Mi nuevo monitor: Asus MX279H de 27″

Desde que pille mi monitor TFT LCD Sony 19″ SDM-HS94P, no había vuelto a cambiar de monitor. Después compre una TV LCD (también Sony KDL 26S2000) para usarla no solo de televisor, sino de monitor de Amiga y de Mac.

El PC se quedó estancado en 19″ y una resolución de 1024×768. ya que si ponía la «nativa» (1280×1024) del monitor, siendo miope, no veía un pimiento. Lo curioso del asunto es que poniendo la resolución en el Mac (la mas alta) si veía pimientos y todas las hortalizas que pusiera. :mrgreen:

El monitor perfecto para mi

Ha habido muchos modelos seleccionados… de 23″ a 27″, incluso alguno de 32″, pero ¿cómo llegue al tamaño adecuado? Tuve que ir pre-seleccionando lo que me cabía, y no lo que podía comprar.

Primeramente me propuse un monitor que tuviera varias entradas, entre las que podríamos destacar DVI-D, VGA, y si era posible HDMI. Esto último me obligó a incluir en la búsqueda también televisores, pues es mas popular encontrar el conector HDMI en éstos. Lamentablemente, para encontrar pantallas que tuvieran varios conectores HDMI había que mirar modelos de mas de 28″ (por eso incluí también en la búsqueda los de 32″).

Estaba claro que tendría que buscar algo un poco mas grande que lo que tenía y con mas conectores posibles.

Alta definición

Al mirar monitores, otra de las cosas importantes es decidir si ya quieres poner la dichosa resolución de 1920×1080, con la que poder ver contenidos de alta definición quedando a la par la calidad de los vídeos con la resolución presentada. El televisor que tengo su lado de 26″ fue de los primeros, que ponía el listón en algo que llamaban eufemisticamente «preparado para alta definición«, que es un término intermedio, y que quiere decir que: «bueno si… puedes intentar ver alta definición (1080) pero que es entrelazada«. —1080i— (la diferencia entre 1080p y 1080i, es que la primera actualiza la imagen 60 veces por segundo, pero la segunda la actualiza a 30 veces, por lo que la vista se resiente, la resolución es la misma 1920×1080), «y después puedes ver la progresiva si eso«, pero que te lleva a la resolución de 720p (1280×720) que era la que admitía éste modelo en concreto.

El problema principal es que la resolución de 1080i es un poco mas cojonera por aquello de cansarte la vista en largas exposiciones de uso. Y por ello siempre ha estado el monitor en «HD ready» a 720p.

¿Ver o no la TV en la nueva pantalla?

La verdad es que al incluir los televisores en la búsqueda, se me planteó la posibilidad de buscar televisores que dispusieran de emisiones para HD. El modelo de Sony KDL 26S2000 que poseo, puede ver las emisiones de TDT normales (MPEG2) pero solo oír las que emiten en HD (MPEG4), esto hace que no se puedan ver emisiones en HD de mejor calidad, pues la compresión del vídeo es diferente y no está preparada. (La implantación de la televisión digital terrestre en España ha sido la chapuza del siglo u otro de los chanchullos mejor preparados de la historia tecnológica de este país. Además de el mejor negocio para fabricantes de televisores, sintonizadores e instaladores de antenas, que siguen cobrándonos, mejora tras mejora, de algo que se podía haber hecho bien una sola vez).

Aun así me planteaba mirar televisores en FullHD y que soportasen la televisión HD también. Pero la idea se me quitó un poco de la cabeza al comprobar que apenas uso el televisor que tengo para ver la tele. A esto tenemos que contar, que cuando pongo para eso, tengo además un pequeño sintonizador externo (A modo de llave de memoria), de una empresa llamada Miglia. el modelo TVMini, que es muy cómodo para estar usando el Mac y al mismo tiempo ver y grabar de la TV, con posibilidad de ver no solo TDT sino TDT HD (aunque en las especificaciones del cacharro no pongan nada sobre ello). Con lo cual, comprar un televisor FullHD con varios HDMI para ver la tele TDT HD, iba a ser una especificación que iba a usar poco.

¿Y el SmartTV?

También se me planteó decidir si el sistema SmartTV o similar en otros fabricantes era lo que buscaba. El SmartTV es básicamente una especie de sistema super-reducido para ver medios multimedia (vídeo y audio) dentro del televisor. Es mas o menos intentar unificar el manejo de un ordenador tonto a la televisión y utilizarlo con el mando a distancia —o un aparato adicional que permita manejar mejor las opciones.—

Con la primera SmartTV que llego a casa, probé las opciones y me decepcionaron bastante. Es un televisor de 40″ que tienen mis padres y que recomendé comprar para cambiar el de 26″ (modelo igualito al que uso yo) que veía que se les quedaba pequeño para la distancia a la que lo tienen, y el tamaño de la habitación. El manejo con el mando a distancia se hacia tortuoso. Por no hablar de la cantidad de botones para manejar dicho aparato, bastante menos intuitivos que el mando de otras teles (algo que deberían simplificar muchos fabricantes, si quieren hacerlos sencillos).

Ahora han mejorado algunos aspectos que las primeras SmartTV fallaban, como la fluidez del manejo, que antes era lentísima. Personalmente no lo he visto, pero parece que la gente esta «mas contenta» según los artículos que he ido leyendo por ahi de diferentes medios, tanto conocidos como particulares.

Esta opción hacia que el precio del televisor se disparase un poco mas, solo por tener esta característica que es considerada como un extra. Y viendo que iba a dedicar mas la pantalla a ponerla en modo monitor de ordenador que en modo TV, pronto dejé de prestarle atención a la posibilidad.

HD no siempre quiere decir que sea HD

Con este título tan enrevesado quiero resumir que he encontrado cosas bastante disparatadas en catálogos, ofertas y tiendas. Por un lado encontraba modelos que me aseguraban y perjuraban que eran de Alta definición, pero después la resolución que empleaban era menor, y como estaba predispuesto a usarlo de monitor para sacarle mayor partido a la imagen, era algo que me importaba bastante.

Intentan liar a la gente con el termino HD, que emplean para definir Alta definición de imagen con Televisión Digital de Alta Calidad, indistintamente. Con lo cual puedes encontrar cualquier cosa cuando miras las especificaciones oficiales desde el fabricante.

Para que os hagáis una idea: la famosa TDT HD que se emite en España es bastante de risa, cada canal emite en lo que le sale del nabo, muchas sacrifican la calidad para meter mas canales absurdos o revenderlos a otras emisoras que no tienen licencia para emitir oficialmente. Por lo que al final tienes muchos canales de calidad normalita tirando a baja.

Los pocos que emiten en HD, no emiten de verdad en HD (1920×1080) sino en una resolución de 1280×720 como máximo, algunos ni eso.

Por lo que es muy común ver ofertas que dicen «FullHD» y «televisión alta definición» o «TDT HD», y después ver que dicho panel de imagen no reproduce lo de 1920×1080, sino que es HD ready (1280×720), pero tienen la cara de vendértelo con lo de HD por delante que parece mucho pero es una mentirilla.

Varios HDMI

Muchos televisores tienen varios conectores HDMI, algo esencial si quieres conectar varios aparatos al televisor con la máxima calidad de imagen (reproductores digitales, ordenadores, consolas, etc). Algunos monitores como mucho suelen tener 2 conectores de varios tipos: el VGA muchos, el DVI-D algunos menos, y HDMI están empezando a aparecer tímidamente.

Después se han sacado de la manga un nuevo conector llamado DisplayPort, que no paga derechos a los que fabricaron el HDMI. Algunos fabricante de ordenadores tienen éste en vez del otro.

La pega principal. Si quieres muchos conectores HDMI tienes que mirar pantallas mínimo de 32″, eso para encontrar 2 HDMI, y si buscas 3 ó 4, has de incluir pantallas de 40″ para arriba.

Estuve midiendo concienzudamente varias veces el espacio dedicado al monitor, y sí echaba un poco el de 26″ para un lado y la torre del PC para el otro, si podía empotrar uno de 32″, pero realmente lo que cabía como máximo eran 26″ ó 28″ cómodamente. Además de que una pantalla de 32″ iba a ser bastante mas incómoda de usar para la posición en la que estoy sentado habitualmente delante del teclado.

En televisores suele haber poco donde elegir, de 32″ muchísimos, pero menor a eso, muy pocos modelos. Es algo raro, porque los de 26″ están empezando a desaparecer curiosamente, pero los de 22″ han aparecido últimamente. es decir que hay un hueco enorme en las gamas.

Además es también común encontrar modelos de pulgadas en pares en televisores (22, 26, 32, 40..), y pulgadas impares en monitores (17, 19, 21, 23, 27…), como intentando hacer una especie de distinción para lo que van dirigido.

Curiosamente he visto modelos de 22″ que tienen FullHD, y modelos de 32″ que son HD ready solo.

Tipos de paneles ¿que me conviene?

El baile de siglas sigue persiguiéndome, las primeras búsquedas las hacía con tecnología TFT-LCD y LED. Después empezó a aparecerme el IPS, que es el «mas mejor del momento«. De hecho cuando empece a mirar Tablet que comprarme, empecé a encontrar también este tipo de paneles en ellos. Mas tarde encontré una variante de IPS que es el AH-IPS que es «aun mas mejor» que el IPS normal, según me decían todas los documentos que me leí, que apenas recuerdo mucho de ellos.

Y para fastidiarlo todo aun hay muchas mas tecnologías que están en la recamara el AMOLED, el Super AMOLED, Retina Display, el OLED y mas mierdas que se van inventando.

Los primeros LCD era un poco mierdecilla, después se sacaron la denominación TFT-LCD, mas tarde pasaron a los TFT-LCD con retroiluminación LED, y actualmente los IPS con sus diferentes variantes. Esto es para resumir. Y hay mas posteriores. Cada nueva oleada dicen que se me mejor, mas nítido, con mas ángulo de visión, y por supuesto añaden que todo eso es una maravilla y que te costará muy poco mas, que traducido viene a ser: «Si quieres lo último, paga.»

Resumen

Cuando uno ya tiene la cabeza llena de siglas, términos, tecnologías, precios, características. Los ojos haciendo chiribitas, y la moral por los suelos, viene lo que llamamos «ser prácticos».

—¿Qué es lo que quieres, Ignacio? El televisor/monitor bueno bonito y barato.
—¿Y ese es? No tengo ni idea.
—Vale pues pon tus condiciones:

  • De 26″ a 28″
  • FullHD de verdad (1920×1080) o mayor resolución.
  • ¿Voy a usar TV? (preferiblemente TDT-HD, ya que nos ponemos).
  • Varios conectores, mínimo: 1 VGA, 1 DVI-D, 1 HDMI a ser posible (Si es TV, VGA y varios HDMI). ¿Mas? mejor.
  • TFT-LCD con retroiluminación LED o AH-IPS a ser posible.
  • ¿SmartTV? (en caso de que sea TV, mirar si tiene adaptador de red ethernet incluido)
  • Precio máximo: 250 a 300 €

En la recta final

Con estas características, tenía poco donde elegir. De hecho en la recta final tuve como 2 ó 3 modelos. Pero siempre andaba mirando mas posibilidades. En el último momento se me planteó mirar monitores con mas resolución del FullHD, que se me iban de precio desorbitadamente con el tamaño de la pantalla elegido.

Aunque también contemplaba televisores, casi todos los que encontraba eran de 32″ con las características que buscaba, y casi caigo en el lado oscuro de ellos.

Y se hizo la luz…

Encontré un modelo, que si bien no era todo lo que buscaba, se acercaba bastante bien a lo que pedía:

  • 27″
  • 1920×1080
  • Sencillo de montaje (esto me gustó mucho).
  • VGA y 2 HDMI (incluía un adaptador de DVI-D a HDMI).
  • Altavoces (al ser monitor esto es un extra, pero teniendo HDMI es normal).
  • Precio: un poco mas caro de lo que esperaba…

Ver los modelos en acción

Muchos modelos que iba seleccionando, aparte de ver las especificaciones, buscaba artículos de opinión tanto de conocidos medios (a veces en otros idiomas, lo que hacia que fuera mas difícil decidirse y traducir), y a menudo de opiniones personales de gente que lo había comprado. Una parte importante de esto es que también buscaba ésto en YouTube, para ver como funcionaban, sobre todo el manejo de los menús, interfaz visuales, y si era posible la respuesta de los mandos a distancia, imagen, impresión general vamos.

Tengo que decir que muchos modelos modernos que encontraba: no tenían información de este tipo, ni artículos, ni opinión de nadie que lo tuviera, ni vídeos en YouTube, y algunos incluso mínimas menciones en las web de fabricantes, por no hablar que eran modelos que se vendían en un país pero no en otro (web corporativas de muchos fabricantes no hacían mención del modelo en un país, pero si en otro).

A menudo también he cotilleado manuales de usuario, lo que acaba decidiéndome por uno u otro modelo. Este procedimiento lo hice cuando solo tenia 2 modelos para el televisor Sony que tengo en uso, el otro finalista era un Samsung, y me decidió el manejo del mismo explicado en el manual, uno era mucho «mas fácil», y acabé comprando ese.

Esta última parte es esencial para poder elegir un producto, mas que nada porque yo suelo ser de los que se los come con patatas, y si un cacharro no me convence al final me aguanto y lo manejo pero suelo quedármelo después de tanta elección.

Si después de haber mirado bien todo lo que dicen por ahí, el manejo y vídeos mostrando el producto y los manuales, me sigue convenciendo, entonces se queda en la saca de los «Posiblemente». Si hay algo que falle, pues es mas probable que no vuelva a mirarlo.

Por último, no solo tienes que ver las buenas críticas, también tienes que ver las malas, leer todas es bueno para saber si hay algo que a lo mejor no te esperas.

Al final me decidí

Aun habiendo elegido un modelo que «no ponían» algunas críticas como «el mejor», debo añadir que estoy bastante contento con él. Y he dejado un tiempo prudencial para no atosigaros con demasiados tecnicismos y chorradas (solo las necesarias 😈 ). En resumen que he hecho aquí de siglas es bastante mas edulcorado a como lo recibí yo directamente durante meses.

Las características las podéis leer en la página oficial. El monitor lo compré en Amazon. Me leí todas las opciones de devolución, por si acaso las necesitaba. Normalmente no he tenido que devolver cosas de esta tienda, pero esto era «un gran pedido» y nunca había comprado un monitor aquí. También leí comentarios de gente que había comprado cosas grandes, por si acaso.

La sorpresa inicial fue cuando llegó el pedido. Lo había encargado con envío de 1 día, y les dije a mis padres (para que no se asustaran mucho) que iba a llegar la pareja de supletorios que iba a cambiarles, un ratón y otra cosa mas —sin especificar mucho—  🙄 Y cuando vieron al pobre repartidor del paquete que entraba una cosa tan grande, se quedaron sorprendidos de que una pareja de supletorios los metieran en tal envoltorio. Ahí ya les dije, es que he pedido también un monitor… :mrgreen:

Este llegó a la hora de comer, y después de ésto empecé a montarlo. El montaje quizás es de lo mejor que tiene éste aparato, me pareció muy sencillo y es una de las cosas que me gustó, otros requerían herramientas adicionales o un sistema un poco mas rocanbolesco, y aunque una vez montado ya no lo tienes que volver a tocar, es algo a tener en cuenta.

Recuerdo que me pareció enorme al verlo montado, tanto que creí que no me iba a caber. De hecho primero desmonté el antiguo, limpié la zona, y quité la ubicación del Mac Mini y algunas que otras cosas, todo listo para la nueva adquisición.

Lo que mas me sorprendió es que al desplazar el monitor Sony de 19″ (cogerlo en brazos para apartarlo), éste pesase mucho mas que al desplazar el nuevo Asus MX279H, siendo este ultimo de 27″. Y eso que el desplazamiento del segundo era desde mucha mas distancia al quitar el otro que lo puse en la cama a unos pocos metros.

La primera sesión

El monitor, aparte de VGA, tiene 2 HDMI, y un cable de DVI a HDMI, aunque mi tarjeta de vídeo tiene 2 DVI y 1 HDMI, la disposición de conectores no es la adecuada. Si ponía el cable HDMI directo no podría usar la segunda conexión de monitor al PC. No suelo usar mucho 2 monitores en el PC, pero hay ocasiones que si lo he usado para pruebas. De momento decidí usar el adaptador.

El cambio de visión era evidente, nitidez, brillo mayor. Solía tener un brillo mas apagado en el de 19″, y quizás esto es lo que mas me impactó al principio. Intenté mirar si podía hacer que uno de los modos de pantalla fuera de brillo mas bajo para sesiones mas largas de navegación (y lectura). Por suerte al final me he acostumbrado bastante bien al que es «modo estándar».

Todo lo que tiene de sencillez en el montaje, lo pierde con el manejo de los botones físicos. Estos están situados en la misma posición que los que tenía en el anterior, parte inferior derecha. Pero son tan sensibles y se ven tan poco que uno no sabe donde esta pulsando y que está cambiando. Algo que no me ha gustado hasta la fecha. Con una leve rozadura es cuando están cambiando opciones, y hay que tener cuidado con ello. Es lo que me resulta más incómodo. Una vez calibrado como lo quería, espero no tener que cambiarlo mucho mas, y solo cambiar ciertos modos de cuando en cuando. El de encendido y apagado es el que mas uso, y hay veces que no se si he pulsado bien. La luz que tiene de encendido apagado, tiene su cosa buena y su cosa mala (no es azul ¡por suerte!) es muy discreta, muy finita diría, y hay veces que me lo he dejado encendido sin darme cuenta aunque sin señal.

A veces me gustaría que los monitores de ordenador también dispusieran de un mando a distancia con los botones que tiene, para poder manejar los cambios mucho mas fluidamente. Es algo que no llego a comprender mucho, no creo que un leve sensor de radiofrecuencia y un mando a distancia hagan subir mucho el precio de un aparato de este tipo.

El cambio de uno de 19″ a uno de 27″ es impactante, y mas si este tiene un borde de marco muy finito. Al principio no controlas todo el campo, la resolución que usaba era de 1024×768 y pasar a 1920×1080, aunque no sea muy vertical, casi es el doble de ancho.

El manejo de las aplicaciones te variará tu forma de trabajar. En resoluciones menores, bajo Windows, verás que siempre tienes todo «maximizado», mientras que en resoluciones mayores, no estas demasiado a gusto (al menos yo no). y tenderás a poner aplicaciones en ventana, pero estrategicamente en posiciones diferentes para poder acceder a según que cosas y aprovechar el espacio de todas ellas y trabajar con mayor fluidez.

Navegar es un cambio que he notado mucho. En vez de ponerlo a ventana completa, muchas páginas no están aun muy preparadas para ello. Y en esta ocasión he tenido que variar un poco el tamaño de ppp para una lectura un poco mas cómoda. Las ventanas no emplean todo el ancho de la pantalla para no tener lineas super largas de lectura cosa que incomoda un poco para mi gusto.

Poco a poco fui cambiando aspectos de algunas aplicaciones, y también el manejo o adaptación a la comodidad en el sistema en sí.

Por si fuera poco la disposición de la pantalla de mi antiguo monitor era de 4:3 y las disposición de pantalla actual es panorámica (16:9), por lo que muchas cosas también varían su uso. Para ver películas en este formato es fenomenal porque te olvidas de las barras horizontales (aunque he de decir que en algunos modos de cine en comparación con la pantalla, sigues viéndolas). Aunque también es cierto que si tenías muchos contenidos antiguos de 4:3 tienes barras verticales. Pero hoy en día se suele aprovechar mas en la disposición actual de pantalla. Aunque eso de las barras verticales u horizontales lo vas a tener siempre. 😈 (ya sabemos como trabaja el mundo de los estándares… nadie se pone nunca de acuerdo…)

El menú del Windows 7 para mi gusto es un desbarajuste, y utilizaba una barra adicional (un Launcher) con mis aplicaciones preferidas o instaladas, esta se visualizaba cerca de los iconos del reloj o bandeja de sistema. Con el nuevo monitor, estos iconos quedaban un poco mas alejado y aunque no son pequeños, la lectura se hacia peor al no estar preparada la barra para configurar el tamaño de resoluciones mayores. Así que tuve que cambiar de Launcher o barra de menú. Probé varias hasta encontrar la que me gustaba.

Para complicarme un poco mas la vida, no solo tuve que aprender las nuevas posiciones de manejo de aplicaciones y habituarme a la nueva resolución, sino que además cambie la forma de manejo con el ratón al adquirir un nuevo trackball, que en vez de manejar con los dedos habituales: índice/central, tenía que manejar con el pulgar (la bola), y pulsar los botones o rueda con el índice/central (es decir, invertí el manejo de los dedos en el nuevo «ratón»). Por lo que la adaptabilidad se me complicó un poco mas. ¡Y es que uno hace cambios a lo grande! aunque a muchos no les parezca tan perceptible éstos desde lejos. 🙄

27″ y Amiga

Este es un apartado especial, tengo que decir que utilizar uno de estos monitores con el Amiga es algo bastante difícil de aprovechar. Mas que nada porque para sacarle verdadero partido tienes que tener un Amiga que tenga conexión VGA —al menos— y por supuesto esto implica que tengas una tarjeta gráfica y una serie de ampliaciones adicionales dependiendo del modelo que uses (en mi caso: A1200, montado en torre, ampliaciones adicionales, etc).

Configurar a mano las resoluciones disponibles es toda una odisea. Tienes que tener los barridos horizontales y verticales de tu monitor, que suelen venir en el manual. Si el manual impreso es paupérrimo (como le ocurre a mi modelo elegido), uno esperaría que fueran lo mas exactas posibles las cantidades, pero no, deben ser orientativas o mejor aun: «ojala tenga usted suerte con lo que decimos…»

Total que tienes que mirar las resoluciones máximas que soporta tu tarjeta gráfica, las resoluciones y barridos de frecuencia que soporta tu monitor, y configurar 1 por 1 cada resolución, partiendo de la base que aparte de resolución tienes cantidad de colores: 8 bits (256 colores), 16 bits (256000 colores), 24 bits (16 millones de colores), 32 bits (16 millones con un canales alfa adicionales). De buenas a primeras este último no parecía gustarle al nuevo monitor, por lo que se quedaba en negro la imagen. Así que solo era multiplicar 3 veces cada modo de pantalla elegido, y además variaban los barridos de una a otra cantidad de color en misma resolución, con lo cual parecía una lotería.

Además de dar con el barrido horizontal y vertical óptimo, había que encuadrar la imagen para que se viese decentillo. Pero no todos permitían encuadrar bien con las opciones del Picasso96. Algunas va perfecto, y otras no tanto, se ve pero no completo.

Posiblemente la experiencia en otros modelos de Amiga (posteriores, con tarjetas de vídeo mejores que la Voodoo3 3000 bajo Mediator-SX y controlada por Picasso96, sera aun mejor. Para mi caso aunque se ve perfecto una vez configurado, no podré sacarle todo el partido como debería ser (o al menos como hago en PC/Mac). Y la configuración es lo peor que tiene, pero esto no es del monitor en sí, sino de las aplicaciones para configurar.

Considerando que el Amiga 1200 que uso es de 1992, y estamos en 2013, los mas de 20 años que separan, no esta mal que aun pueda usar un monitor de alta definición, con un ordenador que no esta preparado para ello, y aun así funcionar.

Resumen y conclusión

Estoy contento con él.

Lo que peor llevo es el manejo de los botones.

Lo que mejor que aun me sigue pareciendo enorme la pantalla.

Tuve que reubicar la posición de mi Mac Mini (modelo de mediados del 2007), y por ende el disco duro que tenía para copias de seguridad del Time Machine —entre ambos monitores—, ya que el cable que tengo conectado por Firewire 1394a es corto. Aunque esta reubicación no ha sido demasiado traumática. Si lo ha sido mas cambiar la disposición de la WebCam externa, que esta bajo el monitor en vez de la posición antigua que era en el centro superior del monitor antiguo. El marco fino hace que haya tenido que elegir esta posición, ya que sino se me come un cacho de la visibilidad de la pantalla.

El pie del monitor es un aro metálico o parecido a, que por dentro no tiene nada. Es muy chic, y además me permite contener todas las llaves de memoria y demás artilugios que antes ponía en zona parecía al anterior y que estaban un poco mas desperdigadas. Aquí como tiene una cerco a modo de valla, se quedan siempre ahí sin salirse.

2 comentarios

  1. Este monitor es una belleza total, si fuera mujer seria una top model.

    Buscando monitores todos me parecian feos y es que no se que me paso, pero pase de ser una persona a la que le importaba un comino el estilo que solamente me fijaba en el desempeño y las prestaciones, a una persona que tambien busca diseño y estilo incluso si es necesario por encima del desempeño (digan me como quieran, digan me superficial si desean, pero hay que saber vivir y vivir bien no solo es funcionalidad, es como una casa podras tener un bunquer que te deprime o una maravillasa casa modernista cuidada hasta en las minimo detalle visual, creeme no sera lo mismo) parentesis a parte vi varios monitores y todos eran asquerosamente y repugnantemente feos, hasta que vi este, amor a primera vista, me basto una pequeña imagen en mercadolibre para saber inmediatamente que era lo que buscaba, diseño limpio, acabados perfectos, era justo lo que buscaba, estaba dispuesto a pagar buen precio por el aunque fuera malo en desempeño y calidad.

    Pero cual va a ser mi sorpresa, que mis espectativas quedaron totalmente superadas, el sonido es maravilloso cuando usas auriculares de buena calidad como unos beats, se escucha de maravilla, el brillo y la nitidez perfectas, colores hermosos cuando la calibras a tu gusto.

    En fin que mas puedo decir, este monitor me deleita no solo cuando esta encendido, si no cuando esta apagado y eso es algo que ningun otro monito logra en mi y seguramente a muchos tampoco.

    Es de las mejores compras que he echo en mi vida.

    Saludos.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.