalidades mas fluido sin que parezca un pegote y haga un efecto feo.

Recomiendo la lectura de:

En letras grandes el efecto de suavizado del escalonado se ve perfecto, pero cuando metes un tipo de letra enano y con la técnica de este tipo al contorno, la letra «negra» queda definida como letra gris, pues es tan pequeña la zona de representación que la matriz de puntos para representarla se traduce en ese color.

Si tienes una aplicación de ampliación de pantalla (una lupa virtual, muy utilizada por aquellas personas que tienen alguna deficiencia visual), podrás ver el efecto de degradado de dicho contorno sobre las letras, y verás que realmente no está el negro, sino una combinación de blanco grisáceo y algún punto mas oscuros, o incluso algunas tonalidades que nada tienen que ver con estos colores.

Letra gris clarito

Letra gris clarito

Dependiendo del tipo de letra, ésto puede ser mas evidente o no. Si se aplica a un tamaño menor se verá mas el efecto.

El extraño caso en el que sí se ve todo gris

Aun teniendo el efecto aplicado de degradado. Hay personas que crean diseños de páginas web en el que «se puede leer mas o menos» el contenido, pero después, no se muy bien por qué definen los colores muy mal elegidos. Y esto lo verás mucho en los «contratos de licencia» de muchos servicios en Internet, donde tienen unas parrafadas infumables que no hay dios que se lea y son aburridas por definición.

Un ejemplo práctico, que no hace mucho he visto, es en la página de Amazon, en los términos y condiciones para los vendedores de productos, que por mucho que amplíes el tipo de letra, siempre lo verás gris clarito…

Letra gris clarito ampliada al 240%

Letra gris clarito ampliada al 240%

Ampliando al absurdo de 240%, al menos) se aprecia mejor el efecto. He puesto una herramienta de captura de color para que se vea como han definido de verdad dicho color en la página, Y negro se ve que no es.

El ejemplo práctico lo pueden ver en el final del siguiente enlace:

Pero cualquiera, con dos dedos de frente, puede ver que el efecto se repite en muchísimas mas páginas de uso cotidiano.

Y es que poner textos en «negro clarito» comúnmente llamado «gris clarito» se ha puesto muy de moda. Lo puedes leer en las típicas letras que aparecen de ejemplo antes de meter datos en un formulario de entrada. En muchas zonas anunciándonos cosas que vienen letras mas nítidas y de colores mas chillones pero aquello que quieren que desaparezca o se vea menos en un color clarito con letra pequeña. Y ejemplos aun peores: zonas en gris clarito con letras de gris «un poco mas oscuro», que se ve que hay algo ahí, pero no se lee del todo.

Estos «matices estilosos» son propensos a que cada vez les prestemos menor atención a las cosas, y solo nos movamos por cosas que se vean mucho mas nítidas, como fotos o iconos mas tangibles y fuertes.

El extraño caso ecológico

«Cuenta la leyenda, que haciéndonos creer que gastamos mucho con nuestras pantallas con fondos blancos, se dijo que Google –el buscador mas usado en el reino– hacia consumir grandes recursos energéticos, por el mero hecho de que todo el pueblo llano lo usaba, y todos sus monitores resplandecían. Para ello, los magos mas célebres recomendaron a todas las aldeas internautas que usaran el Google negro, que impedía que la energía fuera consumida en exceso y con ello ahorrarían mas para las generaciones futuras…»

Buscad «Google negro» y encontraréis mas información acerca de esta leyenda.

Hace bastante tiempo se informó mucho sobre ello, pero en la actualidad todo el mundo sigue usando de la misma forma el buscador de siempre.

Aun así, si algunos habéis empezado a usar el DuckDuckGo (otro tipo de buscador), sabréis que entre las preferencias para representar los datos existen varios perfiles de color oscuro. Y no es para ahorrar mas energía, es porque no todo el mundo soporta ver pantallas tan claras y necesitan otros estímulos visuales para poder leer mejor.

Yo soy el primero que he usado pantallas con contenido oscuros en los ordenadores de antaño. Y es que cuando utilizábamos los monitores CRT (tubo de rayos catódicos) nuestros ojos se cansaban con colores y brillo en exceso. Para mejorar las horas de uso, tendíamos a bajar el brillo y poníamos nuestra configuración del sistema operativo en dichos colores. Pues así podíamos aguantar largas sesiones frente a estos aparatos.

De hecho, en la prehistoria de los ordenadores, los sistemas operativos MS-DOS venían en su mayoría en pantalla negra con letras gris claro. Y muchas revistas de informática vendían monitores de «fósforo verde» que permitían trabajar largas horas con ellos.

Actualmente los monitores de pantalla plana han hecho que estas cosas no se noten tanto, y el cansancio visual sea menor.

El extraño caso ecológico al imprimir

En muchas páginas ahora te recomiendan que no imprimas nada a no ser que sea absolutamente necesario. Y muchas te dicen que si imprimes, sea de forma virtual, mediante lo que llaman impresoras virtuales, que no es mas que crear un archivo PDF o similar, para «transportar» cómodamente los datos de una pantalla a otra, y leerlo en otro ordenador o dispositivo portátil.

Mucho se ha estudiado también a la hora de hacer que gastes menos tinta de impresora. Y de hecho hay determinados tipos de letra que utilizándolos puedes (según aseguran sus estudios) ahorrar hasta un 30% de tinta. ¿Cómo lo hacen? (que diría el programa de un conocido canal de televisión actualmente…).

Os explico: el tipo de letra está realizado en base a que le faltan determinados puntos sobre la tipografía. Como los puntos son muy pequeños no impiden que se lea peor la letra, pero al hacerlo se imprimen menos micro gotas de tinta de la impresora, consiguiendo el efecto de ahorro.

Además de éste truco existen otros como el «modo económico» a la hora de imprimir, que no es ni mas ni menos que utilizar menos tinta. Y es que muchos informáticos de la época también utilizábamos el «modo borrador» de nuestras impresoras ruidosas llamadas matriciales, en las que para imprimir en buena calidad se hacían dos pasadas sobre la línea impresa y si era en calidad borrador solo una con menos definición, y tardabas la mitad de tiempo. No lo hacíamos por ecología, sino por rapidez, ya que menos ruido se traducía en menos dolor de cabeza al imprimir. :mrgreen:

El extraño caso de unir ecología con letra en gris para leer en pantalla

Por asociación de ideas, el otro día se me ocurrió que quizás esta manía de hacer que las letras se vean todas en grises no sea por «estética» sino por una extraña sensación de «ser mas ecológicos» cuando en la pantalla, con las tecnologías actuales, ya se ha demostrado que no se gasta tanto, y los beneficios de una lectura y comprensión son mucho mejores para aprovechar la verdadera negrura de los tipos de letra nítidos. Además, por supuesto, no tener que guiñar en exceso nuestras vistas o comprar gafas/lentillas con mayor poder de visión de letra enanas y grisáceas.

El otro día mientras probaba un plug-in (complemento) alternativo al que tengo para imprimir llamado CleanPrint, para WordPress. Descubrí que una de sus opciones era poner el texto a imprimir en gris clarito. Me pareció algo totalmente descabellado, pues algo gris sobre papel blanco se le francamente mal. Pero lo cierto es que existe dicha opción en el complemento.

De pronto, me dio el «¡zas!», ese que de vez en cuando nos da a los que analogámos cosas de muy dispares sitios. Y empecé a formular una teoría de las denominadas: «¿y si…?», de esa que tanto gustan a mis lectores 🙄 :

«¿Y sí… en un afán ecológico, esta manía de poner las letras gris claro fuera porque han tomado la idea de ser ecológicos de cuando imprimes de verdad con calidad borrador/ecológica/tipos de letra con agujeritos, y hubieran tomado la idea de ponerlo en gris, para al mismo tiempo gastar menos energía en las pantallas de sus visitantes y con ello que –supuestamente– ahorremos energía todos en conjunto?»

Me dije para mis adentros:

«No puede ser que sean tan locos de hacer eso. Pero… ¿y si por azares de la vida son tan locos y ni se han dado cuenta de ello?»

La conclusión a la que llegue final, es que ni lo hacen por estética, ni lo hacen por ecología. Sino para que cada vez tendamos a leer menos cosas, y la escritura y lectura sea eliminada paulatinamente de nuestra comprensión. Así solo utilizaremos iconos con los que expresar ideas y emociones, sin saber muy bien que estamos haciendo. De ese modo modificamos nuestra compresión final, y tanto la lectura como la escritura perderán el significado.

Si ya hemos perdido en muchos lugares el verdadero significado y origen de las palabras (al saber el origen sabíamos donde teníamos que usar dichas palabras), ahora estamos perdiendo el lenguaje, la representación de éste y la comprensión. Todo de forma muy fluida y casi imperceptible para quienes no se dan cuenta de esta sutilezas.

1 comentario

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.